Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Sentido de vida y bienestar psicológico en pacientes con dolor crónico.

El desarrollo imprevisto del Dolor Crónico conlleva a quien lo padece a que el proceso de reacción y adaptación tome tiempo para darse cuenta de la condición permanente del problema (Nilsen & Anderssen, 2014).

La experiencia de dolor crónico y sus consecuencias como: la fatiga, el deterioro cognitivo, la ansiedad y la depresión; afecta la identidad, la experiencia corporal, el rol social, laboral e interpersonal y el sentido de sí mismo del paciente, cambiando la percepción de significado e importancia de su vida diaria (Biguet, Nilsson Wikmar, Bullington, Flink, & Löfgren, 2016; Dezutter, Luyckx & Wachholtz, 2015).

Tener un significado de vida es parte del proceso crónico de adaptación y bienestar psicológico. Entendiendo como significado de vida, aquella capacidad de valoración y atribución que el individuo realiza de su existencia, y búsqueda de significado, aquellas conductas que se llevan a cabo para conseguir dicho significado, ambas capacidades influyen en la evaluación y ajuste a los momentos estresantes de la vida (Dezutter, Luyckx & Wachholtz, 2015).

En DC, poseer altos niveles de significado disminuye la intensidad de dolor, el uso de medicamentos y la presencia de síntomas depresivos y aumenta la satisfacción con la vida, convirtiéndose en un factor importante del ajuste psicológico a la enfermedad al reemplazar una interpretación de amenaza por una interpretación de cambio (Dezutter, Luyckx & Wachholtz, 2015).

Por el contrario, permanecer en una búsqueda continua de significado resulta en altos niveles de síntomas depresivos y probablemente con rasgos de ansiedad subyacentes, por su parte, pacientes que a lo largo de su vida han mantenido una trayectoria estable con bajo significado y alta búsqueda por más de dos años pueden experimentar distrés existencial prolongado consecuencias en la salud mental, física y calidad de vida en desórdenes médicos severos (Dezutter, Luyckx & Wachholtz, 2015), (Dezutter, Luyckx & Wachholtz, 2015).

En la relación entre el comportamiento y la cognición de pacientes con dolor crónico, se observó que aquellos que atribuyen significados más elaborados a las actividades que realizan, tienden a poseer mayor sentido de vida, sin que la interferencia en dichas actividades cambie este sentido, lo que permite el progreso y logro de sus objetivos de vida y la capacidad de mantener un sentido continuo y valioso de sí mismo (Richardson & Morley, 2015)

Una de las áreas sociales más afectadas del paciente con dolor crónico debido a la importancia de identidad, independencia y respeto social que proporciona y que es parte importante de su imagen es la actividad laboral (Nilsen & Anderssen, 2014).

Debido a la aparición repentina del dolor, la invisibilidad y la variabilidad de su intensidad, conllevan a la alteración de la atención y conciencia de quien lo padece, provocando un estado de distracción y olvido frecuente que obstaculiza la práctica de sus actividades diarias y los vulnera a ser etiquetados como personas irresponsables, evasores y poco confiables en las actividades que realizan poniendo en juego su estima y credibilidad laboral (Nilsen & Anderssen, 2014).

Motivándolos a y replantear sus atribuciones de valor para ser aceptados dentro de la sociedad aunque su dinámica les ocasione incomodidad y desgaste al tratar de conseguir sus objetivos. Por tanto eligen callar su experiencia, evitar contacto personal, emplearse en trabajos solitarios e implementar estrategias diferentes a las habituales, desarrolladas a través de la fe, de la propia capacidad para hacer frente a la incertidumbre y del ensayo y error, con la finalidad de recuperar la normalidad lo más cerca posible en su vida diaria (Nilsen & Anderssen, 2014).

En lo que respecta a la religiosidad, pudiera ser un factor de satisfacción en el ajuste a la experiencia del DC, sin embargo este papel estará en función de la forma en que el paciente percibe, concibe y matiza de acuerdo a su personalidad, dichas ideas religiosas, permitiendo una valoración ajustada de esta experiencia estresante que le proporciona las herramientas afrontamiento necesarias para la promoción de la adaptación al dolor y facilitar el mantenimiento de los índices de satisfacción de la vida que disminuya el estrés ocasionado (Dezutter, Robertson, Luyckx & Hutsebaut, 2010).

De manera que un significado religioso del DC puede aminorar el efecto nocivo de su intensidad, cambiar su evaluación, los medios para su adaptación y llegar a un acuerdo con la experiencia del dolor (Dezutter, Robertson, Luyckx & Hutsebaut, 2010).

Por su parte experimentar un sentido de aceptación se relaciona con tolerar la persistencia del dolor, la forma de relacionarse con el cuerpo, con los cambios en los aspectos centrales de uno mismo e integrar el sentido de sí mismo, y la inclusión de otras personas importantes para continuar con una vida significativa. (Biguet, Nilsson Wikmar, Bullington, Flink, & Löfgren, 2016).

Sin embargo la aceptación es un proceso que depende de ser entendido como: el único camino a seguir; proceso en el que se deben realizar cambios de vida necesarios para convivir con el dolor; como un camino cambiante que refleja la ambivalencia y ambigüedad de la situación donde es difícil integrar el cuerpo en uno mismo. Aquí, la aceptación es una posible manera de seguir con su vida, pero también hay una sensación de incertidumbre y duda sobre la propia capacidad; o como señal de no hay salida y que mira la aceptación como una amenaza para el propio sentido de sí mismo experimentandola como un fracaso personal. (Biguet, Nilsson Wikmar, Bullington, Flink, & Löfgren, 2016)

Por lo que aprender a vivir con el dolor crónico es más que llegar a un acuerdo con la situación o dirigir el dolor; se trata de volver al camino y seguir adelante con una vida significativa (Biguet, Nilsson Wikmar, Bullington, Flink, & Löfgren, 2016).

Bibliografía

  1. Biguet, G., Nilsson Wikmar, L., Bullington, J., Flink, B. & Löfgren, M. (2016). Meanings of “acceptance” for patients with long-term pain when starting rehabilitation. Disability and rehabilitation, 38(13), 1257-1267.
  2. Dezutter, J., Luyckx, K. & Wachholtz, A. (2015). Meaning in life in chronic pain patients over time: associations with pain experience and psychological well-being. Journal of behavioral medicine, 38(2), 384-396.
  3. Dezutter, J., Robertson, L. A., Luyckx, K., & Hutsebaut, D. (2010). Life satisfaction in chronic pain patients: the stress-buffering role of the centrality of religion. Journal for the Scientific Study of Religion, 49(3), 507-516.
  4. Nilsen, G., & Anderssen, N. (2014). Struggling for a normal life: Work as an individual self-care management strategy among persons living with non- malignant chronic pain. Work, 49(1), 123-132.
  5. Richardson, H. & Morley, S. (2015). Action identification and meaning in life in chronic pain. Scandinavian Journal of Pain, 9, 1-10.

Resumen a cargo de de Ana Roldán (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?