Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Psicofísica del dolor crónico.

Debido a la reciente proliferación de los estudios de neuroimagen, existe una creciente evidencia de una patología central asociado al dolor crónico, a diferencia de los perfiles de dolor agudo. Aunque tal evidencia ha sido revisada previamente, en particular la asociada a cambios corticales, las tareas psicofísicas que se utilizan clínicamente y en investigación para evaluar estos disturbios han recibido poca atención.

En este breve resumen, se discute la literatura que implica la evaluación subjetiva de la representación del cuerpo en pacientes con dolor crónico mediante la exploración de los posibles mecanismos por los que podría producirse una distorsión de la representación del cuerpo.

Las tareas psicofísicas son importantes por su importancia en la práctica clínica al proporcionar un método no invasivo y clínicamente viable para evaluar la reorganización cortical. Basados en los tres sistemas de Sherrington. Se hablará primero de las entradas sensoriales generadas por el propio cuerpo (propiocepción), y del medio ambiente circundante (los sentidos exteroceptivos) y finalmente se discute la conciencia de sensaciones dentro del cuerpo (interocepción) y cambios en la regulación autonómica en los trastornos comunes de dolor crónico.

Propiocepción

Incluye 4 sentidos (1) el sentido de movimiento y posición de las extremidades (kinestesia); (2) el sentido de la tensión o fuerza; (3) el sentido del esfuerzo, y (4) el sentido de balance. La información de proprioceptores protege a la corteza cerebral del cerebro y contribuye a mantener un mapa mental del cuerpo. Un mapa es un esquema corporal o esquema postural que es una representación interna de la postura del cuerpo y parece estar constantemente actualizada con base en las experiencias actuales. El esquema corporal puede orientar las acciones motoras como distintas de la conciencia perceptual, la creencia y la actitud del cuerpo por su propietario, es decir, la imagen corporal. La manipulación experimental de las señales aferentes puede llevar a falsas impresiones de posición de las extremidades, hay pruebas de que los aferentes de gran diámetro son responsables del dolor comúnmente experimentado después del ejercicio, lo que implica el acceso a la forma en una ruta de dolor aferente del huso muscular. En pacientes con dolor hay alteraciones de la propiocepción con respecto al resto de la población (Buckingham & Goodale, 2013).

Kinestesia: Comprende tanto los sentidos de posición y movimiento. El sentido de posición está ampliamente probado en dolor crónico, a menudo con la reproducción de una postura recordada o posición de las extremidades (en general, en ausencia de información visual) (Tsay, Allen, Proske, & Giummarra, 2015).
Forzar la discriminación y la producción: Mientras los sentidos kinestésicos nos permiten determinar la localización de una extremidad, incluso cuando los músculos están completamente relajados, la percepción de la pesadez, la fuerza y el esfuerzo se generan - al menos en parte - por un comando central del motor. Como resultado, estas sensaciones son generalmente acompañadas por una contracción muscular. Durante tales contracciones, la percepción del comando motor descendente asociado forma una sensación de esfuerzo. En la periferia, es probable que los husos musculares y los órganos de tendón de Golgi, así como los receptores cutáneos, actúan como los receptores principales que indican que cantidad de tensión hay en el músculo. Estos receptores proporcionan retroalimentación aferente, que se compara con la de eferencia copiando una señal generada internamente fuera del flujo motor asociado con el comando motor generado internamente. Se encarga de la percepción y la regulación de la tensión muscular en el dolor crónico, especialmente en individuos que experimentan dolores de cabeza crónicos de tensión, así como dolor en las regiones del cuello, hombros y mandíbula. Impulsa la idea de que el alivio puede ser provocado por relajación del músculo (Bakar et al., 2014).

Evaluaciones de equilibrio y posturas: Los órganos de equilibrio del sistema vestibular, si bien se cree que proporcionan información sensorial a las representaciones del cuerpo, en particular el esquema corporal, también es responsable de la separación del auto-movimiento, de la no auto-movilización, del control oculomotor y ajustes posturales automáticos durante las tareas. Su influencia en el dolor, se ha estudiado ampliamente en lumbalgia, dolor en el que se tiene pobre equilibrio e inestabilidad postural (Tsay, Allen, Proske, & Giummarra, 2015).

Exterocepción: Se clasifica en sensación táctil, receptores visuales y auditivos y quimio-recepción (olfato y gusto). Estos sentidos se consideran como exteroceptivos por que confieren sensaciones que surgen desde fuera del cuerpo, tales como la valencia de los olores o la intensidad de estímulos auditivos. Su papel en la construcción de la representación del cuerpo es definir los límites del organismo con respecto a su entorno externo (Khoshnejad, Fortin, Rohani, & Rainville, 2014).

La sensación táctil: El papel del contacto en la modulación del dolor ha sido reconocido. Las respuestas táctiles son a menudo evaluadas, tanto en la clínica y laboratorio, mediante el examen de dos puntos de discriminación del umbral, con poblaciones con dolor crónico que muestra deficiencias en la discriminación. En tales tareas, las mordazas de una pinza mecánica se colocan en la superficie de la piel y se extienden gradualmente aparte hasta que el paciente sea capaz de discernir dos puntos, en lugar de uno (Khoshnejad, Fortin, Rohani, & Rainville, 2014).

Los receptores visuales y auditivos: El reconocimiento y la sensibilidad de la visión juega un papel importante en la representación del cuerpo. Incluso hay analgesia visual (Tsay, Allen, Proske, & Giummarra, 2015).

Quimiorecepción: Los sistemas de la nocicepción, gustativos y de olfato tienen un papel fundamental para alertar a una persona de amenazas, estímulos nocivos o tóxicos. Hay, en consecuencia, un considerable solapamiento en las regiones del cerebro implicadas en el procesamiento del dolor, el gusto y el olfato, es decir, la corteza de la ínsula, la corteza cingulada anterior, la corteza orbitofrontal y la amígdala. A pesar de estas coincidencias, pocos estudios han explorado las interacciones multisensoriales entre estos sistemas y su comprensión para el tratamiento del dolor (Tsay, Allen, Proske, & Giummarra, 2015)..

Interocepción

El resumen se ha centrado hasta ahora en los sistemas sensoriales envueltas en la formación para detectar dónde está el cuerpo y lo que está haciendo (propriocepción y extrocepción), en lugar de cómo se está sintiendo. La interocepción, es el sentido de la condición fisiológica del cuerpo. Los aferentes de diámetro pequeño proyectan centros autonómicos y homeostáticos de la médula espinal y el tronco cerebral, que luego se retransmiten a la ínsula posterior dorsal (Tsay, Allen, Proske, & Giummarra, 2015)..

La conciencia y la regulación autonómica: La cuantificación de la sensibilidad interoceptiva se ha centrado principalmente en la sensibilidad a la actividad cardiaca; en gran parte de la base de que la frecuencia cardíaca es una medida no invasiva de la excitación y la evaluación de las sensaciones corporales internas autonómicas. Durante la evaluación con técnicas validadas como el método de seguimientos mentales de Schandry, los participantes son instruidos para contar el número de latidos del corazón en diferentes intervalos de longitud, sin sentir su pulso. Una puntuación de la sensibilidad, que se calcula a partir del número real e informó de los latidos del corazón, se expresa ya sea como un porcentaje de error o la puntuación dicotómica de alta contra perceptores bajos (Tsay, Allen, Proske, & Giummarra, 2015).

La influencia de la espacialidad y la termorregulación: Otros cambios autonómicos se han observado en los trastornos de dolor crónico. Los pacientes con dolor crónico unilateralmente presentan alteraciones en la temperatura, color, hinchazón e incluso en el crecimiento del cabello y uñas anormales, entre las extremidades dolorosas y no dolorosas (Tsay, Allen, Proske, & Giummarra, 2015).

Vías de estudio de la psicofísica en el dolor crónico

Se sabe que propiocepción e interocepción guardan una estrecha relación con las conductas reflejas aprendidas y estudiadas a través del modelo miedo-evitación y que esta conducta aprendida a la vez puede evaluarse con la suma de factores contextuales y cognitivo-emocionales. Algunos investigadores consideran que el futuro de los estudios psicológicos del dolor crónico, deberán hacer el puente entre lo psicofísico, los principios de las condicionamiento operante y las variables cognitivo-emocionales a través de modelos transdiagnósticos (Zaman et al., 2015).

Bibliografía

  • Bakar, Y., Sertel, M., Öztürk, A., Yümin, E. T., Tatarli, N., & Ankarali, H. (2014). Short Term Effects of Classic Massage Compared to Connective Tissue Massage on Pressure Pain Threshold and Muscle Relaxation Response in Women With Chronic Neck Pain: A Preliminary Study. Journal of manipulative and physiological therapeutics, 37(6), 415-421.
  • Buckingham, G., & Goodale, M. A. (2013). Size matters: a single representation underlies our perceptions of heaviness in the size-weight illusion.PloS one, 8(1), e54709.
  • Khoshnejad, M., Fortin, M. C., Rohani, F., Duncan, G. H., & Rainville, P. (2014). Remembering the dynamic changes in pain intensity and unpleasantness: A psychophysical study. PAIN®, 155(3), 581-590.
  • Tsay, A., Allen, T. J., Proske, U., & Giummarra, M. J. (2015). Sensing the body in chronic pain: A review of psychophysical studies implicating altered body representation. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 52, 221-232.
  • Zaman, J., Vlaeyen, J. W., Van Oudenhove, L., Wiech, K., & Van Diest, I. (2015). Associative fear learning and perceptual discrimination: a perceptual pathway in the development of chronic pain. Neuroscience & Biobehavioral Reviews.

Resumen a cargo de Luis Arturo Cruz Martínez (Algología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?