Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Cáncer y meditación.

El cáncer está asociado con factores estresantes que pueden complicar la supervivencia y obstaculizar la calidad de vida (Rainbow, T. H., Wan, A. H., Chan, J. S., Chung, K. F. & Chan, C. L., 2017). Debido a esto, el interés de la medicina integrativa en implementar los enfoques mente-cuerpo ha ido en aumento a través de estrategias como la meditación que ha demostrado tener un alivio en los síntomas oncológicos y su tratamiento (López, G., Chaoul, A., Power-James, C., Spelman , Wei, Q., Engle R.,...Cohen, L., 2018).

El tratamiento para el cáncer suele ser un estímulo aversivo para el paciente, generando ansiedad anticipatoria antes de empezar el tratamiento en donde niveles de ansiedad y depresión siguen siendo altos aún después de terminarlo (Boxleitner, G., Jolie, S., Shaffer, D., Pasacreta, N., Bai, M. & McCorkle, R., 2017). La meditación es una antigua práctica occidental correspondiente a muchas tradiciones espirituales, es un estado en el que la persona puede relajarse pero a la vez estar alerta y centrada (López et al., 2018).

Es una técnica de práctica segura con un potencial bajo de eventos adversos (Boxleitner et al., 2017). Generalmente las técnicas de meditación incorporan visualización, respiración, sonido y/o movimiento y se puede practicar de manera individual o grupal. De acuerdo al NCCIH éste tipo de técnica se categoriza con un alto perfil de seguridad en los enfoques de salud de mente-cuerpo (López et al., 2018).

El tratamiento contra el cáncer implica mucha inversión de tiempo en la asistencia hospitalaria, lo que puede permitir enseñar la técnica de meditación, darles seguimiento e intentar métodos diferentes de cómo meditar (Boxleitner et al., 2017). Existen diferentes programas para practicar la meditación en pacientes con cáncer, uno de ellos es el programa de reducción del estrés basado en Mindfulness (MBSR, por sus siglas en inglés) que es un curso estandarizado de ocho semanas (Liu, S., Qiu, G. & Louie, W., 2017) y que ha demostrado tener una reducción en el estado de ánimo decaído en pacientes con cáncer (López et al., 2018). Así como las habilidades adquiridas en este programa producen una reducción de la angustia y promueve el bienestar del individuo (Liu, S., Qiu, G. & Louie, W., 2017).Su filosofía se basa en el fomento de la autocomplacencia, dejando de lado la autocrítica, la necesidad de control, con actitud desapegada de la conexión interpersonal (Rainbow, T. H., Wan, A. H., Chan, J. S., Chung, K. F. & Chan, C. L., 2017). Específicamente la meditación en atención plena implica el conocimiento de sensaciones, meditación sentada, exploración corporal y movimiento consciente. La meditación sentada en pacientes con cáncer se utiliza para aliviar los síntomas o efectos secundarios del tratamiento como reducción del dolor, ansiedad, depresión y mejora el bienestar físico y mental y la calidad de vida (Liu, S., Qiu, G. & Louie, W., 2017).

Otro programa adaptado a la población oncológica es el “Power of Breath” que está basado en la respiración y que a través de la meditación permite la identificación de las emociones y disminuir su interferencia negativa en la vida diaria. Dichos programas que incorporan la meditación proporcionan beneficios en la calidad de vida tanto para pacientes como para los cuidadores (López et al., 2018).

Los pacientes con enfermedades crónicas, buscan y utilizan diferentes tipos de tratamientos alternativos para su bienestar. Entre toda la gama de modalidades complementarias, las terapias de mente-cuerpo se encuentran entre las más utilizadas. Boxleitner et al., (2017) ha identificado cinco categorías de meditación:

  1. Meditación mantra
  2. Meditación mindfulness (efectos grandes y clínicamente significativos en la reducción de la ansiedad y depresión)
  3. Yoga
  4. Tai chi
  5. QiGong se trata de una forma de actividad muscular acompañada de un enfoque propioceptivo e introspectivo (Rainbow, T. H., Wan, A. H., Chan, J. S., Chung, K. F. & Chan, C. L., 2017).

Es importante destacar que estas técnicas sólo son utilizadas por un grupo pequeño de sobrevivientes de cáncer, que generalmente son mujeres mastectomizadas. Mientras que los hombres la han utilizado como estrategia de afrontamiento durante el tratamiento del cáncer de próstata, que se ha aceptado como factible y beneficiosa (Boxleitner et al., 2017). Otro factor predictor de su uso es ser mujer y tener un mayor nivel educativo. Así como los pacientes con enfermedades crónicas utilizaron ésta técnica más que otra población (Liu, S., Qiu, G. & Louie, W., 2017). Entre las técnicas mencionadas anteriormente, Mindfulness y QiGong han demostrado tener efectos positivos en el manejo de los síntomas, mejoran la salud mental y reducen el estrés (Rainbow, T. H., Wan, A. H., Chan, J. S., Chung, K. F. & Chan, C. L., 2017).

La práctica de QiGong ha evidenciado que mejora el funcionamiento del individuo con la reducción de náuseas, vómitos, dolor físico relacionado con el tratamiento y ha tenido beneficios en el estado de ánimo, fatiga, alivia la alteración del sueño y mejora la calidad de vida. La práctica del QiGong se ha vuelto más popular debido a su evidencia en cuanto a seguridad, viabilidad y efectividad en diferentes aspectos de la salud en población oncológica. El tipo de práctica más popular del QiGong es el Baduanjin que consiste en ocho movimientos y requiere poco esfuerzo físico y cognitivo, lo que es conveniente para estos pacientes (Rainbow, T. H., Wan, A. H., Chan, J. S., Chung, K. F. & Chan, C. L., 2017).

López et al., 2018 realizaron un estudio en el que utilizaron tres diferentes técnicas de meditación provenientes de la tradición tibetana; 1. El poder de la respiración 2. Sonidos sagrados 3. Movimiento y respiración. Mediante el informe del paciente antes y después de la meditación se pudo observar que a pesar de la diferencia de tiempos en intervención, no hubo diferencias significativas y las tres resultaron tener un impacto positivo en el paciente por lo que la meditación debería promoverse más.

La evidencia aún es sólida pero está creciendo en apoyo del uso de ésta técnica en población oncológica debido a que impacta en síntomas importantes como la ansiedad, depresión, sentido de control, búsqueda de significado y propósito en la vida por lo que su uso dentro de la atención clínica se espera que vaya en aumento (López et al., 2018; Boxleitner et al., 2017).

Igualmente los proveedores de atención médica se enfrentan a desafíos complejos y estresantes al final de la vida de los pacientes con cáncer, lo que sugiere un programa de meditación para fortalecer sus capacidades (Lehto, R. H., Heeter, C., Allbritton, & Wiseman, M., 2018). La meditación es una práctica útil, sencilla y económica que no requiere de supervisión constante e implica un costo mínimo (Liu, S., Qiu, G. & Louie, W., 2017). Lo que podría facilitar su implementación en este tipo de población con la finalidad de aliviar síntomas que afectan la calidad de vida del individuo.

Bibliografía

  1. López, G., Chaoul, A., Power-James, C., Spelman , Wei, Q., Engle R.,...Cohen, L. (2018) A pragmatic evaluation of symptom distress after group meditation for cancer patients and caregiver: a preliminary report. Journal of Pain Symptom Management, 55 (5), 1321-1326. doi: 10.1016/j.jpainsymman.2018.01.018
  2. Boxleitner, G., Jolie, S., Shaffer, D., Pasacreta, N., Bai, M. & McCorkle, R. (2017) Comparison of two types of meditation on patients psychosocial responses during radiation therapy for head and neck cancer. Journal of alternative and complementary medicine, 23(5), 355-361. doi: 10.1089/acm.2016.0214.
  3. Lehto, R. H., Heeter, C., Allbritton, & Wiseman, M. (2018) Hospice and Palliative care provider experiences with meditation using mobile applications. Oncology Nursing Society, 45 (3), 380-388. doi: 10.1188/18.ONF.380-388
  4. Rainbow, T. H., Wan, A. H., Chan, J. S., Chung, K. F. & Chan, C. L. (2017) Study protocol on comparative effectiveness of mindfulness meditation and qigong on psychophysiological outcomes for patients with colorectal cancer: a randomized controlled trial. BMC. doi: 10.1186/s12906-017-1898-6
  5. Robb, S., Benson, K., Middleton, L., Meyers, Ch. & Hebert, J. (2015) Mindfulness-based stress reduction teachers, practice characteristics, cancer incidence, and health: a nationwide ecological description. BMC, 15 (24). doi: 10.1186/s12906-015-0545-3
  6. Liu, S., Qiu, G. & Louie, W. (2017) Use of mindfulness sitting meditation in Chinese American women in treatment of cancer. Integrative Cancer Therapies, 16 (1), 110-117. doi: 10.1177/153473541664966

Resumen a cargo de Xiadani Rodea (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?