Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Trastorno digestivo funcional.

En 1980 por primera vez por el grupo de expertos conformado por el Dr. Aldo Trosoli en Roma , Italia se publicaron las guías diagnósticas para el síndrome de intestino irritable. (1) La clasificación inicial estaba conformada por 5 regiones anatómicas : esófago, intestino delgado , vesícula, vía biliar, región ano-rectal. Es hasta Mayo de 2016 donde surge la ultima actualización de dichas guías: Los criterios de Roma IV. (1)

El trastorno digestivo funcional se relaciona de forma directa con la forma en la que el paciente experimenta su enfermedad es decir un síntoma, un síntoma es una experiencia percibida diferente de lo “normal“. En la actualidad la palabra “funcional” se ha comenzado a cuestionar debido a la posible estigmatización que se le puede atribuir. Con el apoyo de nuevos avances científicos se ha obtenido conocimiento de la complejidad multifactorial y de la fisiopatología que está involucrada por lo que se ha propuesto la definición de “trastornos del eje intestino-cerebro”.

Estos trastornos caracterizados por sintomatología gastrointestinal relacionado con alteraciones de la motilidad, hipersensibilidad visceral, alteraciones de la mucosa y de la función inmune o de la microbiota intestinal así como disfunción en el procesamiento de la información a nivel cerebral. La importancia de dicho eje nace por la necesidad de vincular el aspecto emocional y cognitivo al funcionamiento intestinal en casos en donde el aspecto morfológico y anatómico no explican la causa de la sintomatología o no se encuentra patología alguna. (2)

El eje intestino cerebro es una red bidireccional compleja constituida por reflejos que garantizan la homeostasia y control de la función gastrointestinal siendo a su vez regulada por la microbiota entérica. (3) Tanto la genética como factores ambientales modifican al SNE, existen incluso teorías del papel multicultural que existe en este tipo de padecimientos. El paciente presenta una relación estrecha con la alimentación y en consecuencia se asocia a las creencias, preocupaciones, ansiedad y expectativa en cuanto a su estado de salud. (3,4)

El sistema nervioso autónomo se divide en simpático, parasimpático y entérico. El sistema nervioso entérico (SNE) esta constituido por más de 100 millones de neuronas organizadas en microcircuitos de alto nivel los cuales proveen la capacidad de funcionar de forma independiente al SNC y a la medula espinal, en ocasiones el SNE es considerado un segundo cerebro debido a dicho automatismo y a similitud con el SNC, todo neurotransmisor que afecte de forma central lo hará de igual manera a nivel entérico. (2,3)

El papel que juega la serotonina (5-HT) como modulador crítico del eje intestino-cerebro. La 5-HT regula a nivel de SNC aspectos cognitivos así como ansiedad y depresión, pero llama la atención que únicamente el 3% se localiza a nivel central y hasta el 95% se encuentra a nivel intestinal específicamente en el epitelio entérico. De esta forma se generado evidencia donde se comprueba que la serotonina interactúa de forma estrecha con la microbiota intestinal siendo el enlace clave para el eje cerebro-intestino-microbiota. (3)

En el aspecto clínico el eje intestino cerebro se manifiesta en el síndrome de intestino (SII) irritable con la presencia de dolor abdominal el cual es pieza clave al momento de realizar el diagnóstico. Los pacientes con SII presentan niveles elevados de facilitadores endógenos del dolor y niveles disminuidos de mecanismos inhibitorios endógenos a nivel cerebral asociados con el procesamiento aferente visceral y centros excitatorios del procesamiento emocional a nivel del cíngulo y la ínsula. (4)

En cuanto a blancos farmacológicos existen diversos blancos, los agonistas serotoninérgicos como la cisaprida presentan mecanismo de acción a nivel de canales de K en células cardiacas, debido a eventos adversos y muerte fueron sacados del mercado. Los nuevos agonistas como la prucaloprida presentan una mayor selectividad gastrointestinal y mejores resultados en cuanto a la sintomatología y el dolor abdominal con nulos efectos a nivel cardiovascular. (5) Los antidepresivos tricíclicos y los selectivos de la recaptura de la serotonina fueron introducidos al manejo de los trastornos del eje intestino-cerebro por la patología depresiva y ansiedad que generalmente acompañan dichos trastornos. (5)

Bibliografía

  1. Drossman DA. History of functional gastrointestinal symptoms and dis- orders and chronicle of the Rome Foundation. In: Drossman DA, Chang LC, W Kellow J, Tack J, Whitehead WE, The Rome IV Committees, eds. Rome IV functional gastrointestinal disorders: disorders of gut-brain interaction. Volume I. Raleigh, NC: The Rome Foundation 2016:549- ?576.?
  2. Schmulson MJ, Drossman D, J Neurogastroenterol Motil, Vol. 23 No. 2 April, 2017 pISSN: 2093-0879 eISSN: 2093-0887
  3. Carabotti M, Scirocco A, Maselli MA, et al. The gut-brain axis: interactions be- tween enteric microbiota, central and enteric nervous systems. Ann Gastroenterol 2015;28:203–9 ?
  4. Khlenver j. et al. Brain –Gut Axis, Clinical Implications. Gastroenterol Clin North Am. 2018 Dec;47:727-739
  5. Ford AC, Moayyedi P, Lacy BE, et al. American College of Gastroenterology ?monograph on the management of irritable bowel syndrome and chronic idio- ?pathic constipation. Am J Gastroenterol 2014;109(Suppl 1):S2–26 [quiz: S27] ?

Resumen a cargo de Analucía Domínguez Franco (Medicina del Dolor y Paliativa, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


- Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?