Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Farmacología clínica del Cannabidiol (CBD).

Se han identificado en la planta de cannabis más de 80 fitocannabinoides. Se conoce poco respecto a ellas pero las más estudiadas, por presentarse en mayor abundancia, son el ?-9-tetrahidrocannabinol (?9-THC), caracterizada por su actividad psicoactiva y el cannabidiol (CBD) la forma no psicoactiva. En esta revisión bibliográfica aborda de forma amplia la farmacología del CBD.

Cannabis sativa generalmente contiene mayor concentración de ?9-THC: CBD que cannabis índica. CBD puede llegar a constituir el 40% de la concentración de C. Sativa. La cepa de cannabis sativa generalmente presenta mayores efectos psicoactivos y es más estimulante que la cepa de C. Indica la cual presenta mayores efectos sedantes.

La activación de los receptores cannabinoides tienen como respuesta fisiológica euforia, psicosis, deterioro de memoria y cognición, reducción de función locomotora, aumento de apetito y antiemético, alivio de dolor, antiespasticidad y efectos estimulantes del sueño. El efecto euforizante y psicótico es atribuido a ?9-THC, mientras que al CBD se le atribuye propiedades ansiolíticas y posiblemente antipsicóticas. Otra propiedad observada con CBD es la inhibición de la captación y metabolismo de la anandamida, teniendo como resultado el aumento de los niveles de cannabinoides endógenos.

Dependiendo de la variedad de la planta presenta diferente concentración de cannabinoides. CBD puede contrarrestar actividad de CB1 en el cerebro, posiblemente por la interacción indirecta de los receptores de A1 adenosina a través de la inhibición ENT. De esta forma puede explicarse parte de la causa de la administración de un preparado con cociente mayor CBD:?9-THC con el menor desarrollo de síntomas psicóticos que aquellos quienes con un cociente menor CBD:?9-THC.

En 1940 se aisló por Adams y colaboradores CBD y veintitrés años después se dejó claro como era su estructura química. CBD no activa receptores CB1 ni CB2, a diferencia de ?9-THC, a lo que le dan posible explicación del efecto carente psicoactivo. En concentraciones micro y sub micromolar es una molécula con varios puntos diana:

- Bloqueador del transportador de nucleósidos equilibratorio (ENT)
- Receptor GPR55 acoplado a proteína G huérfano
- Receptor de potencial transitorio de melastatina tipo 8 (TRPM8)

De forma controversial:

- Actividad en el receptor de 5-HT1a.
- Receptores de glicina a3 y a1.
- Potencial transitorio del receptor de los canales de ankirina tipo 1 (TRPA1).
- Efecto bidireccional en calcio intracelular.

En concentraciones mayores micromolares:

- Activa el receptor activado por proliferador de peroxisoma nuclear.
- Activa el potencial transitorio del receptor de los canales de vaniloide tipo ˇ (TRPV1) y 2 (TRPV2).
- Inhibe captación celular y degradación de anandamida por la hidrolasa amida de ácidos grasos.
- Gran antioxidante por ser de naturaleza polifenólica.

Trabaja como potencializador de algunos efectos benéficos de ?9-THC, mejora la tolerabilidad y amplía la ventana terapéutica. La vía más común de administración de CBD es inhalada, aunque pueden existir múltiples vías de administración. De esta manera se deja claro el mecanismo eficaz a través de los pulmones. La concentración plasmática máxima más rápida se ha documentado menor a diez minutos mediante aeroronización o vaporización con una biodisponibilidad aproximada a 31%.

Por vía oral cuenta con biodisponibilidad estimada al 6% debido al metabolismo de primer paso por el hígado. La administración transmucosa y sublingual su biodisponibilidad es parecida a la vía oral con una menor variabilidad.

Distribución

Su distribución se caracteriza por su gran lipofilia (K octanol-agua ~6-7) y se estima un alto volumen de distribución (~32L/Kg), con rápida distribución en cerebro, tejido adiposo, entre otros órganos. Tiene gran afinidad a la unión de proteínas y aproximadamente el 10% se encuentra unido a los eritrocitos de la circulación. La administración crónica puede llevar a la acumulación de depósitos debido a la gran lipofilia, esto sucede principalmente en personas con alta adiposidad.

Metabolismo y eliminación

Su metabolismo se basa principalmente por el hígado, donde es hidroxilado a 7-OH-CBD por las enzimas del citocromo P450, principalmente por las isoenzimas CYP3A y CYP2C. Posterior 7-OH-CBD le ocurre un metabolismo adicional en hígado, los metabolitos que resultan son excretados por heces y menor grado por la orina. La vida media se estima de 18-32 horas, y tras la administración de dosis única en usuarios crónicos de cannabis el aclaramiento fue de 960 – 1560 ml/min.

Interacciones

A pesar de que existen muy pocos estudios respecto al tema, se plantean teorías basados en modelos animales, como CBD es un potente inhibidor de isoenzimas CYP. A pesar de ello, esto no ha sido observado en estudios humanos.

En la última década ha aumentado el número de estudios para el conocimiento de CBD, así para los posibles efectos antiinflamatorios y neuroprotección. Estas investigaciones hacen factible la posible utilización terapéutica de CBD para diversas condiciones como demencias, isquemia cerebral, diabetes mellitus, enfermedades inflamatorias, náuseas, dolor crónico y enfermedades psiquiátricas. Siguen siendo necesarios la realización de estudios para comprender mejor su efectividad.

Bibliografía

  1. Borgelt, L. M. (2013). The Pharmacologic and Clinical Effects of. PHARMACOTHERAPY, 195-209.
  2. Devinsky, O. (2014). Cannabidiol: Pharmacology and potential therapeutic role. Epilepsia, 791-802.
  3. Devinsky, O. (2015). Cannabidiol in patients with treatment-resistant epilepsy:. Lancet Neurololgy.
  4. Hill, K. P. (2015). Medical Marijuana for Treatment of Chronic Pain. JAMA, 249.
  5. Iseger, T. A. (2015). A systematic review of the antipsychotic properties of cannabidiol. Elsevier: Schizophrenia Research xxx.

Resumen a cargo de Juan Pablo Sáenz Nevárez (Algología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?