Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Resumen de Journal Club

Journal Club: Nutrición e Hidratación al Final de la Vida.

En las últimas décadas se ha notado un notable crecimiento en la población de pacientes paliativos, la hidratación y la nutrición por vía oral son parte del cuidado del paciente, considerarlos parte del tratamiento al final de la vida ha sido controversial, ya que es una de las interrogantes de día a día por parte del mismo paciente, la familia y más por parte de los médicos tratantes. Es importante conocer la opinión de los expertos y médicos con experiencia en cuestiones de nutrición e hidratación en pacientes al final de la vida puesto que la cifras de dichos pacientes va en aumento (para el 2040 se estima que 87.6% de las personas moribundas necesitara cuidados paliativos. Es necesario saber abordarlas de manera multidimensional debido a que la principal intención al proporcionarla o no, se justifica en brindar calidad de vida al paciente.

Comer y beber satisfacen una necesidad fisiológica básica, pero también están asociados con un significado psicológico, social y simbólico (1). La cuestión de si se debe proporcionar nutrición e hidratación artificial (NHA) a un paciente con enfermedad terminal o al final de la vida se ha debatido durante muchos años. Desde la década de los 80´s consideraban que la NHA constituía un tratamiento para mantener la vida. En la actualidad es importante tener en cuenta aspectos éticos como lo son: proporcionar un beneficio al paciente (beneficencia), evitar el daño (no maleficencia), estar de acuerdo con los deseos del paciente (autonomía) y evitar la sobreutilización del recurso para un paciente con otros daños y estar disponible para todos los pacientes en circunstancias similares (justicia).

Los pacientes al final de la vida pierden interés en comer, tienen fatiga, alteran la imagen corporal y disminuyen su capacidad para digerir. Los pacientes pueden creer que si no pueden ingerir alimentos y líquidos por vía oral, entonces la NHA los ayudará a sobrevivir mediante la prevención de la deshidratación y el aumento de la fuerza física. También pueden creer que una gastrostomía o una sonda nasogástrica pueden empeorar su calidad de vida. Conforme la enfermedad progresa se manifiestan más síntomas que generan mayor preocupación para el medico los cuales deben ser atendidos prioritariamente y dependiendo de las condiciones en las que se encuentra el paciente se determina si continuar con la alimentación e hidratación por vía oral es benéfico.

El personal de salud debe trabajar con el paciente y la familia para la toma de decisiones ya que las opciones para que el paciente se mantenga nutrido e hidratado en la mayoría se ocupan técnicas invasivas y se consideran como tratamientos que constituyen la prolongación de la vida y estos pueden ser rechazados, dependiendo de las condiciones en las que el paciente se encuentra, sin olvidar que estas decisiones pueden cambiar conforme la enfermedad progresa. Las diversas modalidades para administrar NHA incluyen: hidratación intravenosa y nutrición parenteral intravenosa, alimentación nasogástrica y colocación de dispositivos quirúrgicos de alimentación para brindar la hidratación y nutrición necesarias. El uso de NHA, debe comenzar temprano y antes de la progresión de la enfermedad, para garantizar la comprensión del paciente y que los deseos se expresen y se cumplan. Una buena comunicación y relación con el paciente y la familia permite que estas decisiones se tomen de manera oportuna y que en realidad beneficien a la calidad de vida.

Por lo tanto el manejo de manera adecuada y oportuna reduce la angustia del paciente y familiares que muchas veces el evitar la vía oral la interpretan como sufrimiento el cual acelera el proceso de muerte. El médico tratante y demás equipo médico deberán evaluar objetivamente de acuerdo a la condición y necesidades del paciente si es o no posible continuar con hidratación y nutrición al final de la vida por cualquier vía ya mencionada, debido a que no se cuenta con algún consenso médico, legal o ético universalmente aceptado, quedará a juicio del médico esta decisión.

Bibliografía

  1. Evie G. Marcolini. 2018. History and Perspectivs on Nutricion and Hydration at end of life. Yale Journal of Biology and Medicine 91, pp.173-176.
  2. Jessica Baillie. 2018. Symptom management, nutrition and hydration at end-of-life: a qualitative exploration of patients’, carers’ and health professionals’ experiences and further research questions. BMC Palliative Care. 17:60
  3. J.C. Martin. 2004. Nutrición e Hidratación al final de la vida. Art 61.762 Medicina Interna
  4. Dana Aline Pérez-Camargo. 2013. Alimentación e hidratación en Medicina Paliativa. Gaceta Mexicana de Oncologia. Sociedad Mexicana de Oncologia A.C. Elsevier. ;12(4):267-275.
  5. Bozzetti F. 2015. Nutrition, hydration, and patient´s preferences at the end of life. Support Care Cancer. 1487-8. Doi.

Resumen a cargo de Angélica Itzel Grajales Rodríguez (MPSS - Medicina del Dolor y Paliativa, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


- Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?