Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión bibliográfica

Revisión bibliográfica: Síndrome Anorexia-Caquexia

El síndrome anorexia- caquexia es un trastorno metabólico complejo, asociado a enfermedades subyacentes como cáncer, falla cardiaca, EPOC, artritis reumatoide, VIH. Caracterizado por la pérdida involuntaria de peso e expensas del tejido muscular, anorexia, nausea, saciedad temprana, fatiga, debilidad. Este síndrome es diferente al producido por malnutrición y sarcopenia (disminución de la masa muscular).

Caquexia. Término que hace referencia al proceso de desgaste causado por inflamación sistémica y disfunción metabólica. Se diagnostica cuando hay disminución del peso superior al 5% en los últimos seis meses, IMC. menor a 20 kg/m2 con disminución del peso mayor 2% y al menos tres de las siguientes características:
- Disminución de la fuerza muscular.
- Fatiga.
- Anorexia. EVA > 3.
- Bajo índice de masa libre de grasa.
- Alteraciones bioquímicas:
- Aumento de marcadores inflamatorios (PCR (>10mg/L) e IL-6).
- Anemia (Hb < 12 g/dl).
- Hipoalbuminemia (< 3.2 g/dl).

Se han expuesto otros criterios como una guía para cuantificar mejor la perdida de peso como el deterioro de la ingesta oral <75% que la normal o < 20 Kcal/kg.

Pre-caquexia. Es la fase inicial, previa al síndrome anorexia- caquexia que debe ser identificado tempranamente, lo cual permite intervenir anticipadamente, prolongando la aparición de un rápido deterioro. Pre-caquexia se define por la presencia de los siguientes criterios:
- Enfermedad crónica subyacente
- Pérdida involuntaria de > 5% del peso usual en los últimos 6 meses
- Respuesta inflamatoria sistémica recurrente o crónica
- Anorexia o síntomas relacionados con la anorexia.
Se debe monitorizar en esta fase PCR como un factor temprano de inflamación y valorara la presencia de anorexia mediante cuestionarios.

Caquexia refractaria. Los pacientes pueden ser asignados a esta categoría cuando tiene poca expectativa de vida, al menos tres meses, están muy enfermos y ya no responden a terapias anticaquécticas. En este momento el manejo debe ser enfocado medidas de confort y mas no de tratamiento.

Epidemiologia

El síndrome anorexia-caquexia causa morbimortalidad en 80% de los pacientes con cáncer. Es responsable de la muerte en le 20% de los casos. Se observa correlación inversa entre el grado de caquexia y sobrevida.

Fisiopatología

El origen de la caquexia se fundamenta en el incremento de la demanda calórica por el tumor y malnutrición debido a la anorexia con cambios resultantes como la intolerancia a la glucosa, gluconeogénesis elevada, lipolisis del tejido adiposo, perdida de las proteínas musculares, cambios hormonales y respuesta inflamatoria. En el caso de la caquexia cardiaca hay una excesiva producción de citosinas como TNF-?, IL-6. En la falla renal crónica hay predominio de la proteólisis y el estrés oxidativo.

Las citoquinas implicadas en la inflamación generalizada son el TNF ? ?, IL-1, Il-6, Interferon-y. Causas secundarias del síndrome son la depresión, ansiedad, quimioterapia, radioterapia, dolor, nausea constipación, obstrucción intestinal, malabsorción, estomatitis

Tratamiento

El manejo del enfermo pre-caquéctico esta enfocado a la prevención y al monitoreo clínico y de laboratorio. En el paciente caquéctico se utiliza estrategias multimodales dirigidas a obtener un afecto anti catabólico del tejido muscular y adiposo y a promover el anabolismo aumentando la producción de macromoléculas mediante la corrección de las posibles causas con el soporte nutricional apropiado y la administración de medicamentos anti-caquécticos. En la caquexia refractaria, las intervenciones nutricionales y farmacológicas carecen de beneficio, por ello el manejo esta enfocado en aliviar los síntomas, evitar complicaciones y dar soporte psicosocial.

Manejo Farmacológico. Enfocado a mejorar el apetito y a neutralizar las alteraciones metabólicas.

Corticoides. Son estimulantes del apetito de inicio rápido pero corta duración en semanas, sin efecto sobre la ganancia de peso, inducen bienestar, elevación de la capacidad funcional, disminuye la astenia. Todo esto, debido a la acción euforizante de origen central, Se recomienda usar cuando el pronóstico vital es menor a un mes en dosis de 20 a 40 mg de prednisona por día y se mantiene si hay resultados en la primera semana.

Progestágenos. El acetato de megestrol produce aumento del apetito, ingesta, balance proteico, peso a expensas del tejido adiposo y reteniendo líquidos y mejora la imagen corporal. El efecto máximo con megestrol se observa al cabo de la primera semana utilizando dosis entre 160 mg a 800mg/día. Se recomienda si la sobrevida es mayor a un mes. El mecanismo de acción esta basado en la estimulación del neuropéptido-Y e inhibición de IL-1, IL-6 y TNF. El riesgo durante su uso es la tromboflebitis, hipercalcemia, sangrado, edema, hiperglucemia, síndrome Cushing.

Fármacos Procinéticos. Utilizados cuando predomina la nausea. La metoclopramida disminuye la saciedad precoz y al ser usado en nausea crónica tiene cierto efecto estimulante del apetito y la ingesta. La cisaprida tiene ventajas al ser usada durante la terapia opioide ya que actúa en el colon.

Canabinoides. Estimulan el apetito, aumentan de peso, reduce la náusea. Actúa en los receptores de endorfinas e inhiben las citoquinas. Su uso es controversial en este grupo de pacientes porque provoca somnolencia, confusión, alteraciones en la percepción.

Inhibidores de las prostaglandinas. Su uso es controversial ya que no modifica la anorexia ni la perdida de peso como lo hace sobre el crecimiento tumoral.

Manejo no Farmacológico. El síndrome anorexia- caquexia al provocar una reducción tanto de la calidad como de la cantidad del tejido musculo esquelético provoca la reducción progresiva de la función física, actividad, independencia y calidad de vida, por esta razón, al implementar medidas proactivas de forma muy temprana en el curso de la enfermedad enlentecerá la tasa de deterioro. El ejercicio, puede por tanto, reducir el efecto caquéctico por la modulación del metabolismo muscular, sensibilidad a la insulina y disminución en los niveles de mediadores inflamatorios.

Bibliografía

  • Neil MacDonald. Terminology in cancer cachexia: importance and status. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2012, 15:220?225
  • David Bluma, Florian Strasserb. Cachexia assessment tools. Current Opinion in Supportive and Palliative. Care 2011, 5:350?355
  • John E Morley, David R Thomas, Margaret-Mary G Wilson. Cachexia: pathophysiology and clinical relevance. Am J Clin Nutr 2006
  • Josep M Argilés, Mireia Olivan, Sílvia Busquets. Optimal management of cancer anorexia?cachexia syndrome. Cancer Management and Research 2010:2 27?38
  • Matthew Maddocksa, Andrew J. Murtonb, Andrew Wilcocka. Improving muscle mass and function in cachexia: non-drug approaches. Current Opinion in Supportive and Palliative Care 2011, 5:361?364Cachexia assessment tools.

Resumen a cargo de Maritza Hinojosa (Algología, INCMNSZ).

Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?