Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Dolor crónico y terapia con biofeedback.

El dolor crónico es una condición compleja y cada paciente lo experimenta de diferente manera, en su mayoría van a surgir sentimientos de preocupación, ansiedad, miedo y otros síntomas psicológicos que requieren atención. El personal de salud podría disminuir la intensidad de estos síntomas al tener una participación y escucha activa, asi como demostrar empatía, comprensión y aliarse de otras intervenciones terapéuticas (Thomas, D.-A., Maslin, B., Legler, A., Springer, E., Asgerally, A. & Vadivelu, N., 2016). La terapia con biofeedback, es una intervención multidisciplinaria para tratar el dolor crónico (Weeks, D. L., Whitney, A, A., Tindall, A. G. & Carter, G. T., 2015).

Es una técnica autorreguladora que ofrece información visual y auditiva en tiempo real al paciente para que comprenda las respuestas fisiológicas reactivas al dolor que está teniendo con la intención de producir efectos positivos y tomar control de los mismos. Se apoya de técnicas de relajación y ha demostrado ser una terapia eficiente para pacientes con dolor crónico (Thomas, D.-A., et al., 2016; Weeks, D. L., et al., 2015). Generalmente, las señales biológicas que se le muestran al paciente son la electromiografía, frecuencia cardiaca, respuesta galvánica de la piel, la temperatura y la frecuencia respiratoria. El objetivo es lograr que el paciente controle la respuesta fisiológica para interrumpir la reactividad al dolor (Weeks, D. L., et al., 2015). Consiste en la participación activa del paciente a través del entrenamiento para manejar sus respuestas fisiológicas (Grekhov, R., Suleymanova, G., Kharchenko, S. & Ramkhelawon, M., 2015). Su principio básico consta en la autorregulación del sistema nervioso autónomo mediante retroalimentación externa.

El dolor crónico activa la respuesta simpática y en cierto punto, suprime la respuesta parasimpática, lo que se busca, es el control de estas respuestas para que exista disminución de la respuesta simpática (asociada con el estrés) y un aumento en la respuesta parasimpática que se ve involucrada en la inhibición de las señales de dolor (Weeks, D. L., et al., 2015). Un mecanismo que actúa como efecto terapéutico en éste tipo de intervención es la sensación de autoeficacia que le produce al paciente con dolor crónico, adquiriendo un sentimiento de control frente a su padecimiento (Grekhov, R., et al., 2015). Otra variable psicológica importante en los pacientes con dolor crónico, es el miedo al dolor, que se traduce en miedo al movimiento lo que produce conductas evitativas. Cuando el paciente experimenta miedo, hay una variabilidad en la frecuencia cardíaca que como resultado produce sensaciones de dolor exageradas.

El paciente mal interpreta estas respuestas fisiológicas asociándolas al movimiento o actividad física, reforzando que es dolorosa. Por lo que entre más miedo tenga, mayor será la evitación al movimiento, lo que conduce a un ciclo que se retroalimenta negativamente generando discapacidad (Weeks, D. L., et al., 2015). Es por eso que este tipo de intervención es tan eficaz, en la que el paciente logra darse cuenta del autocontrol y autorregulación que puede ejercer sobre sus funciones fisiológicas, obteniendo cambios positivos en su funcionamiento (Grekhov, R., et al., 2015).

En un estudio de pacientes con artritis reumatoide, en donde utilizaron la terapia con biofeedback se encontró que este tipo de terapia es más efectiva que el tratamiento tradicional demostrando ser un tratamiento seguro con disminución de la intensidad del dolor, mayor movilidad articular y bienestar general en el paciente (Grekhov, R., et al., 2015). La terapia con biofeedback tiene diversas implicaciones, por ejemplo, en pacientes con artroplastia total de cadera que suelen evitar realizar ciertas actividades por miedo a afecciones en cadera, se ha demostrado que a través de retroalimentación visual en tiempo real sobre el soporte de peso existe una mejora significativa en la carga máxima con estos pacientes. Por lo que, se busca el desarrollo de dispositivos de biofeedback que proporcionen datos sobre el peso y la simetría de la marcha para mejorar la rehabilitación de estos pacientes (Raaben, M., Vogely, H. Ch. & Blokhuis, T. J., 2018).

La terapia con biofeedback se apoya de refuerzos positivos con el paciente a través de retroalimentación visual, dándoles un indicador sobre su desarrollo de habilidades en la autorregulación (Grekhov, R., et al., 2015). Igualmente, la terapia de biofeedback con electromiografía ha demostrado ser eficaz para el manejo del dolor, algunos autores sugieren que éste tipo de intervención contiene componentes hipnóticos como la relajación y conciencia enfocada que interfiere en dolor y la calidad del sueño causando un impacto positivo (Tan, G., Rintala, D. H., Jensen, M. P., Fukui, T., Smith, D. & Williams, W., 2015). También se ha demostrado que el tratamiento con biofeedback para la migraña reduce la frecuencia y severidad de los ataques migrañosos así como el grado de discapacidad relacionado con este padecimiento, disminución del estrés, depresión, ansiedad y sentimientos de irritabilidad (Odawara, M., Hashizume, M., Yoshiuchi, K., & Tsuboi, K., 2015).

La terapia con biofeedback se ha utilizado en múltiples padecimientos (los ya mencionados) así como también para tratar presión arterial, parálisis, obesidad, ansiedad, entre otros. La importancia radica en ayudar a los pacientes con su sensación de control mejorando su autoeficacia (Odawara, M., et al., 2015). Los sentimientos de desesperanza e impotencia respecto a la enfermedad, son reemplazados por la sensación de nuevas alternativas para afrontar su dolor, promoviendo la participación activa del paciente disminuyendo sintomatología depresiva (Grekhov, R., et al., 2015). Se requiere de más investigaciones que exploren el progreso y mantenimiento de biofeedback a largo plazo (Weeks, D. L., et al., 2015). Sin olvidar que lo relevante para que la terapia funcione, es el grado de creencia que el paciente tiene para controlar los síntomas de su enfermedad (Grekhov, R., et al., 2015).

Bibliografía

  1. Grekhov, R., Suleymanova, G., Kharchenko, S. & Ramkhelawon, M. (2015). Efficiency of biofeedback therapy in complex treatment of rheumatoid arthritis patients. Doi: http://dx.doi.org/10.15688/jvolsu11.2015.2.13
  2. Odawara, M., Hashizume, M., Yoshiuchi, K., & Tsuboi, K. (2015). Real-time assessment of the effect of biofeedback therapy with migraine: a pilot study. International Journal of Behavioral Medicine, 22 (6), 748-754. doi: 10.1007/s12529-015-9469-z
  3. Raaben, M., Vogely, H. Ch. & Blokhuis, T. J. (2018). Real-time visual biofeedback to improve therapy compliance after total hip arthroplasty: a pilot randomized controlled trial. Gait & Posture, 61, 306-310. Doi: https://doi.org/10.1016/j.gaitpost.2018.01.038
  4. Tan, G., Rintala, D. H., Jensen, M. P., Fukui, T., Smith, D. & Williams, W. (2015). A randomized controlled trial of hypnosis compared with biofeedback for adults with chronic low back pain. European Journal of Pain, 19, 271-280. Doi:10.1002/ejp.545
  5. Thomas, D.-A., Maslin, B., Legler, A., Springer, E., Asgerally, A. & Vadivelu, N. (2016). Role of alternative therapies for chronic pain syndromes. Current Pain and Headache Reports, 20 (29). doi: 10.1007/s11916-016-0562-z
  6. Weeks, D. L., Whitney, A, A., Tindall, A. G. & Carter, G. T. (2015). Pilot randomized trial comparing intersession scheduling of biofeedback results to individuals with chronic pain. American Journal of Physical Medicine & Rehabilitation, 94, 869-878. doi: 10.1097/phm.0000000000000285

Resumen a cargo de Xiadani Rodea (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?