Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Infiltración de Anestésico Local en Herida Qx como Prevención de Dolor POP.

El dolor agudo postoperatorio suele ocasionar aumento en la respuesta simpática corporal con un incremento subsecuente de la frecuencia cardiaca, gasto cardiaco, y consumo de oxígeno. El dolor prolongado puede causar reducción en la actividad física y conlleva a estasis venosa y a riesgo aumentado de trombosis venosa profunda y embolismo pulmonar. Aunado a estos efectos, puede también haber repercusiones a nivel de tracto digestivo y urinario, que pueden desencadenar íleo postoperatorio, nausea, vómito y retención urinaria, entre otros.

Tales complicaciones afectan notoriamente la experiencia de los pacientes y pueden resultar en hospitalización prolongada, llegándose a reportar dolor severo hasta en 75% de los pacientes postoperados. (1) Entre algunos de los factores que contribuyen a la falta de control del dolor postoperatorio están la falta de protocolos efectivos, falta de precisión en las técnicas analgésicas, y las falsas expectativas de los pacientes. (4) El alivio del dolor puede causar efectos físicos y psicológicos favorables en los pacientes, lo cual puede mejorar su recuperación y facilitar su rápida movilización para prevenir las complicaciones mencionadas. (2)

La infiltración de la herida quirúrgica es un método analgésico ocasionalmente utilizado solo o en combinación con otras estrategias analgésicas para evitar el dolor agudo postoperatorio. Con esta técnica se pretende atenuar la lesión periférica, la hiperalgesia central y la inflamación local, produciendo menos dolor postoperatorio sin interferir con la curación o cicatrización de la herida. El empleo de anestésicos locales en este contexto ayuda a disminuir los requerimientos de opioides en el trans y postanestésico, disminuye las reacciones adversas producidas por estos, disminuye la carga de trabajo en la Unidad de Cuidados Postanestésicos, y facilita la movilización temprana de los pacientes. (1)

La práctica de inyectar anestésicos locales en la herida es una práctica comúnmente usada en gran variedad de procedimientos quirúrgicos (principalmente abdominales) por ser una técnica económica, muy fácil de realizar y con potencial de reducir las molestias postoperatorias. Existen 2 técnicas descritas: la infiltración antes de realizar la incisión quirúrgica, o la infiltración previa al cierre de la herida. La técnica de la infiltración previa a la incisión ha sido más estudiada, y ha demostrado mayores beneficios en comparación con la otra técnica en diversos estudios aleatorizados. A pesar de esto, existe aún el debate entre diferentes clínicos sobre la efectividad de esta técnica. (1)

En una revisión sistematizada realizada por LeBlanc y cols, en la cual se incluyeron 137 publicaciones sobre la efectividad de una dosis de anestésico local en la herida quirúrgica utilizando como parámetro la escala visual análoga para la estadificación del dolor. En la mayoría de los estudios analizados se encontró una reducción modesta del dolor postoperatorio, aunque igualmente hubo otros estudios en los que no se demostró un impacto importante. (1)

Por su parte, Hun-Ma Yu y cols realizaron un estudio doble ciego aleatorizado en el cual compararon la eficacia de la infiltración local de ropivacaína 0.5% con 1µg/kg de dexmedetomidina vs. Ropivacaína 0.5% sin dexmedetomidina y un tercer grupo con placebo, en 105 pacientes ASA I y II, sometidos a colecistectomía laparoscópica. En los resultados obtenidos, se observó que los pacientes en el grupo de ropivacaína + dexmedetomidina hubo una disminución considerable en comparación con los otros yendo los 2 grupos del dolor postoperatorio, demostrándose una disminución en llos requerimientos analgésicos por 48 horas. (3)

En un estudio prospectivo, aleatorizado, controlado y doble ciego, realizado por Tharwat A, et al, se comparó la efectividad de la infiltración en la herida quirúrgica con lidocaína simple contra lidocaína con epinefrina en pacientes sometidas a cesárea bajo Anestesia General, y se demostró que en este último grupo dimsinuyó el tiempo de requerimiento de la primera dosis analgésica en el postoperatorio, el dolor postoperatorio medido por escala visual análoga, el consumo de opioides en el Perioperatorio, y hubo mayor rapidez para la movilización, la estancia hospitalaria y la lactancia, sin presentar efectos adversos. Como conclusión, se sugiere la infiltración de la herida quirúrgica siempre que sea posible en el contexto de cada paciente, así como la administración de lidocaína con epinefrina por los beneficios ya comentados. (4)

Por otro lado, en 2009, Berthon y cols, realizaron un estudio prospectivo, en el que se evaluó la efcacia de la infiltración de la herida quirúrgica con ropivacaína con la finalidad de prevenir el dolor postperatorio secundario a prostatectomía radical laparoscópica extraperitoneal. Se incluyeron 130 pacientes en 2 grupos, el grupo control y el grupo con infiltración de anestésico local. De acuerdo con los resultados obtenidos, la reducción del dolor postoperatorio no fue clínicamente significativo en el grupo experimental, y entre las recomendaciones del estudio, se descarta el uso sistemático de la infiltración de ropivacaína en este grupo de pacientes. (5)

A partir de esto, se puede concluir que a pesar de que la mayoría de la bibliografía reportada apoya el empleo de la analgesia multimodal para el tratamiento y prevención del dolor agudo postoperatorio, aún hace falta definir con más claridad la viabilidad de la técnica de la infiltración de la herida quirúrgica con anestésicos locales como parte de estas medidas. Se sugiere realizar más estudios que permitan al clínico decidir con mayor seguridad sobre el empleo de estas estrategias para mejorar el tratamiento de los pacientes.

Bibliografía

  1. LeBlanc K, Sweitzer SM (2015) Systematic Review of Clinical Evidence for Local Anesthetic Wound Infiltration in Reduction of Post-Surgical Pain. InternMed 5: 207.
  2. Shah Zahid. (2007) Effectiveness of wound infiltration with local anesthetic agent after abdominal surgery. JPMI Vol 21, 04: 274-277.
  3. Yu JM, Sun H, Wu C, Dong CS, Lu Y, Zhang Y (2016) The Analgesic Effect of Ropivacaine Combined With Dexmedetmidine for Incision infiltration After Laparoscopic Cholecystectomy. Surg Laparosc Endosc Percutan Tech 26:6.
  4. Tharwat AA et al (2016) Efficacy and safety of post-cesarean section incisional infiltraion with lidocaine and epinephrine versus lidocaine alone in reducing postoperative pain: A randomized controlled double-blinded clinical trial. J Turk Ger Gynecol Assoc. 17: 1-5.
  5. Berthon N, et al. (2010) Effect of Wound infiltration of ropivacaine in postoperative pain after extraperitoneal laparoscopic radical prostatectomy. Progrés en urologie 20, 435-439.

Resumen a cargo de Luis Eduardo González Jiménez (Anestesiología, Hospital General “Dr. Manuel Gea González”).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?