Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Atención multidisciplinaria para el paciente con Dolor Crónico.

El abordaje del dolor crónico ha ido cambiando a través de los años. En un inicio, la única forma de tratarlo era mediante el uso de terapia farmacológica desde una perspectiva biomédica del padecimiento. Sin embargo, el uso del marco referencial biopsicosocial ha podido demostrar que no basta sólo con manejar la parte física de la enfermedad, sino que se debe contemplar el contexto del individuo, así como, las conductas, cogniciones y emociones del mismo (Goesling, Lin & Clauw, 2018).

Hoy en día la evidencia es suficiente para apoyar el uso de programas multidisciplinarios para el manejo de diversas condiciones del dolor crónico. Por ejemplo, Kamper y colaboradores (2014) hicieron una revisión sistemática con meta-análisis, interesados en saber el efecto de este tipo de intervenciones en pacientes con dolor lumbar crónico, mencionando que hasta el 80% de las personas con este padecimiento, pueden experimentar efectos negativos a largo plazo (sufrimiento, discapacidad…). Ellos encontraron que al usar el modelo biopsicosocial se obtienen mejores efectos de control del dolor y menor sufrimiento de las personas que con sólo usar terapia física, sin embargo, aunque se obtienen mejorías sin importar la severidad de los síntomas, advierten que puede ser bastante costoso, por lo que recomiendan que no sólo debe usarse este modelo, sino también, las estancias clínicas deben considerar la posibilidad de poder seleccionar a las personas que más se puedan beneficiar de dichos tratamientos. También advierten que la evaluación no sólo debe basarse en los síntomas, sino en el historial que tiene el paciente de recurrencias hospitalarias, discapacidad laboral, uso de polifarmacia e incluso, tiempo que los pacientes pasen en la consulta clínica, de tal forma en que la selección sea beneficiosa tanto para el paciente como para la institución que le brinda la atención.

Gagnon, Scholten, y Atchison (2018), mencionan que, al igual que la posibilidad de evaluación diferencial de los pacientes con dolor crónico, el tratamiento debe enfocarse en las necesidades que el paciente mismo reporta, ya que muchas veces no sólo es el alivio del dolor, sino otros síntomas como la calidad de sueño, estrategias de afrontamiento social, ansiedad, depresión, entre otras. Por lo que ellos recalcan la necesidad de elaborar, dentro de los procedimientos, objetivos que busquen evaluar y mejorar la funcionalidad del paciente, no así, el alivio del dolor. Para ellos, las áreas importantes que se deben evaluar, antes de tratar a un paciente, son: dolor, sueño (y sus características), estado de ánimo, funcionamiento físico, estrategias de afrontamiento y cómo el paciente controla los brotes de dolor, de tal forma que se le pueda dar un tratamiento que verdaderamente impacte de forma eficiente en su funcionalidad, sin embargo, mencionan que para todos los pacientes, se puede considerar (depende la accesibilidad a los mismos) asistir a: tratamiento psicológico, fisioterapia, entrenamiento en relajación y manejo médico.

El tratamiento físico del dolor crónico también debe considerar la participación de los medicamentos psiquiátricos, pues hasta el 60% de los pacientes coneste tipo de padecimiento, pueden presentar un trastorno depresivo que debe ser tratado, por otro lado, los médicos psiquiatras cuentan con habilidades del modelo biopsicosocial, el cual, proporciona una gran ayuda para el equipo de trabajo multidisciplinario (Goesling, Lin & Clauw, 2018).

Por otro lado, el trabajo de la salud mental del paciente con dolor crónico, también tiene un abordaje no farmacológico, formado por terapias psicológicas que han ayudado a entender cómo los pensamientos de una persona pueden cambiar, de forma positiva o negativa, con la presencia de dolor crónico, siendo una relación bidireccional. Se sabe que dos de las variables importantes a medir son las actitudes y creencias con respecto al dolor y al tratamiento, ya que, se ha documentado que, al llegar a la clínica de dolor, los pacientes pueden tener un afrontamiento al dolor inadecuado y estrategias de evitación al dolor que, más que ayudar, suelen agravar los síntomas y el manejo. La participación de los psicólogos para el tratamiento de estas variables ha sido mostrado en varios estudios durante los últimos años (Vanhaudenhuyse et al., 2018).

Como resumen, podemos decir, que la necesidad de un modelo biopsicosocial para el tratamiento del dolor, implica que los profesionales en salud se mantengan en contacto, de tal forma que la atención y alivio del paciente sea más eficaz y centrado en las necesidades del mismo, pues, comprender la interacción de más variables inmersas en el padecimiento de una persona, así como las comorbilidades que puedan estar asociadas al dolor crónico (depresión, ansiedad, abuso de sustancias, obesidad, etc.) le dan al clínico una visión más general pero al mismo tiempo más focalizada para tener resultados exitosos en el manejo de la enfermedad. Por lo que el reto a futuro es crear diseños para que los profesionales en salud puedan ampliar y flexibilizar su servicio de atención, mejorando la relación y adherencia al tratamiento de los pacientes (Tang, 2017).

Bibliografía

  1. Gagnon, C., Scholten, P., & Atchison, J. (2018). Multidimensional Patient Impression of Change Following Interdisciplinary Pain Management. Pain Practice. http://dx.doi.org/10.1111/papr.12702
  2. Goesling, J., Lin, L., & Clauw, D. (2018). Psychiatry and Pain Management: at the Intersection of Chronic Pain and Mental Health. Current Psychiatry Reports, 20(2). http://dx.doi.org/10.1007/s11920-018-0872-4
  3. Kamper, S., Apeldoorn, A., Chiarotto, A., Smeets, R., Ostelo, R., Guzman, J., & van Tulder, M. (2014). Multidisciplinary biopsychosocial rehabilitation for chronic low back pain. Cochrane Database Of Systematic Reviews. http://dx.doi.org/10.1002/14651858.cd000963.pub3
  4. Tang, N. (2017). Cognitive behavioural therapy in pain and psychological disorders: Towards a hybrid future. Progress In Neuro-Psychopharmacology And Biological Psychiatry. http://dx.doi.org/10.1016/j.pnpbp.2017.02.023
  5. Vanhaudenhuyse, A., Gillet, A., Malaise, N., Salamun, I., Grosdent, S., & Maquet, D. et al. (2018). Psychological interventions influence patients' attitudes and beliefs about their chronic pain. Journal Of Traditional And Complementary Medicine, 8(2), 296-302. http://dx.doi.org/10.1016/j.jtcme.2016.09.001

Resumen a cargo de Yosemit Valencia Flores (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?