Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Dolor crónico y riesgo suicida.

El suicidio es la decimoquinta causa de muerte en población general y se puede producir a cualquier edad. Cerca de 800,000 mil personas se suicidan al año, representando una muerte cada 40 segundos. Las personas con dolor crónico tienen por lo menos el doble de probabilidad de reportar conductas suicidas en comparación con la población general. Al ser una afección duradera y debilitante, que se vincula con factores psicosociales más que con factores físicos el dolor crónico constituye un factor de riesgo en sí mismo (1).

Se han realizado múltiples estudios sobre la asociación entre dolor crónico y riesgo suicida y se han encontrado pruebas sólidas que confirman dicha relación. En un estudio en el que se evaluaron los intentos suicidas a lo largo de la vida de personas con dolor crónico, se encontró que por lo menos el 13% ha tenido un intento y el 10% lo ha intentando dos o más veces, teniendo en cuenta que hay un mayor riesgo cuando ya hubo un intento y existen síntomas depresivos. Igualmente, se han realizado estudios en grupos con padecimientos específicos asociados a dolor crónico y, por ejemplo, al compararlos con población general se ha encontrado un aumento de la frecuencia de intentos suicidas de 3 a 10 veces mayor en personas con fibromialgia y de 2 a 5 veces mayor en personas con migraña, con dolores de cabeza severos o artritis(1). Todos estos resultados llevan a resaltar la relevancia clínica de evaluar las conductas suicidas en pacientes con dolor crónico, indpeendientemente de su funcionamiento físico o mental.

Es importante que el clínico considere que generalmente el suicidio comienza con la progresión de ideas suicidas, que pueden progresar hacia la planificación y posteriormente al intento suicida. Es por ello que la detección temprana idónea de la presencia de ideas suicidas puede funcionar como un factor protector. Se estipula que el paso de la ideación a la acción se ha asociado con la presencia de trastornos mentales y la experiencia de abuso en la infancia, así como también un bajo nivel de autoeficacia frente al dolor (1,2).

La investigación emergente sugiere que la autopercepción de ser mentalmente saludable, más que percibirse bien físicamente, puede reducir el riesgo suicida (1,3,5), lo que deja ver la relevancia de la atención en salud mental para este grupo de pacientes.

La identificación temprana de factores de riesgo suicida es crucial, considerando que muchos de ellos pueden ser modificados a través de intervenciones farmacológicas y no farmacológicas. En el caso de los pacientes con dolor crónico, se han estudiado las siguientes variables como posibles factores de riesgo:

Se ha expuesto, en otros estudios una variable que podría tener relación directa entre riesgo suicida y dolor crónico: el agotamiento o desgaste mental. En las personas que presentan agotamiento mental, hay sentimientos de derrota los cuales se pueden percibir como pérdida de recursos (social y financiera), autocrítica severa, ataques de otros y que no pueden hacerle frente a su dolor. El desgaste mental es aversivo y cuando es muy elevado se asocia con peor funcionalidad. Ocurre cuando los individuos se sienten dominados por el dolor, angustiados y produce un profundo deseo de escapar. Por lo tanto, ha sido identificado como un factor de riesgo importante para el intento suicida, en comparación con otras variables psicológicas como la depresión, ansiedad, catastrofización, desesperanza y baja autoeficacia ante el dolor. Por ello, su detección y reducción es de vital importancia y constituye un indicador clave de ser considerado en el tratamiento psicológico en personas con dolor crónico(4).

Por su parte, Wilson et al. (2017) supone, fundamentado en la Teoría Interpersonal del Suicidio que hay dos condiciones psicológicas en la aparición de ideación suicida; carga autopercibida y carga percibida. En la primera el individuo reconoce el grado de dependencia en los demás, en la experiencia de recibir atención en las diferentes áreas de apoyo: físico, financiero y emocional. En la segunda, es un estado más afectivo, expresado por las personas como: “me he convertido en un problema para los demás y estarían mejor sin mi”. Se refiere como insatisfacción en la conexión social y se ve reflejado en el aislamiento social, soledad y carencia redes de apoyo, con pensamientos de odio hacía sí mismo. Aunque aparentemente son muy similares, sentirse “una carga para otros” supone un riesgo y posee características que la convierten en un factor prominente de ideación suicida.

En lo que se refiere al tratamiento, los individuos con dolor crónico y tratamiento farmacológico opioide, suponen que tomar dichos fármacos significa una mayor gravedad del dolor. Tal impacto recae sobre la calidad de vida, funcionalidad, dependencia y empleo, pero es mayor el impacto del dolor sobre estas áreas cuando no se ha recibido tratamiento. En un estudio en el que se evaluó la presencia de intentos suicidas en este grupo de pacientes, se encontró que para la muestra estudiada las mujeres preferían métodos de envenenamiento y los hombres métodos violentos. A pesar de que los participantes tenían acceso a opiodes, aquellos que usaron métodos de envenenamiento preferían el uso de pastillas no opiodes a el uso de opiodes (2,4).

En una investigación de Racine et al. (2017) en 728 pacientes con dolor crónico no oncológico, se sugirió que variables como pertenecer al sexo masculino, mayor duración del dolor, mayores niveles de ira y ansiedad y síntomas depresivos estuvieron asociados con ideación suicida. Mientras que estar en una relación y creer que existía una cura para su dolor funcionaban como factor protector. Concluyendo, como se menciona en los estudios anteriores, que existe una fuerte asociación entre factores psicosociales, cronicidad del dolor e ideación suicida.

Finalmente los resultados de diversos estudios en esta materia, sugieren que la ideación suicida está íntimamente relacionada con factores psicológicos que pueden ser modificados (por ejemplo; impotencia, enojo, depresión, aumento de dolor, etc.) mediante terapia cognitivo conductual empoderando al paciente, brindando herramientas de afrontamiento, resolución de problemas y muchas más estrategias que puedan prevenir el intento suicida. Lo que sugiere la importancia de una evaluación integral y de dar psicoeducación a familiares o personas significativas proporcionando refuerzos positivos para el entendimiento y mejora en la calidad de vida de ambas partes(2,3,4).

Se requiere desarrollar tratamientos para prevenir el suicidio en pacientes con dolor crónico, así como también implementar la evaluación integral en tiempos efectivos en donde se ubique la necesidad y condición de cada paciente, ya que no todas las variables mencionadas anteriormente suceden en todos los pacientes y cambian en otras situaciones clínicas pero son referentes.

Además, se necesitará más investigación para estimar la eficacia de las intervenciones planteadas para reducir el riesgo de suicidio.

Bibliografía

  1. Racine, M. (2017) Chronic pain and suicide risk: A comprehensive review. Progress in Neuropsychopharmacology & Biological Psychiatry. https://doi.org/10.1016/j.pnpbp.2017.08.020.
  2. Campbell, G., Bruno, R., Darke, S., Shand, F., Hall, W., Farrell, M., & Degenhardt, L. (2016) Prevalence and correlates of suicidal thoughts and suicide attempts in people prescribed pharmaceutical opioids for chronic pain. The Clinical Journal Pain, 32 (4), 292-301. http://dx.doi.org/10.1097/AJP.0000000000000283
  3. Racine, M., Sánchez, E., Galán, S., Tomé-Phires, C., Solé, E., Jensen, Mark., Nielson, W., Miró, J., Moulin, D., & Choinière, M. (2017) Factors associated with suicidal ideation in patients with chronic non-cancer pain. Pain Medicine, 18 (2), 283-293. https://doi.org/10.1093/pm/pnw115
  4. Tang, Nicole KY., Beckwith, P., & Ashworth, P. (2016) Mental defeat is associated with suicide intent in patients with chronic pain. The Clinical Journal Pain, 32 (5), 411-419. http://dx.doi.org/10.1097/AJP.0000000000000276
  5. Wilson, K., Kowal, J., Caird, S., Castillo, D., McWilliams, L., & Heenan, A. (2017) Self-perceived burden, perceived burdensomeness, and suicidal ideation in patients with chronic pain. Canadian Journal of Pain, 1, 127-136. http://dx.doi.org/10.1080/24740527.2017.1368009

Resumen a cargo de Xiadani Rodea (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?