Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Dolor torácico no cardiaco.

La enfermedad asociada a las estructuras que conforman a la cavidad torácica y/o las estructuras contenidas dentro de esta pueden asociarse a dolor, en ocasiones con un patrón característico para cada uno ellas. En muchos casos el principal medio de alivio de los síntomas es el tratamiento de la enfermedad subyacente. Aunque en algunas casos, el alivio completo de los síntomas no es posible. En otras situaciones es el tratamiento lo que produce una patología dolorosa.

La presencia de dolor torácico no cardiaco es un síntoma preocupante que con frecuencia lleva al afectado a acudir a urgencia. La evaluación clínica del acontecimiento va desde la realización de estudios, como el electrocardiograma y el ecocardiograma hasta otros métodos de como la angiografía coronaria y las pruebas de esfuerzo farmacológicas. En aquellos pacientes que presentan síntomas recurrentes carentes de una causa evidente debe llevarse a cabo una evaluación ulterior para excluir cardiomiopatías, enfermedad microvascular y enfermedad pericárdica. Entre el 10 % y el 50 % de los pacientes aquejados de un dolor torácico similar al de la angina que sea lo suficientemente grave como para justificar la realización de estudios cardíacos invasivos no sufren enfermedad cardíaca y se clasifican como pacientes afectados de dolor torácico no cardíaco (DTNC).

El DTNC es frecuente en el mundo occidental, hasta el 30 % de los pacientes que se someten a una angiografía coronaria por dolor torácico tienen arterias coronarias normales. La prevalencia es similar en mujeres y hombres, pero marcadamente superior en sujetos que también habían referido enfermedad por reflujo gastroesofágico. Otros factores de riesgo son la obesidad, antecedentes familiares de ERGE, tabaquismo y uso de analgésicos. El pronóstico de los pacientes con DTNC es favorable. El infarto de miocardio afecta a un máximo del 1 % de los casos, mientras que la muerte cardíaca se da tan solo en el 0,6 % de los pacientes tras un seguimiento de hasta 10 años

En los pacientes afectados de DTNC se considera posible la presencia de alteraciones gastrointestinales, pulmonares, musculoesqueléticas, infecciosas, psicológicas y relacionadas con el consumo de drogas; no obstante, los trastornos esofágicos son el factor que con mayor frecuencia contribuye a la aparición de dolor torácico similar al de la angina y de origen no cardíaco. La historia médica no suele hacerse distinción entre causas cardíacas y esofágicas del dolor torácico porque el dolor de origen esofágico también puede tener una localización retroesternal e irradiarse a los brazos, el cuello, las mandíbulas o la espalda. La sensación dolorosa se describe a menudo como de opresión o ardor y puede venir desencadenada por la acción de tragar, pero asimismo por la práctica de ejercicio. En pacientes aquejados de angina, la presencia de acidez de estómago o disfagia puede incrementar la probabilidad de que exista un trastorno esofágico subyacente; no obstante, hasta el 50 % de los pacientes cuyo dolor torácico sea de causa cardíaca pueden sufrir también ardor, regurgitación o disfagia. En algunos casos pueden coincidir la enfermedad cardíaca y la esofágica. A pesar de estos factores confusos, los pacientes que sufren DTNC suelen ser jóvenes.

Otras causas frecuentes del dolor torácico de origen no cardiaco

1. Esófago:
a. ERGE, la hipersensibilidad visceral
b. Dismotilidad esofágica.
c. Ruptura esofágica
d. Espasmo esofágico

2. Pericardio: pueden ser de origen idiopático, inflamatoria, neoplásica, congénita, metabólica, traumática, reumatológicas, iatrogénica y condiciones infecciosas.

3. Grandes vasos: dolor asociado con disección aórtica.

4. Los pulmones, el diafragma y árbol traqueobronquial:
a. Dolor pleurítico
b. Distensión de los mecanorreceptores de la arteria pulmonar, en la hipertensión pulmonar, puede asociarse con dolor torácico.
c. Procesos malignos, infecciosos, inflamatorios y autoinmunes del pulmón y la pleura pueden conducir a dolor y derrames pleurales secundarios.

5. Sistema musculo esquelético, pared torácica y mamas:
a. Síndromes de la pared torácica estaban presentes en el 28% de los pacientes ingresados en el hospital por dolor torácico agudo y fueron el único diagnóstico en el 12%
b. Las costillas, sus articulaciones, clavícula, esternón y la columna vertebral son el origen de un número considerable de enfermedades dolorosas.
i. Síndrome de Tietze: es un síndrome pared torácica raro caracterizado por una inflamación benigna, doloroso, y no supurativa localizada del costoesternal, costoclavicular, y / o en las articulaciones costocondrales.
ii. fracturas costales, traumatismo menor, y la tos.
iii. Síndrome de la costilla deslizamiento: se cree que es de origen traumático y se caracteriza por el aumento de la movilidad de una de las costillas inferiores.
iv. Síndrome de la salida torácica neurogénica: es debido a la compresión fisiológica del plexo braquial a su paso por el triángulo interescalénico
v. Dolor torácico de origen miofascial: es común, es a veces confundido con el dolor de la isquemia miocárdica, ya menudo coexiste con dolor anginoso

c. Fibromialgia: se caracteriza por dolor crónico musculoesquelético, puntos sensibles, y trastornos del sueño y puede dar lugar a dolor torácico de origen.
d. Dolor torácico de origen psicológico: Condiciones psicológicas se diagnostican con mayor frecuencia en pacientes con dolor torácico no cardiaco, con trastorno de ansiedad, trastorno de pánico y depresión mayor siendo los diagnósticos más comunes.
e. Procedimientos quirúrgico y/o médicos de la enfermedad torácica: puede conducir a condiciones dolorosas en las que el dolor se vuelve más relevante que el proceso original.
i. Cirugía de bypass coronario
ii. Mastectomía, reconstrucción mamaria y cirugía estética en el pecho
iii. Toracotomía


El diagnóstico y el tratamiento de dolor torácico enfatizan la compleja interacción de la fuente del dolor, coexistiendo enfermedades y otras condiciones dolorosas, los factores psicológicos, el género, y la genética. La mezcla de componentes somáticos, simpático, y parasimpático del sistema nervioso que sirven el tórax demuestra por qué es a menudo difícil localización del dolor torácico y por qué una enfermedad más benigna puede hacerse pasar con frecuencia como uno que es potencialmente mortal. En la mayoría de casos el dolor se resuelve con el tratamiento de la enfermedad subyacente, aunque los síndromes de dolor iatrogénicas relacionados con el tratamiento de la enfermedad torácica son bien conocidos. Los casos de dolor iatrogénico y aquellos en los que el tratamiento médico o quirúrgico para la enfermedad de base no tiene éxito son cuando un especialista en dolor a menudo se involucra. Incluso en el caso de la enfermedad arterial coronario refractario, reducciones en el dolor como resultado de intervenciones analgésicas también conducen a la mejora de la función fisiológica.

Bibliografía

  • Lenfant, C. (2010). Chest Pain of Cardiac and Noncardiac Origin. Metabolism. 59 Suppl 1:S41-6
  • Spalding L, Reay E, Kelly C. Cause and outcome of atypical chest pain in patients admitted to hospital. J R Soc Med 2003; 96:122.

Resumen a cargo de de por Humberto Garza (Algología).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?