Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Resumen de Journal Club

Journal Club: Humor en cuidados paliativos.

El humor en el ámbito de la atención sanitaria ha sido objeto de debate durante siglos. Aunque no existe una definición universalmente aceptada del humor, la más comúnmente utilizada en el contexto de la atención sanitaria es la propuesta por "la Asociación para el humor aplicado y terapéutico": "cualquier intervención que promueva la salud y el bienestar estimulando un lúdico descubrimiento, expresión o apreciación del absurdo, o incongruencia de las situaciones de la vida. (1)

Dentro de la definición propuesta por la OMS en su parte “holística” incluye compartir un sentido del humor de manera cortés y espontánea. Durante la fase terminal de la vida, momentos de risa pueden ser compartidos y los intentos de humor pueden incluso hacerse cuando la intención es terapéutica, ofreciendo así la posibilidad de crear una mejor calidad de vida para los pacientes y sus familias. A pesar de esta recomendación, en el contexto del paciente oncológico y en particular en el paciente al final de su vida, el tema del humor apenas ha sido estudiado en donde las opiniones en cuanto su conveniencia en la practica cotidiana son profundamente disputadas.

La importancia de analizar el humor en los cuidados paliativos surge de la necesidad de aprender a utilizarla adecuadamente sobre todo asegurando que no se haga daño a los pacientes y/o sus familiares. En la mayoría de los estudios hacen referencia al concepto de sentido del humor; a través de al menos 3 componentes: el humor como actitud, el humor como acción, así como sus efectos y expresiones. El componente de actitud es la sensación de "Disfrute, facilidad, alegría y felicidad". supone el reconocimiento de lo absurdo, la espontaneidad, la propia humildad, fragilidad, la posibilidad de entretenimiento, juego, jovialidad, chistes y la comedia. Formando parte de la personalidad de un ser humano.

El humor cambia dependiendo de la cultura, el medio y su lenguaje de expresión. El segundo componente es el humor como acción, literalmente "dar aliento suavemente al hacer reír." El tercer componente está relacionado con los efectos y expresiones del humor "aquello que causa risa” las conversaciones han sido identificadas como humorísticas cuando combinan risas, chistes, calidez y momentos de tristeza. Esta es una mezcla entre frivolidad y discurso serio.

El humor puede variar en su expresión, desde una observación amable, a comentarios bruscamente incongruentes o divertidos, humor oscuro, involuntario o risque. Dependiendo del momento, estas circunstancias pueden generar resultados que van desde un bostezo a gritos ruidosos de risa, que tanto energiza y aclara la situación.

Una serie de artículos expresan los beneficios del humor sobre los niveles fisiológicos, psicológicos, comunicacionales, sociales y espirituales. La evidencia muestra que cuando la risa se presenta en respuesta al humor, las hormonas endógenas (endorfinas, serotonina y dopamina) se liberan; la dopamina puede causar un aumento tanto en el pensamiento positivo y la creatividad, además de la disminución de depresión. Del mismo modo, se ha reportado que la risa disminuye los niveles séricos de cortisol al tiempo que provoca un aumento de las células T, reduciendo posteriormente los niveles de estrés. (2)

Ejemplos de sus beneficios psicológicos y sociales tenemos su participación en la construcción de relaciones ya que tiene la capacidad de ayudar a romper el hielo, mostrar confianza así como para relajar la atmósfera. Además, disminuye distancias interpersonales y reduce los niveles de miedo. Hace más fácil dar información, decir la verdad, transmitir mensajes y permite el contacto de primera mano con el paciente. La risa refuerza la comunicación y puede ser una forma de protegerse contra una comunicación más profunda además de que permite recuperarnos de intentos fallidos de comunicar, de conflictos y tensiones presentes en la comunicación.

Expresando sensibilidad. El humor se considera para preservar la dignidad que da la posibilidad de reconocer a la persona como ser humano, trae la "humanidad" al profesional como manera de relacionarse con otros, y ayuda a fomentar la comprensión de la persona, de otros y de uno mismo. (4)

La mayoría de los estudios que discuten cómo y cuándo usar el humor se refieren a 1 de estas 3 frases: reconocer/identificar, interpretar y responder:

Reconocer y/o identificar: es nuestro deber estar preparados para identificar a aquellos pacientes o parientes que usan el humor (cuando los inician) en su relación terapéutica con profesionales y aquellos que pueden sentirse receptivos cuando su uso es iniciado por el profesional. Si bien es cierto que distintos autores creen que es más apropiado que el humor sea iniciado por los pacientes/familiares, hay otros que piensan que el profesional podría ser la persona para comenzar las cosas; la recomendación es comenzar con cuidado, poco a poco, individualizar cada caso y evaluar la receptividad.

Interpretar: debe tenerse en cuenta que el humor es muy personal en la naturaleza y que lo que puede ser divertido para la persona puede no ser para otro. Algunos aspectos importantes son la atmósfera, la cultura y los acontecimientos recientes. Es importante ver si el paciente se ríe de sí mismo o en otra persona y si lo hacen de una manera negativa o positiva. Por lo tanto, necesitamos evaluar la perspectiva del paciente y ver si lo que necesitan es más tiempo para adaptarse a la enfermedad y sus procesos.

La mayoría de los artículos hacen mención de "cuando no usar el humor"; sin embargo, de acuerdo con algunos autores, no hay momentos apropiados o inadecuados, sino más bien estos necesitan ser adaptados al individuo. Independientemente del momento, siempre es útil tener una actitud positiva y una cara amable. El efecto negativo del uso inapropiado del humor aparece en varios artículos, incluyendo la capacidad de ofender, ridiculizar o alterar.

Humor antes y después del diagnóstico de enfermedad terminal.

En 4 de los estudios cualitativos y en 1 de los cuantitativos, el humor se refiere en 2 escenarios posibles: antes y después del diagnóstico de enfermedad en etapas avanzadas. Para algunas personas, el humor ha jugado un papel importante en sus vidas y por lo tanto sigue siendo un elemento esencial durante la enfermedad, algunas personas que siempre han sido de una disposición alegre logran mantener esto durante la enfermedad sin embargo hay otros que tienen gran dificultad para mantener su sentido del humor, a pesar de haber tenido uno en el pasado. Estas son personas que una vez que enferman, cambian hasta tal punto que se refieren a sí mismas como personas diferentes.

El humor desempeña un papel indiscutible en la atención paliativa, pero su uso requiere una adecuada formación y consideración. Contrariamente a las suposiciones comunes sobre la atención al final de la vida, el humor está lejos de ser una rareza en los entornos de cuidados paliativos 3 entonces se puede concluir que el uso del humor en la práctica clínica debe valorarse como una herramienta de apoyo siempre que sea personalizada y cuando haya conciencia de los momentos en que no es apropiado. La formación para los profesionales sanitarios de cuidados paliativos debe incluir la concienciación sobre estas pistas, ya que puede ser una herramienta muy útil para gestionar y resolver situaciones complejas.

Bibliografía

  1. Miguel Angel Cuervo Pinna, Vinita Mahtani-Chugani, Miguel Angel Sanchez Correas, and Alvaro Sanz Rubiales, The Use of Humor in Palliative Care: A Systematic Literature Review, American Journal of Hospice & Palliative Medicine® 2018, Vol. 35(10) 1342-1354. DOI: 10.1177/1049909118764414.
  2. Andrea C. Schöpf, Gillian S. Martin,Mary A. Keating, Humor as a Communication Strategy in Provider–Patient Communication in a Chronic Care Setting, Qualitative Health Research 2017, Vol. 27(3) 374 –390, DOI: 10.1177/1049732315620773
  3. Stephen Claxton-Oldfield, Anamika Bhatt, Is There a Place for Humor in Hospice Palliative Care? Volunteers Say ‘‘Yes’’!, American Journal of Hospice & Palliative Medicine® 2017, Vol. 34(5) 417-422, DOI: 10.1177/1049909116632214.
  4. Philippa Jones, Mary Anne Tanay, Perceptions of nurses about potential barriers to the use of humour in practice: a literature review of qualitative research, Contemporary Nurse, 52:1, 106-118, DOI: 10.1080/10376178.2016.1198235.

Resumen a cargo de Mariana Madai Domínguez Tavera (MPSS - Medicina del Dolor y Paliativa, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?