Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Antidepresivos y dolor crónico.

Las enfermedades psiquiátricas relacionadas con el estrés, como lo son, depresión, y síndrome de stress postraumático, son enfermedades limitantes, con alta prevalencia, cuya fisiopatología no está del todo clara y con opciones de tratamiento limitadas. El dolor crónico es una patología que afecta cerca de 20-30% de la población adulta; aunque existen diversas líneas de tratamiento, el dolor crónico continua afectando de manera importante la calidad de vida de los pacientes que sufren de esta enfermedad, además, alrededor del 50% de los enfermos no logran un control adecuado del dolor.

Dolor crónico y depresión son 2 entidades distintas que además pueden encontrarse como procesos sobrepuestos, las enfermedades relacionadas con el estrés como la depresión se pueden definir como procesos en los cuales un evento o serie de eventos emocionales o fisiológicos desafiantes resultan en cambios maladaptativos como herramienta para volver a adquirir estabilidad; Dolor es el conjunto de percepciones emocionales y sensoriales así como de conductas resultantes a la activación de vías nociceptivas en respuesta a estímulos dolorosos. Sin embargo, si este proceso se vuelve crónico, puede llevar a cambios maladaptativos fisiológicos y conductuales. Tomando en cuenta estos conceptos existe una sobreposición clara entre ambos.

Es necesario entender que el dolor crónico y la depresión tendrán características compartidas e individuales de cada entidad y el conocimiento de esta relación, nos ayudará a conseguir un mayor insight hacia los procesos neurobiológicos que éstos conllevan, además contribuirá a un desarrollo racional de medicamentos para el tratamiento de estas entidades que comúnmente co-existen, y en este sentido una adecuada prescripción de medicamentos que tengan como finalidad impactar de manera positiva en ambos padecimientos.

Tratamiento:

El uso de tratamiento farmacológico, terapia cognitivo-conductual, o ambos ha mostrado ser efectivo en el tratamiento de depresión y dolor.

En estudios recientes se ha demostrado que existen fármacos, del grupo de Inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina, han concluido que aunque la evidencia es limitada para éste grupo farmacológico en el tratamiento del dolor, en el contexto de dolor con depresión concomitante ha mostrado ser efectivo. Un ensayo clínico controlado, aleatorizado estudió en pacientes con dolor crónico y depresión concomitante que el grupo de tratamiento (12 semanas con tratamiento a base de antidepresivos seguida de 6 sesiones de terapia cognitivo-conductual para manejo del dolor) presentaron disminución significativa de la intensidad del dolor y depresión sostenida hasta 12 meses posterior a la intervención.( (Kroenke, 2009))

Se ha estudiado el efecto de distintos grupos de antidepresivos en entidades específicas de dolor crónico, posicionándose incluso como primera o segunda línea de tratamiento para algunos padecimientos.

Antidepresivos tricíclicos y dolor crónico:

Amitriptilina: se ha considerado tratamiento de primera línea para dolor crónico neuropático, indicado en el tratamiento de fibromialgia.

Imipramina: Se considera efectivo en el tratamiento de neuropatía diabética.

Desimipramina: Se ha utilizado como tratamiento de neuralgia postherpética.

ISRSīS y dolor crónico:

Citalopram: 2 ensayos clínicos de 20 y 15 pacientes, indicaron efecto analgésico en pacientes con dolor neuropático secundario a diabetes. No tiene efecto analgésico en fibromialgia.

Escitalopram: Ha mostrado eficacia para tratar lumbalgia crónica

Fluoxetina: Un ensayo clínico aleatorizado controlado d 46 pacientes revelos que es eficaz para el tratamiento de fibromialgia.

IRSNīS y dolor crónico:

Duloxetina: ha demostrado eficacia y seguridad en el tratamiento de lumbalgia crónica, y es de elección en tratamiento de fibromialgia y neuropatía post-quimioterapia.

Venlafaxina y Desvenlafaxina: ha demostrado eficacia en un porcentaje de pacientes en lo que el tratamiento con antidepresivos tricíclicos e IRSSīS no ha sido efectivo, debido a sus efectos adversos, aumento de TA, debemos vigilar riesgo de sobredosis.

Además de su efectividad en dolor crónico concomitante con depresión, los fármacos antidepresivos tienen acción analgésica, resultado de la inhibición de la recaptura de monoaminas en el SNC, que conlleva a un aumento de la actividad anti-Nociceptiva en las vías descendentes, este efecto analgésico es independiente al efecto antidepresivo, la dosis requerida para lograr este efecto analgésico es, usualmente menor a la dosis antidepresiva necesaria.

Bibliografía

  1. Akifumi Kanai, M. P. (2017). Visual/emotional stimuli and treatment with antidepressants alter Numerical Rating Scale score in patients with chronic pain. Journal of Clinical Anesthesia, 90-93.
  2. Fennema, J. (2017). Efficacy and safety of antidepressants as analgesics in chronic pain: A review. European Psychiatry.
  3. Goesling, J. (2013). Pain and Depression: An Integrative Review. Curr Psychiatry Rep, 421-429.
  4. H.J., M. (s.f.). Pharmacological Treatment of Pain in Cancer The Role of Adjuvant Analgesics, a Systematic Review. Pain Practice, 61-70.
  5. Kroenke, K. (2009). optimimized antodepressant therapy and pain self-management in primary care patients with depression and musculoskeletal pain: a randomized controlled trial . JAMA, 99-110.
  6. Mika, J. (2013). Neuronal and immunological basis of action. Pharmacological Reports, 1611-1621.

Resumen a cargo de Karen Yael Bustillo Manzo (Algología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?