Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Una perspectiva del cannabis en esclerosis múltiple.

Se sabe que el cannabis, también conocido como “marihuana”, es originario de Asia central y ha sido utilizada desde hace más de 6000 años es sus múltiples productos finales derivados de esta semilla. Recientemente se ha abierto nuevos debates, especialmente enfocado en el potencial uso de los metabolitos de esta planta para el uso de diversas aplicaciones terapéuticas, entre ellas en el manejo sintomático de esclerosis múltiple (EM). La ES es una enfermedad progresiva, crónica y es el principal trastorno del grupo de enfermedades desmielinizantes del sistema nervioso central, siendo la causa principal de discapacidad neurológica de adultos jóvenes en países desarrollados. Se caracteriza por una fase inflamatoria y otra fase neurodegenerativa. Las personas con EM refieren mejoras de la sintomatología posterior a la utilización de cannabis. En esta breve revisión se dará un breve panorama sobre la enfermedad de EM y algunos resultados con el uso de cannabis.

El cannabis ha sido utilidad durante siglos como una sustancia recreativa y con fines medicinales, entre ellos el manejo sintomático de dolor. Los cannabinoides son un grupo de compuestos químicos que producen sus efectos a través de la activación de receptores cannabinoides, a los que incluyen:

Se han identificado y clonado dos tipos de receptores cannabinoides conocidos como:

Actualmente se desconoce el origen de la EM, ya que se ha relacionado con múltiples factores como carga genética (alelo DRB1*15:01), relación con niveles bajos de vitamina D, infecciosa (virus Epstein-Barr, sarampión, varicela zoster o virus de herpes simple), tabaquismo, ubicación geográfica, entre otros.

Es una enfermedad crónica y desmielinizante del sistema nervioso central ocasionado por la destrucción de las vainas de mielina por parte del sistema inmunitario secundario a la infiltración de linfocitos T CD8, macrófagos y microglia que ataca a oligodendrocitos, ya sea de forma directa o indirecta por parte de sustancias tóxicas, como glutamato y radicales de oxígeno. En este daño también se han visto involucrados linfocitos B en donde proliferan y tienen una expansión clonal con producción de anticuerpos antimielina.

Al presentarse lesiones significativas, se activa la proliferación de astrocitos produciendo gliosis del tejido nervioso. Todas estas alteraciones son producidas en diferentes partes del sistema nervioso central a lo largo de varios episodios o de forma continua. Las manifestaciones clínicas es la respuesta a la cantidad de axones destruidos. De esta forma podría este proceso sintetizarse en inflamación – desmilinización - gliosis.

Es bien sabido que la prevalencia de esta enfermedad es más elevada en países desarrollados afectando más a mujeres que hombres con una relación de 1:5. La edad media con mayor afección se encuentra de 20 a 40 años de edad. Existe una relación con la distribución geográfica, encontrando mayor prevalencia en latitudes altas como países escandinavos, Canadá, EU, sin tener una clara explicación con esta relación. Se ha observado aquellas personas que migran de una zona de bajo riesgo a una de alto riesgo incrementan la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Las manifestaciones clínicas dependerán de la zona que se encuentre afectado el sistema nervioso central, pudiendo tener un inicio lento, progresivo o insidioso.

De las principales síntomas motores que se observan es la debilidad muscular, acompañado de signos piramidales como hiperreflexia, Babinski, espastisidad, siendo muy dolorosa, pérdida de reflejos osteotendinosos y alteración de la marcha.

La espasticidad está presente hasta en el 80% de los casos de forma focal o difusa que puede manifestarse en rigidez muscular, calambres musculares, clonus o espasmos musculares periódicos (flexor o extensor). Estos síntomas pueden ser leves sin afectar la funcionalidad de la persona, pero dos tercios experimentan espasticidad moderada a grave afectando significativamente actividad diaria y calidad de vida del paciente, familiares y cuidadores.

Las alteraciones sensitivas también juegan un papel en esta enfermedad. Se observan parestesias o hipoestesias y alteraciones de dolor que pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo.

El dolor es una característica significativa en EM. Los estudios animales han demostrado que los receptores canabinoides son importantes en el control del dolor neuropático.

Otros síntomas signos de importancia son la fatiga, ocasionando gran incapacidad laboral, siendo más grave al final del día. Entre las afecciones oculares se encuentra la neuritis óptica que ocasiona alteraciones de la visión, dolor orbitario que aumenta con los movimientos oculares. Oftalmoplegía internuclear, si es bilateral es altamente sugestivo de esclerosis múltiple.

Entre las afecciones cerebelosas se manifiesta en forma de ataxia, temblores de cabeza y cuerpo. Es común la disartria, disfunción vesical y el deterioro cognitivo (hasta el 50% de los caos).

Se ha observado que el uso de cannabis reduce significativamente la espasticidad en modelos de ratones a través de receptores CB1 y correlaciona estos resultados con reportes de pacientes en la mejoría en espasticidad y dolor tras fumar cannabis posterior a un seguimiento de 12 meses.

También se ha demostrado la eficacia en la reducción de la espasticidad por EM y refractaria a medicamentos convencionales (baclofeno, diacepam, tizanidina, gabapentina o combinación de ellos) a través de la administración oro bucal del extracto de THC en combinación con CBD (Sativex®) en proporción 1 a 1, el cual actúa en sinergia antagonizando los efectos psicotrópicos y potencializa los efectos antiinflamatorios del THC, lo que se piensa que puede retardar el progreso de la enfermedad. La dosis media efectiva de mantenimiento óptimo es de 5 (2-10 disparos/día), máximo 12 disparos/día. También se encontró una mejora en la calidad del sueño, percepción de bienestar y funcionalidad de estos pacientes.

La absorción de Sativex a través de la mucosa oral evita el elevado pico plasmático observado tras el consumo de cannabis por vía inhalatoria, responsable de los efectos psicotrópicos. Esta combinación también ha logrado demostrar una buena tolerancia y eficacia del tratamiento a largo plazo. Es por eso que se recomienda en el tratamiento de la espasticidad, combinado en espray de THC + CBD, que se evalúe la respuesta terapéutica a las cuatro semanas, y considerar su interrupción si la reducción de la espasticidad no alcanza el 20% de la presentada por el paciente al iniciar el tratamiento.

Conclusión

Las investigaciones actuales dan un panorama alentador sobre la utilización de estas moléculas de origen natural para el manejo sintomático de algunas afecciones por ES. Se sabe que la utilización de la combinación de THC + CBD tiene una respuesta favorable para el manejo de la espasticidad refractaria a medicamentos convencionales, calidad de sueño, percepción de bienestar, funcionalidad del paciente y control de dolor.

Bibliografía

  • Fernández, L. L. (17 de Junio de 2013). Experiencia clínica con los cannabinoides en la terapia de la. Elsevier, págs. 257-260.
  • Giacoppo, S. (12 de Noviembre de 2014). Cannabinoids: New Promising Agents in the Treatment of Neurological Diseases. Molecules , págs. 1-36.
  • Hosking, R. (2010). Cannabis y Esclerosis múltiple. Terapias Complementarias y Alternativas para EM, 14-15.
  • Hughes, C. (3 de Julio de 2013). Spasticity Management in Multiple Sclerosis. ELsevier, págs. 593-604.
  • Martinez-Altarriba. (21 de Julio de 2014). Revisión de la esclerosis múltiple. ELSEVIER, págs. 261-265.
  • Oakes, P. K. (1 de Noviembre de 2013). Movement Disorders in Multiple Sclerosis. Elsevier, págs. 639-651.
  • Oreja-Guevara, C. (26 de Julio de 2012). Tratamiento de la espasticidad en la esclerosis múltiple: nuevas perspectivas con el uso de cannabinoides. Revista de neurología, págs. 421-430.
  • Oreja-Guevara, C. (30 de Agosto de 2013). Documento de consenso sobre la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple. Revista de Neurología, págs. 359-373.
  • Ulugöl, A. (12 de Febrero de 2014). The Endocannabinoid System as a Potential Therapeutic Target for Pain Modulation. Balkan Medical Journal, págs. 1-6.

Resumen a cargo de de por Juan Pablo Sáenz Nevárez (ITESM).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?