Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Flexibilidad Psicológica en Dolor Crónico.

Fomentar técnicas eficaces en el afrontamiento del Dolor Crónico (DC) es el objetivo principal de la terapia cognitivo conductual, sin embargo la identificación de patrones de conducta adaptativos y estrategias efectivas ha resultado difícil, la adherencia a las técnicas tradicionales en el manejo del DC, no predice el resultado en todos los pacientes (Vowles, McCracken, Sowden & Ashworth, 2014).

Una evaluación de 324 pacientes con DC que contestaron el Breve Inventario de afrontamiento al dolor (BPCI-2 por sus siglas en ingles), mostró que las estrategias tradicionales de afrontamiento no se relacionan con el funcionamiento del paciente, por el contrario, los elementos de Flexibilidad Psicológica (FP) se asocian confiable y significativamente con la reducción en la intensidad de dolor, el distrés y la ansiedad, la discapacidad física y psicosocial, el uso de medicación analgésica y el estatus laboral, estos resultados se mantuvieron en el seguimiento (McCracken & Morley, 2014).

Al evaluar la FP en 103 adultos con migraña se encontraron relaciones inversas entre las medidas de FP y la gravedad de la migraña, discapacidad, y la ansiedad relacionada con el dolor, por lo que una mayor aceptación de éste se asoció con un menor impacto del dolor de cabeza (Foote, Hamer, Roland, Landy & Smitherman, 2015).

Por su parte Wallace, McCracken, Weiss y Harbeck-Weber (2015), describen que en adolescentes DC la influencia del modelado de la FP de los padres permite que los adolescentes reporten mayores niveles de aceptación del dolor, menor discapacidad física, y menos síntomas depresivos.

La experiencia de dolor, por su difícil control y la pérdida de funcionalidad al intentar controlarlo, es una mezcla de sucesos, pensamientos, emociones y sensaciones encontradas, por lo que el objetivo de la FP es individualizar los objetivos para convivir con el dolor continúo y que su reducción en intensidad deje de ser lo más importante en la vida del paciente, permite la separación del contenido del pensamiento y una mejora en el funcionamiento emocional y social en relación con el dolor, además disminuye la rumiación y la evitación experiencial (McCracken, Barker, & Chilcot, 2014; Vowles, McCracken, Sowden & Ashworth, 2014).

La FP es un proceso cognitivo orientado al cambio de comportamiento a través de notar la influencia directa entre la interacción ambiente-pensamiento y al enfatizar los sentimientos de amplio alcance y otras experiencias psicológicas sobre conductas dirigidas a un objetivo (McCracken & Morley, 2014; Vlaeyen, 2014).

Incluye 6 procesos principales que dan forma a un enfoque terapéutico: defusión de pensamientos actuales, disposición a aceptar, considerando el yo como observador, tomar acción comprometida, la identificación de los valores y la toma de contacto con el momento presente (McCracken & Morley, 2014; Vlaeyen, 2014).

Tiene su base en los modelos operantes y la filosofía de la ciencia, resultado en procesos de intervención cómo: la Terapia de Aceptación y Compromiso, el énfasis en terapéuticas abiertas y compasivas, el aprendizaje experiencial directo, los usos no literales de lenguaje y métodos de cambio de conducta no didácticos (McCracken & Morley, 2014).

El breve inventario de Afrontamiento al dolor (BPCI-2) es la única medida que examina, específicamente, la FP en el contexto de afrontamiento. Al evaluarla, se observa mayor superposición de esta escala que la del manejo tradicional en la aceptación del dolor, sin embargo, las estrategias tradicionales también confluyen en el compromiso con las actividades, disposición del dolor y los valores exitosos, lo que puede dar cuenta de la evidencia en eficacia de ambas estrategias (Vowles, McCracken, Sowden & Ashworth, 2014).

Bibliografía

  • Foote, H. W., Hamer, J. D., Roland, M. M., Landy, S. R., & Smitherman, T. A. (2015). Psychological flexibility in migraine: A study of pain acceptance and values-based action. Cephalalgia, 0333102415590238.
  • McCracken, L. M., Barker, E., & Chilcot, J. (2014). Decentering, rumination, cognitive defusion, and psychological flexibility in people with chronic pain. Journal of behavioral medicine, 37(6), 1215-1225.
  • McCracken, L. M., & Morley, S. (2014). The psychological flexibility model: A basis for integration and progress in psychological approaches to chronic pain management. The Journal of Pain, 15(3), 221-234.
  • Vlaeyen, J. W. (2014). Psychological flexibility: what theory and which predictions? Journal of Pain, 3(15), 235-236.
  • Vowles, K. E., McCracken, L. M., Sowden, G., & Ashworth, J. (2014). Psychological flexibility in coping with chronic pain: Further examination of the Brief Pain Coping Inventory-2. The Clinical journal of pain, 30(4), 324-330.
  • Wallace, D. P., McCracken, L. M., Weiss, K. E., & Harbeck-Weber, C. (2015). The role of parent psychological flexibility in relation to adolescent chronic pain: Further instrument development. The Journal of Pain, 16(3), 235-246.

Resumen a cargo de de por Ana Roldán (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?