Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Vitamina D en pacientes con cáncer.

La prevalencia de deficiencia de vitamina D depende de la definición utilizada (<20 o <30 ng / ml) y se reporta entre 41-70%. Los datos de la NHANES en los Estados Unidos mostraron una disminución en las concentraciones medias de 25-hidroxivitamina D de 30 a 24 ng/mL entre las encuestas en 1988 y 2004 y 24 a 19.9 ng/mL entre 2004 y 2006.

Hay varias causas de deficiencia de vitamina D, incluyendo disminución de la ingesta o absorción, poca exposición a la luz solar, aumento del catabolismo hepático, disminución de la síntesis endógena (hepática o renal) o resistencia de los órganos diana de vitamina D. La deficiencia subclínica de Vitamina D se presenta incluso en ciudades desarrolladas y se asocia con osteoporosis, incremento de riesgo de caídas y otros desenlaces, por lo que la detección y tratamiento de éste estado es importante para la salud del sistema músculo esquelético y repercusión en otros sistemas. En pacientes con cáncer, el tipo de cáncer puede desempeñar un papel en los niveles de vitamina D, el cáncer de próstata y pulmón son más propensos a responder a la suplementación de vitamina D por vía oral después de 8 semanas que los pacientes con cáncer colorrectal y pancreático, sugiriendo que la toxicidad gastrointestinal (estomatitis y diarrea) asociado con la quimioterapia para el cáncer colorrectal puede resultar en una mala absorción de vitamina D.

La ingesta diaria recomendada de vitamina D para mujeres embarazadas y adultos de 70 años, es de 600 unidades internacionales, aumentando hasta 800 unidades a partir de los 71 años de edad.

Con la deficiencia de vitamina D prolongada y severa, se reduce la absorción intestinal de calcio y fósforo, produciendo hipocalcemia, causando hiperparatiroidismo secundario, que conduce a fosfaturia, desmineralización ósea y en estados más avanzados, osteomalacia.

Los síntomas asociados son dolor óseo, debilidad muscular, fatiga, dificultad para caminar, fracturas y en algunos estudios se ha asociado con déficit cognitivo y depresión.

En relación a los síntomas anteriores y su alta prevalencia en pacientes con cáncer se realizó un estudio donde se evaluó la prevalencia de niveles bajos de vitamina D en pacientes con cáncer con fatiga y anorexia y su asociación de la intensidad de síntomas y otras alteraciones endocrinas corregibles, habiendo alta prevalencia de deficiencia e insuficiencia de vitamina D (47 y 70% respectivamente) que concuerda con otros estudios (70 a 88%).

La deficiencia de vitamina D fue significativamente más frecuente en pacientes que no fueran de raza blanca, en mujeres y en hombres con hipogonadismo, esto último en pacientes con opioides potentes. Los niveles bajos de testosterona podrían ser un potencial mecanismo subyacente a la asociación de la vitamina D. Sin embargo no se encontró correlación significativa entre niveles de vitamina D y síntomas e intensidad de los síntomas, ni mejor rendimiento, aunque estos resultados pueden ser por el tipo de muestra altamente selectiva.

En un ensayo controlado con placebo entre hombres sanos, la sustitución de la vitamina D durante un período de 1 año incrementó significativamente los niveles de testosterona.

En pacientes con cáncer, el uso crónico de analgésicos opioides puede resultar en niveles bajos de testosterona, y en combinación con niveles bajos de vitamina D, podría predisponer a la pérdida de masa muscular y aumentar la resistencia a la insulina asociada con caquexia por cáncer y a obesidad.

Por otro lado, hay estudios de intervención en pacientes con comorbilidades crónicas estables donde después de la normalización de niveles de vitamina D las puntuaciones de los síntomas mejoraron la intensidad de fatiga significativamente. Hay estudios donde la suplementación tiene un impacto leve pero positivo en la fuerza muscular, sin embargo se necesitan más estudios para optimizar las modalidades de tratamiento incluyendo dosis, administración y duración de la terapia.

La deficiencia de vitamina D parece ser un factor de riesgo para mortalidad por cáncer pero no para el desarrollo de éste, observándose un aumento de la función muscular y movilidad.

Conociendo que la fatiga en pacientes con cáncer y pacientes paliativos es multifactorial, y que se debe ofrecer tratamiento para minimizar sintomatología, mejorar el malestar y propiciar una “mejor calidad de vida” y valorando los pocos efectos adversos secundarios a la suplementación con vitamina D además de ser una terapia que no implica un alto costo para el paciente, se podría recomendar la suplementación de vitamina D, teniendo en cuenta la expectativa de vida del paciente para iniciar y lograr una adecuada suplementación, así como tratar de controlar de manera integral los otros factores que estén contribuyendo a la sintomatología y tener en cuenta que los medicamentos como los opioides pueden tener un papel importante en esta relación.

Por otra parte se tienen que realizar estudios prospectivos con un adecuado diseño en esta población e iniciar nuevas líneas de investigación en la patogénesis de la fatiga relacionada con el cáncer para evitar su aparición en las primeras etapas y atenuar su progresión en cáncer.

Bibliografía

  • Rony Dev, Egidio Del Fabbro,Gary G. Schwartz, et al. Preliminary Report: Vitamin D Deficiency in Advanced Cancer Patients with Symptoms of Fatigue or Anorexia. The Oncologist 2011; 16:1637–1641
  • Satyajeet Roy, Anthony Sherman, Mary Joan Monari-Sparks, et al. Correction of Low Vitamin D Improves Fatigue: Effect of Correction of Low Vitamin D in Fatigue Study (EViDiF Study). North American Journal of Medical Sciences. August 2014, Volume 6, Issue 8.
  • Charlotte Beaudart, Fanny Buckinx, Véronique Rabenda, et al. The Effects of Vitamin D on Skeletal Muscle Strength, Muscle Mass, and Muscle Power: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. J Clin Endocrinol Metab, November 2014, 99(11):4336–4345
  • Germaine Wong, Wai Hon Lim, Joshua Lewis, et al. Vitamin D and cancer mortality in elderly women. BMC Cancer (2015) 15:106
  • Kun Zhu, PhD, Nicole Austin, et al. Amanda Devine. A Randomized Controlled Trial of the Effects of Vitamin D on Muscle Strength and Mobility in Older Women with Vitamin D Insufficiency J Am Geriatr Soc 58:2063–2068, 2010.
  • Montserrat Martinez-Alonso,Adriana Dusso,Gemma Ariza, et al. The effect on quality of life of vitamin D administration for advanced cancer treatment (VIDAFACT study): protocol of a randomised controlled trial. Martinez-Alonso M, et al. BMJ Open 2014; 4:e006128.

Resumen a cargo de Brenda Pérez Cerpa (Geriatría, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?