Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Cannabinoides en el paciente con cáncer ¿ilusión o la punta de un iceberg?

El cannabis se ha utilizado como una hierba curativa y una droga que produce alteraciones de la conciencia desde la antigüedad. La evidencia literaria ha llevado a aprobaciones de cannabis y CBM en el dolor crónico, náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia (CINV), esclerosis múltiple, espasticidad y, más recientemente, convulsiones intratables.

Actualmente en muchos países se ha aprobado para uso recreativo y medicinal.

Generalidades de los cannabinoides.

Los cannabinoides se clasifican en: cannabinoides sintéticos, fitocannabinoides que se encuentran en la planta de Cannabis (sativa, indica y ruderalis) y los endocannabinoides (eCBs) como Narachidonoylethanolamine (AEA, anandamida y 2-araquidonoil glicerol (2-AG). La potencia psicoactiva de una planta está determinada principalmente por el delta9tetrahidrocannabinol (?9-THC) y el cannabidiol (CBD), otros incluyen Cannabinol, tetrahidrocannabivarina y cannabigerol.

Los cannabinoides ejercen sus efectos farmacológicos estimulando el sistema endógeno canabinoide, que contribuyen a procesos fisiológicos y cognitivos como la recompensa, motivación, memoria, aprendizaje y tratamiento del dolor. Los efectos biológicos: ?9-THC afectan el aprendizaje, contienen efectos psicoactivos y aumenta la ansiedad, mientras que el CBD puede mejorar el aprendizaje y disminuir la psicosis y ansiedad.

El sistema endocannabinoide está compuesto por receptores de cannabinoides acoplados a proteína G 1 y 2 (CB1 y CB2) que modulan una variedad de vías de señalización. Los receptores CB1 son los más abundantes y extensamente encontrados en el sistema nervioso central, afectando la circulación y la psique. Los receptores CB2 se producen principalmente en las células inmunes; y generalmente se libera desde una célula postsináptica para actuar sobre una célula presináptica impidiendo temporalmente que los receptores liberen algunos neurotransmisores.

Formulación: vía oral.

Las formulaciones orales incluyen aceites, cápsulas, productos comestibles o aerosoles, generalmente son fácil de dosificar y tiene una duración de acción prolongada de hasta ocho horas. Sin embargo, el inicio es lento (uno a tres horas) y la absorción depende de múltiples variables. Los CBM sintéticos están disponibles para su comercialización: el dronabinol y la nabilona son análogos de ?9-THC y utilizado en el tratamiento de CINV.

Formulación: Inhalada.

Fumar es la vía más común y rápida de la administración de cannabis, con inicio de acción de hasta diez minutos y una duración de dos a cuatro horas, especialmente útil para tratamiento de los síntomas agudos, sin embargo su uso crónico se asocia con síntomas respiratorios. La forma de administrarlo es con vaporizadores.

Indicaciones paliativas en oncología.

Náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia.

La emésis resulta de la estimulación de vías reflejas complejas controladas por el cerebro, los neurotransmisores como la dopamina, histamina, acetilcolina, serotonina y sustancia P son objetivos comunes para los medicamentos antieméticos.

El complejo vagal dorsal es una región en el cerebro asociada con la función gastrointestinal y la regulación de la emesis. Esta región incluye el área postrema, el núcleo del tracto solitario (nTS) y la zona del núcleo motor dorsal del vago, todas contienen receptores CB-1 que han demostrado efectos antieméticos cuando se activan con ?9-THC. Dronabinol y las nabilonas fueron aprobadas por la FDA para las náuseas y vómitos refractarios, y se incluyeron en el directrices más recientes de la NCCN para antiemesis.

Dolor asociado al cáncer.

El cannabis ha sido utilizado durante mucho tiempo por sus fines analgésicos. Los CB-1Rs localizados en el hipocampo, las regiones corticales asociativas, el cerebelo y los ganglios basales (los receptores del sistema opioide); CB-2Rs ubicados en áreas de intensa integración nociceptiva como las neuronas sensoriales del ganglio de la raíz dorsal y la médula espinal también pueden tener un papel en analgesia; en los modelos de dolor neuropático se ha demostrado que estimulan la liberación de betaendorfinas y reducen la actividad de la fibra C. Por otra parte, los receptores de cannabinoides periféricos han sido implicados en la antinocicepción por activación de vías noradrenérgicas.

Efectos anticancerígenos.

Estimulación del CB activa cascadas celulares que afectan los canales de Na y K, producción de monofosfato de adenosina cíclico (cAMP) y modulación de miembros de familias de proteínas quinasas activadas por mitógenos (MAPK), como señal extracelular kinasas-1 y 2 reguladas, p38, MAPK y c-Jun N terminal quinas

Monofosfato de adenocinciclico (AMPc).

Segundo mensajero utilizado para la transducción de señales intracelulares. Se ha demostrado que el ácido cannabidiol cannabinoide inhibe migración de líneas celulares de cáncer de mama mediante la inhibición de la proteína quinasa A dependiente de AMPc, junto con activación de una pequeña GTPasa; sugiriendo un papel en la inhibición de la diseminación metastásica

Proteína quinasa activada por mitógeno (MAPK).

Esta vía de señalización provoca la activación de los factores de transcripción necesarios para el crecimiento celular, proliferación, y supervivencia. La activación de los receptores CB1 / 2 modula la MAPK. Los estudios han demostrado que la adición de ?9-THC a los agentes citotóxicos induce la apoptosis por vía MAPK / ERK.

Proteína quinasa B (Akt).

Esta serina / treonina quinasa es responsable de la inhibición de la apoptosis y la estimulación de las células. La inhibición de esta vía está implicada en numerosos mecanismos de cannabinoides efectos antineoplásicos inducidos en modelos de cáncer de mama, próstata, pulmón y piel

Las ceramidas.

Las ceramidas son una familia de moléculas lipídicas que se encuentran dentro de las membranas celulares que participan en regulación de la diferenciación, proliferación y muerte celular programada.

Especies reactivas de oxígeno (ROS) y Id-1.

ROS es un subproducto clave del metabolismo energético en las mitocondrias y su mayor producción se ha asociado con inducir apoptosis. Id-1 modula el potencial metastásico de varias neoplasias por inhibición de factores básicos de transcripción

Familia del factor de crecimiento epidérmico (EGFR).

La familia EGFR de ligandos de proteínas extracelulares incluye el receptor tirosina quinasas EGFR, factor de crecimiento epidérmico humano receptor 2 (HER2 / Neu), Her 3, Her 4. EGFR es un importante proteína transmembrana, ya que las mutaciones en su expresión pueden ser útiles en el cáncer y su inhibición previenen la propagación del tumor

Efectos adversos asociados.

Los efectos secundarios asociados con los cannabinoides varían en gran medida de un paciente a otro. Son generalmente a corto plazo e incluyen somnolencia, náuseas, mareos, sequedad de boca y desorientación, así como euforia, ansiedad y alucinaciones, problemas de memoria y cognición, adicción y exacerbación o de enfermedades psiquiátricas, como la depresión y los trastornos de ansiedad.

Conclusiones.

La población de pacientes oncológicos paliativos en particular puede ser especialmente vulnerable a la toxicidad, a menudo exhibe una masa muscular reducida.

Se necesitan ensayos clínicos y análisis exhaustivos de medicamentos y pacientes para describir la composición del fármaco, dosis y medios de administración.

Aún se debe esclarecer mucha información sobre los beneficios y riesgos de estos medicamentos es controvertido, ya que los ensayos clínicos de alta calidad son muy escasos y casi no están estandarizados.

Bibliografía

  1. Ilit Turgeman & Gil Bar-Sela (2019). Cannabis for cancer – illusion or the tip of an iceberg: a review of the evidence for the use of Cannabis and synthetic cannabinoids oncology. Expert Opinion on Investigational Drugs. Pag1- 42./doi.10.1080/13543784.2019.1561859.
  2. Bar-Sela G, Avisar A, Batash R, et al. Is the clinical use of cannabis by oncology patients advisable Curr Med Chem. 2014; 21(17):1923-30.
  3. Curran HV, Freeman TP, Mokrysz C, et al. Keep off the grass? Cannabis, cognition and addiction [Review]. Nat Rev Neurosci. 2016; 17(5):293-306.
  4. MacCallum CA, Russo EB. Practical considerations in medical cannabis administration and dosing. Eur J Intern Med. 2018; 49:12-19.
  5. Martin JH, Schneider J, Lucas CJ, et al. Exogenous cannabinoid efficacy: merely a pharmacokinetic interaction? Clin Pharmacokinet. 2018; 57(5):539-545

Resumen a cargo de Lucía Alejandra Rodríguez Navarro (Medicina del Dolor y Paliativa, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


- Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?