Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Resumen de Journal Club

Journal Club: Papel de los relajantes musculares en dolor.

Actualmente estos fármacos están aprobados por la FDA para el tratamiento de condiciones que involucran alteraciones en la motoneurona superior como esclerosis múltiple y parálisis cerebral así mismo se han utilizado para reducir el espasmo muscular relacionado con dolor cervical no radicular y lumbalgia(1). Es importante aclarar que cuando nos referimos a un relajante muscular estamos hablando de los bloqueadores neuromusculares y a los espasmolíticos, este grupo de medicamentos no comparte estructura química ni mecanismo de acción pero si una amplia gama de efectos adversos(1).

Debido a que la evidencia actual apunta a que es mayor el riesgo de la utilización en condiciones dolorosas (1), por eso no se prefiere que se utilicen como terapia de primera linea ya que el beneficio es menor aunque es ampliamente conocido que esto casi nunca se cumple. En un estudio basado en pacientes con lumbalgia asegurados, el 69% de estos fueron tratados con relajantes musculares como primera opción(2). En 1994, The Agency for Healthcare Research and Quality(AHRQ por sus siglas en inglés) publicó unas guías para el manejo de lumbalgia y recomendó en contra del uso de estos medicamentos.

Si bien es cierto que algunos estudios han encontrado escasa evidencia en el uso de relajantes musculares en el contexto de lumbalgia aguda comparados contra placebo a pesar que casi el 50% de los participantes presenta algún efecto adverso, de entre los que destacan mareo, somnolencia, boca seca con un riesgo relativo de 1.5 (3), por ejemplo en este estudio realizado en la India por el grupo de la Dra. Bavage se concluye que la eperisona puede mejorar el dolor (7).En el contexto de dolor miofascial si existe un ligero beneficio del uso de estos fármacos en donde se muestra beneficio de uso de ciclobenzaprina comparado contra clonazepam (4); a este respecto en este metanálisis del 2012 se concluye que no hay suficiente evidencia que soporte el uso de ciclobenzaprina en el tratamiento de dolor miofascial y por lo tanto no es posible poder determinar los riesgos o los beneficios de esta terapia ya que sólo se identificaron 2 estudios con un total del 35 pacientes (8). De acuerdo a un estudio realizado por la Dra. Sharmila en 2015, esta indicado para el tratamiento de desordenes temporomandibulares y el más comúnmente utilizado es el diazepam.

A continuación se describirán brevemente algunos de los relajantes musculares:

Finalmente es importante recordar que siempre el tratamiento conservador puede traer beneficios a nuestros pacientes, el uso de terapia adyuvante como la terapia tópica u otros antiinflamatorios además de la terapia física, en su conjunto pueden ayudar a aumentar la efectividad de los relevantes musculares. Nunca debemos olvidarnos de que estos medicamentos ocasionan muchos efectos adversos, incluso en mayor cantidad que los efectos benéficos es por eso que se tenemos que utilizarnos juiciosamente. Sin embargo en el contexto de dolor crónico la evidencia a favor es escasa al contrario de lo que sucede con la evidencia de riesgos o efectos deletéreos.



Bibliografía

  1. Cohen R, Warfield C. (2015). American Academy of Pain Medicine. En Treatment of Chronic Pain by Medical Approaches: the AMERICAN ACADEMY of PAIN MEDICINE Textbook on Patient Management(67-75). MA, USA: American Academy of Pain Medicine.
  2. Ivanova JI, et al. (2011) Real-world practice patterns, health-care utilization, and costs in patients with low back pain: the long road to guideline-concordant care. Spine J;11:622–32
  3. Van Tulder MW, et al.(2003) Muscle relaxants for non-specific low back pain. Cochrane Database Syst Rev. ;2:CD004252
  4. Kim CS, et al. (2010) Teaching internal medicine residents quality improvement and patient safety: a lean thinking approach. Am J Med Qual. ;25(3):211–7
  5. Browning R, Jackson JL, O’Malley PG (2001). Cyclobenzaprine and back pain: a meta-analysis. Arch Intern Med;161(13):1613–20
  6. Sharmila R. (2015). Muscle Relaxants in Treating Tempromandibular Joint Disorder- An Update. J. Pharm. Sci. & Res, 7, 611-614.
  7. Bavage S et al . (2016). Clinical efficacy and safety of eperisone for low back pain: A systematic literature review. Pharmacological Reports, 68, 903-912.
  8. Leite FMG, Atallah ÁN, El Dib RP, Grossmann E, Januzzi E, Andriolo RB, da Silva EMK. Cyclobenzaprine for the treatment of myofascial pain in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews 2009, Issue 3. Art. No.: CD006830. DOI10.1002/14651858.CD006830.pub3
  9. Witenko C, Moorman-Li R, Motycka C, Hincapie-Castillo J et al . (2014). Considerations for the Appropriate Use of Skeletal Muscle Relaxants for the Management Of Acute Low Back Pain. P & T, 39, 427-435.

Resumen a cargo de Josue Antonio Montes Pérez (Algología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?