Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Resumen de 'Journal Club'

Journal Club: Percepción de transcurso del tiempo en el paciente paliativo

La percepción de tiempo y su estimación ha sido un fenómeno ampliamente estudiado por la psicofísica y las ramas experimentales de la psicología. Algunos de los sentidos que cumplen una importante función en la estimación temporal son la vista y el oído, de tal forma que nuestro cerebro busca continuamente referentes visibles o sonoros para hacer estimaciones temporales.

Por otro lado, podríamos decir que los seres humanos tenemos dos principales formas de evaluar el tiempo, la bilogía y la consensuada. La biológica se refiere a la forma en que la mayoría de los seres vivos estiman el tiempo, es decir con el ciclo circadiano o de vigilia sueño, fenómenos como la intensidad de la luz solar tienen una fundamental importancia en este proceso, no solo por el condicionamiento que la intensidad de luz provoca sobre el sueño, si no también por la regulación hormonal y térmica que cumple. Se ha demostrado que la variabilidad en 1ºC de la temperatura corporal logra afectar la estimación temporal, pareciera que los sujetos que se encuentran a menor temperatura tienden a sentirse lentos y por lo tanto a subestimar el tiempo, es decir, se experimenta una sensación de que el tiempo va volando o que las cosas pasan demasido rápido. Por otro lado algunos experimentos al respecto del ciclo circadiano han demostrado que el ciclo humano suele ser más cercano a las 25h que a las 24h, en la observación de personas invidentes se puede comprobar esta hipótesis, durante dos semanas el horario se recorre suficiente como para que dichas personas comienzan a dormir de día y dos semanas después de nuevo de noche.

Estudios en neurociencias han identificado la importancia de múltiples estructuras cerebrales en el procesamiento del tiempo, de la misma forma neurotransmisores como la dopamina y acetilcolina se encuentran fuertemente relacionados a la capacidad de realizar una apropiada estimación temporal. No es secreto que algunos fármacos, drogas y trastornos neuropsiquiátricos estén asociados en modelos experimentales y clínicos a perturbaciones en la estimación temporal, sobre todo aquellos relacionados a la modificación de la actividad dopaminergica del sistema nervioso central.

Adicional a los mecanismos biológicos ya mencionados, existen otros mecanismos cognitivos que influyen en la percepción y estimación del paso del tiempo. Por ejemplo: la cantidad de cambios en el ambiente, cuando los cambios son múltiples se siente que el tiempo trascurre demasiado rápido, cuando los cambios son moderados pareciera que trascurre demasiado lento, por otro lado la dificultad de procesar una gran cantidad de información también puede afectar la percepción temporal, al recibir demasiada información que debe ser procesada por el cerebro, el tiempo parece ir muy rápido o no ser suficiente, al escuchar una frase y un silencio de la misma duración, los sujetos percibirán que el silencio fue más largo que el sonido. En otros estudios se identifica que el ser plenamente consciente de los eventos que suceden o estar en un estado de alerta hace que el tiempo trascurra más lento. Por ultimo, pareciera que la cantidad de años y la vejez dieran la sensación de que estos mismos se han ido más rápido, por otro lado los infantes llegan a percibir los años demasiado largos.

Si pensamos en el paciente paliativo tal vez podamos identificar que algunas de estas variables se encuentran relacionadas a las modificaciones en la percepción del tiempo que aqueja a dichos pacientes. El paciente paliativo suele estar en cama y no recibir suficientes estímulos (lo hace sentir que el tiempo pasa más lento). Suele tener síntomas como dolor y fatiga, los cuales se han encontrado relacionados a una sensación engrandecida del transcurso del tiempo, por otro lado las emociones como la ansiedad y depresión parecieran también dar la percepción a los pacientes de tener días interminables de sufrimiento y displaces. En muchos casos, con los paciente hospitalizados se pierde el cuidado de mantener la estimulación solar, de tal forma que tal vez permanecen con las cortinas cerradas día y noche, lo cual favorece los estados contusionales (delirium) y una desestimación del tiempo más severa.

Si tomamos en cuenta lo antes mencionado podríamos pensar que en el paciente paliativo la estimación temporal se encuentra sobrestimada, es decir, pareciera que el tiempo trascurre muy lento, sin embargo, algunos reportes fenomenológicos sobre la perspectiva temporal del paciente paliativo nos hablan de una sensación de fragmentación del tiempo. Por un lado pareciera que el tiempo se ha congelado, pero por otro lado sabemos que no hay suficiente tiempo para realizar todos los planes que tenemos pendientes en la vida. El que los cuidadores otorguen su tiempo es tomado como algo grato, sin embargo, tener que pedirles tiempo pareciera ser percibido por muchos pacientes como un acto egoísta, el paciente podría pensar que no tiene el derecho de tomar el tiempo de otros porque el suyo se este agotando.

De tal forma, nos encontramos en una dicotomía perceptual, por un lado pareciera que los días nunca terminan, que el tiempo sea ha detenido y que nunca llega el final del sufrimiento. Por otro lado, comienzan a evocarse mentalmente un sinnúmero de expectativas y deseos, metas inconclusas las cuales no se tiene suficiente tiempo para cumplir, por ejemplo ver crecer a los nietos o llegar a ahorrar suficiente para comprar un departamento.

Pero que es lo que predomina en el paciente paliativo, ¿Podrá ser posible la coexistencia de una sensación lenta del trascurrir del tiempo y una disminuida de la cantidad de tiempo? La respuesta es si, y la clave esta en como el cerebro procesa la información, en primer lugar el transcurso y la cantidad de tiempo no es necesariamente igualada por el sistema cognitivo, uno puede sentir tener muy poco tiempo, muy pocos días o semanas, pero vivir esas semanas como si fueran eternas y tediosas, una percepción no enmascara a la otra.

De tal forma, debemos pensar que tiempo se convertirá en un factor importante de distress para los pacientes paliativos, en el cual se podría verbalizar de la siguiente forma: “Los días son demasiado largos, pero tengo muy pocos, el tiempo que pasa va lento pero no es suficiente para hacer todo lo que necesito” “ Pareciera que el mundo me ha dejado atrás”.

En conclusión, es importante abordar esta área con nuestros pacientes y en lo factible modificar las variables biológicas y cognitivas que afecta y crean esta dicotomía temporal. Tal vez en un futuro podamos hablar de fármacos que regulen la estimación temporal como la melatonina y de técnicas psicológicas especificas que reestructuren la percepción sesgada del tiempo, sin embargo, esta área aún es novel en el tratamiento de pacientes paliativos, la necesidad de mayor información e investigación al respecto del tema es inminente, por el momento, debelaríamos seguir evaluando hasta tener mayor claridad en este y otros fenómenos relacionados a la calidad de vida y salud mental del paciente paliativo.

Bibliografía

  • Robertson M. (2013). Experiences of time: A qualitative inquiry into experience of tieme as describes by palliative care inpatients. Palliative and Suportive care. 1-7.
  • Lövgren M., Hamberg K. & Tishelman C., (2010) Clock time and embodied time experiences by patients with inoperable lung cancer. Cancer Nursing. 33, 55-62.
  • Juliäo M., Oliveira F., Nunes B & Barbosa A. (2013). Time and life perception in the terminally III: Its Utility in Screening for Depression. Journal of palliative medicine. 16, 1433-1437.
  • Thome S., Hislop G., Stakduhar K. & Oglov V. (2009) Times related comunication skills form the cancer patints perspective. Psycho-Oncology. 18, 500-507.
  • Volet S. & Meck W. (2007) How emotions colour our perception of time. Cognitive-emotional interactions. 11, 504-513.
  • Laarhoven H., Schilderman J., Verhagen C. & Prins J. (2011). Time perception of cancer patients without evidence of desease and advanced cancer patints in a palliative, end of life care setting. Care Nursing. 34, 453-463.
  • Ellingsen S., Roxberg A., Kristiffersen K., Rosland J. & Alvsvag H. (2012) Entering a wolrd with no future. A phenomenological stydy describiong the embodied experience of time when linving with severe incurable desease. Carieng Siciences. 10, 165- 174.

Resumen a cargo de Alexis Solís (Psicología, INCMNSZ).

Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?