Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Visitando al enfermo terminal.

El apoyo social es un indicador importante del incremento de bienestar de las personas que se encuentran al final de la vida, aunque varía de paciente en paciente la forma en cómo se perciben un adecuado apoyo social tanto en cantidad como en el tipo de apoyo actual (Dobríková, Pcolkova´, AlTurabi & West, 2014).

Se ha encontrado una relación positiva entre la frecuencia de visitas y una mayor sensación de plenitud de vida en los pacientes con enfermedades terminales, entre los familiares que mayor apoyo social proporcionan se encuentran: hijas (34 %), hijos (9.8%) y mujeres (9.8%) por el contrario el 14.6% de pacientes asegura no ser visitados (Dobríková, Pcolkova´, AlTurabi & West, 2014).

Un estudio observacional mostro que durante la hospitalización los pacientes pasan la mayor parte del tiempo solos, con visitas de tiempo variable, del personal médico, enfermeras y familiares. Las visitas de enfermeras son las más frecuentes pero cortas en tiempo y las visitas familiares las que más tiempo duran (Dobríková, Pcolkova´, AlTurabi & West, 2014).

Otro factor relacionado al tiempo de visita fue el tipo de diagnóstico, pacientes con tumores malignos o VIH recibieron visitas de mayor duración que los pacientes con otros riesgos, los médicos tratantes, enfermeras y familiares tienden a invertir mayor tiempo en sus visitas a los pacientes con cáncer. Pacientes con bajos recursos tienen menor número y tiempo de visitas lo que podría relacionarse al acceso limitado al hospital, a los sistemas de apoyo social, a las cuestiones socioeconómicas u otros factores (Sulmasy, & Rahn, 2001).

Pacientes con enfermedades de mayor gravedad, reciben a sus visitas familiares en menor cantidad de tiempo. Si bien esto puede parecer paradójico, se podría suponer que las complejas necesidades de prestación de atención de estos pacientes mantienen a su familia fuera de las habitaciones (Sulmasy, & Rahn, 2001)

Por su parte las características de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que se centran en el manejo de la persona en estado crítico han minimizado el papel de las visitas al enfermo, limitando así el número y tiempo de visitas (Achury, 2014).

Las percepciones del personal de salud en la UCI subestiman los beneficios de las visitas abiertas y maximizan las creencias sobre sus efectos desgastantes sin sustento científico, por lo que no se consideran los beneficios de recuperación y cuidado en el paciente al incrementar su confort y proporcionar apoyo a los cuidadores (Achury, 2014).

Por el contrario se cree que las visitas flexibles interfieren con el plan de cuidado, incrementan el tiempo del personal de salud para brindar información, obstaculizan el cuidado directo, favorecen el agotamiento de los pacientes y familiares, así como el humor de las enfermeras, incrementan el estrés psicológico del paciente e infringen su privacidad por lo que se prefiere la restricción de visitas (Achury, 2014).

Restricciones más flexibles permitiría un incremento en la satisfacción de las necesidades; reducción de la ansiedad, la agitación, la confusión y el estrés; disminución de las complicaciones cardiovasculares asociada con un descenso de la ansiedad y un mejor control del perfil hormonal; así como un incremento en la sensación de aprecio y seguridad percibida por el paciente, ya que la familia le provee un apoyo emocional, lo que finalmente trasciende en la reducción del tiempo de estancia en la UCI (Achury, 2014).

Bibliografía

  • Achury, B.L. F. (2014). Panorama general de las visitas en las unidades de cuidado intensivo. Investigación en Enfermeria: Imagen y desarrollo, 16(1), 61-71.
  • Dobríková, P., Pcolkova´, D., AlTurabi, L. K. & West, D. J. (2014). The Effect of Social Support and Meaning of Life on the Quality-of-Life Care of Terminally III Patients. American Journal of Hospice and Palliative Medicine, 1949909114546208.
  • Sulmasy, D. P., & Rahn, M. (2001). I was sick and you came to visit me: time spent at the bedsides of seriously ill patients with poor prognoses. The American journal of medicine, 111(5), 385-389.

Resumen a cargo de de Ana Roldán (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?