Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Resumen de Journal Club

Journal Club: Hidratar o deshidratar en agonía.

La provisión de hidratación clínicamente asistida al final de la vida es uno de los problemas más polémicos en medicina paliativa. La hidratación clínicamente asistida se refiere a la provisión médica de fluidos parenterales ya se por vía intravenosa o subcutánea. Los efectos negativos de la hidratación clínicamente asistida van en relación a la sobrecarga de líquidos y se ha afirmado que la deshidratación podría tener efectos benéficos sobre la condición de los pacientes, efectos analgésicos y sedantes, por otro lado los efectos positivos de la hidratación asistida clínicamente incluyen la comodidad del paciente, prevención de la sed y de la sequedad bucal y problemas relacionados con la deshidratación como insuficiencia renal y delirium hiperactivo, cabe señalar que el delirium es uno de los problemas más frecuentes y lo que es más importante, uno de los problemas más angustiosos que se presenta durante los últimos días de vida. Múltiples análisis que abordan la idoneidad de la hidratación artificial han proporcionado los argumentos éticos a favor y en contra de la misma y afirman la importancia de respetar las preferencias del paciente; sin embargo una buena cantidad de estudios demuestran que la hidratación de rutina generalmente no mejora los resultados para los pacientes en agonía. Los resultados de la investigación en este tema deben interpretarse con cautela, ya que algunos pacientes pueden encontrar un potencial aumento de ganancia en días de supervivencia con la hidratación, sin olvidar que los pacientes y sus familias tienen creencias muy arraigadas sobre la misma. En un artículo revisado, se realizaron entrevistas entre los pacientes en el brazo de hidratación y sus cuidadores, el principal hallazgo fue que para ellos la hidratación se consideró como un medio para mejorar la comodidad al reducir los síntomas y aumentar el estado de alerta. Los déficits hídricos en pacientes terminales con frecuencia son de etiología multifactorial; el resultado final es una disminución total del agua corporal y una disminución de la función renal. Existen dos amplias categorías de trastornos de déficit de líquidos que pueden presentarse por separado o juntos.

El proceso de muerte se caracteriza por una ingesta oral disminuida, déficits de líquidos progresivos y acumulación de toxinas, los pacientes pueden tener un estado de alerta disminuido, lo que puede atenuar su percepción de sed y hambre a medida que progresan naturalmente al final. La evidencia revisada muestra consistentemente que ofrecer hidratación artificial para los pacientes que se espera que mueran en días o semanas generalmente no es benéfico, además se debe tomar en cuenta que la hidratación intravenosa en el hogar puede ser logísticamente difícil y costosa. La hipodermoclisis es una opción fácil de proporciona. La mayoría de los especialistas en cuidados paliativos se mencionan en contra de hidratar en agonía y a favor de un enfoque menos agresivo para la atención del paciente. Haciendo un resumen de los argumentos encontrados a lo largo de la revisión sobre este tema a favor y en contra de la hidratación en pacientes en agonía. La decisión de dar hidratación artificial o no permanece muy polarizada y necesita ser personalizada.

Las recomendaciones sobre hidratar o no hidratar se basan en el contexto clínico del paciente, por lo que se han encontrado recomendaciones de acuerdo a los síntomas que se presentan al final de la vida y la decisión de cuanto líquido administrar, se basan en el entendido de que es un paciente agónico y no puede tener ingesta superior a 500 ml/ día de líquidos, entendiendo que se utiliza solución mixta:

  1. Ascitis: 500-1000 ml / día
  2. Náuseas y vómitos: 500-1000 ml / día.
  3. Para aliviar la sed se pueden administrar líquidos a 500 ml/dia.
  4. Derrame pleural: Para minimizar la angustia relacionada con la efusión pleural limitarse a <1000 ml / día.
  5. Secreciones traqueales: Suspender líquidos o recibir 500 ml / día o menos.
  6. Delirium: Para evitar presentación de éste por deshidratación pueden recibir 500 ml/día.
  7. Si el delirium ya está presente no administrar líquidos parenterales.
  8. Para aliviar el malestar en pacientes con obstrucción gastrointestinal que no pueden tomar líquidos por vía oral mantenimiento con 500-1000 ml / día.
  9. Edema limitarse 500 ml / día.

Varios estudios observacionales y de cohortes encontraron que el cuidado de boca por enfermería como humedecer la superficie de la lengua con una película de líquido sin hidratación parenteral alivia lo suficiente el sufrimiento causado por la sed, además que la reducción del volumen de líquidos parenterales en pacientes en agonía no aumentan sustancialmente ésta así como la hidratación no contribuye a reducir la aparición del delirium, probablemente retrasar horas o días su aparición sin evitarlo, por lo que éste debe tratarse con otras terapias. La evidencia sugiere que la hidratación clínicamente asistida puede prolongar la mediana de supervivencia de los pacientes con cáncer en los últimos días de vida, por lo que es necesario tomar en cuenta que para algunos pacientes y sus familias, vivir un día extra más o menos puede ser extremadamente importante o puede ser una consecuencia indeseable.

La evidencia de buena calidad sobre el manejo de hidratar o no en agonía es limitada debido a la dificultad de realizar ensayos controlados a gran escala en esta área de la medicina, además el tratante tiene que caracterizar la compleja imagen clínica de los pacientes terminales.



Bibliografía

  1. Takashi Higashiguchi, Junichi Ikegaki, Kazuya Sobue. (August 2016). Guidelines for parenteral fluid management for terminal cancer patients. Japanese Journal of Clinical Oncology, II, 986-992.
  2. Marieberta Vidal, MD, David Hui, MD, Janet Williams, Eduardo Bruera,. (29 April 2016). A Prospective Study of Hypodermoclysis Performed by Caregivers in the Home Setting. Journal of Pain and Symptom Management, 1-7.
  3. Yasuhiro Yamaguchi,1 Hiromi Mori,2 Masaki Ishii,1 Sohshi Okamoto. (August 2015.). Interview- and questionnaire-based surveys on elderly patients’ wishes about artificial nutrition and hydration during end-of-life care. Geriatr Gerontol Int, ., 1-7.
  4. Pawel Bryniarski1, Daniel Andrysiak1, Maciej Jezioro1, Michael Kozlowski. (2017). Evaluation of prognostic factors, symptoms and consequences of dehydration in patients with cancer based on retrospective data analysis of 102 patients treated in the Department of Palliative Medicine at the University Hospital in Cracow — preliminary repor. FOLIA MEDICA CRACOVIENSIA, Vol. LVII, 5-14.
  5. Andrew N Davies, Melanie Waghorn, Katherine Webber. (2018). A cluster randomised feasibility trial of clinically assisted hydration in cancer patients in the last days of life. Palliative Medicine, 1-11.
  6. Anna Fritzson, Björn Tavelin,Bertil Axelsson. (2015). Association between parenteral fluids and symptoms in hospital end-of-life care: an observational study of 280 patients. BMJ Supportive & Palliative Care, ., 160-168.

Resumen a cargo de Yolitzi Herrera (Medicina del Dolor y Paliativa, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?