Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica:Comunicación de malas noticias en cuidados paliativos.

Mala noticia es toda aquella información que afecta a una persona de manera drástica.

Cuando se habla de salud se puede decir que una mala noticia es el diagnostico de una enfermedad no curable, un cambio en el objetivo del tratamiento, la perdida de la función en la sociedad o un impacto en la función que se desempeña en la familia.

La parte mala de una noticia depende de la perspectiva del paciente y la relación que ésta tenga con su futuro.

La dificultad de dar una mala noticia para el personal de la salud esta asociada a la manera en que ésta afectara al paciente, a su familia y al mismo médico.

El dar una información que impacte de manera negativa genera ansiedad y miedo de comunicarla pensando en la posible reacción del paciente, además implica cierto grado de responsabilidad e inseguridad porque no siempre se puede saber que nivel de información desea saber el paciente.

Es frecuente observar que las malas noticias se dan a los pacientes y a sus familias en lugares poco apropiados para mantener una conversación favorable como por ejemplo corredores, salas de terapia intensiva, al lado de la cama del paciente o en pasillos públicos.

Lo ideal sería prepararnos con calma y planear como dar esta noticia y, buscar un ambiente tranquilo, privado, cómodo para los pacientes y familiares donde se puedan hacer preguntas y respuestas facilitando una comunicación fluida con adecuado contacto visual y estar preparado para reacciones del paciente y su familia.

Se requieren habilidades verbales y no verbales, no solo es dar una mala noticia, es saber como expresarse, como mirar al paciente, que contacto tener o no tener y finalmente que apoyo brindarle.

Si abordamos la situación de forma errónea y damos una mala noticia sin cuidar nuestro lenguaje comunicándonos sin ningún tacto, ésto podría impactar mucho mas al paciente que la propia mala noticia.

Los médicos toman conductas usuales como dar la mínima información, ser muy técnicos en su lenguaje o en ocasiones por el contrario tienden a ser muy positivos y optimistas mientras dan la información.

No es fácil para los profesionales ser completamente sinceros sobre la pobre respuesta al tratamiento que esta teniendo el paciente, los efectos secundarios de medicamentos, el pronostico probable y el desenlace final, es usual minimizar información al respecto .

Los profesionales de la salud reciben un inadecuado entrenamiento en “como dar malas noticias” durante el pregrado , aproximadamente un 8% únicamente se consideran bien preparados al terminar la carrera de medicina. Por esto la mayoría de la población medica al enfrentarse a dar una mala noticia actúa por imitación de lo que ha visto en sus docentes mayores, sin embargo sintiendo siempre el temor a la reacción del paciente y al no poder manejarla.

Además aunque la mayoría de los médicos considera de suma importancia el dar una mala noticia al paciente, la mayoría no sabe hasta que punto llegar y en la mayoría de las veces no pregunta al paciente cuanto quiere saber.

En múltiples revisiones sistemáticas se ha encontrado que los pacientes jóvenes, de sexo femenino y con educación avanzada desean saber la máxima información posible, al igual que los pacientes ansiosos, con alto nivel de estrés, con espíritu luchador y con ingresos económicos moderados - altos .

El miedo a dar información debe ser vencido por el profesional de la salud y lidiar también con el miedo de la familia que en ocasiones conoce el diagnostico antes que el paciente y desean permanecer en una situación llamada : “conspiración del silencio” con la intensión de proteger a su familiar de un dolor mayor.

Sobre este tema no existe una formula general ni un consenso mundial , la decisión de informar o no al paciente debe mantenerse en un estado de equilibrio evitando sobreprotección y evitando el distanciamiento con el paciente, se debe individualizar la situación teniendo siempre en cuenta el principio de autonomía del paciente que lleva consigo el cumpliendo del principio de beneficencia, justicia y no maleficencia.

Múltiples estudios han encontrado poco benéfico el ocultar información al paciente, puesto que éste tiene derecho a conocer su situación actual y a partir de esto realizar la planeación del resto de sus días evitando dejar “cosas pendientes” , además se ha encontrado mas sentimiento de culpa y duelos no resueltos en los familiares que deciden ocultar información a su paciente.

Como herramienta para dar malas noticias contamos con varios métodos para prepararse, los mas conocidos son el “ABCDE” y el “SPIKES” o método de “BUCKMAN”.

1. El método ABCDE, descrito por Rabow y Mcphee consiste en revisar detalladamente el caso clínico del paciente para brindar información confiable



2. El método SPIKES o de Buckman , con traducción hispana a EPICEE es muy similar al descrito anteriormente sus siglas corresponden a 6 pasos que deben seguirse para dar las malas noticias: “E” de entorno, “P” de percepción del paciente, “I” de invitación, “C” de comunicar, “E” de empatía ,“E” de estrategia.



La comunicación efectiva con el paciente no puede considerarse una opción sino una obligación pues lo que mas preocupa a el paciente paliativo es el miedo a morir, al dolor, a la perdida de funcionalidad y al futuro de su familia.

En conclusión, la responsabilidad del medico que maneja pacientes paliativos es realizar un estudio previo adecuado de la historia clínica del paciente, prepararse psicológicamente y tener una idea clara de que se va a decir, buscar el lugar apropiado y siempre tener en cuenta que desea saber o no el paciente y si quiere compartirlo con sus parientes.

Las dos estrategias mencionadas son validas y muy similares; aunque nunca se puede estar completamente preparado para responder todas las preguntas del paciente si nos da un esquema organizado y responsable para abordar a estos pacientes frágiles y vulnerables.

Bibliografía

  • Medical training for communication of bad news: A literature review. Somia M. Alelwani, Yasar A. Ahmed. Journal of Education and Health Promotion | Vol. 3 | June 2014
  • La comunicación de las “malas noticias” en cuidados paliativos. Leticia Ascencio-Huertas, Silvia Allende-Pe´rez, Celina Castan~eda-de la Lanza y Emma Vera´stegui-Avile´s* Gaceta Mexicana de Oncologi´a. 2013;12(4):276-279
  • Beyond breaking bad news: how to help patients who suffer. Michael W.Rabow, StephenJ. McPhee, WJM, Volume 171 October 1999
  • Preferences of Cancer Patients Regarding Communication of Bad News: A Systematic Literature Review. Jpn J Clin Oncol 2009;39(4)201–216
  • Como se dan las malas noticias de enfermedad terminal por un grupo medico no especializado en cuidados paliativos. Dra. Wendy Garci´a-Reyes,* Dra. Argelia Lara-Solares,** Dr. Uriah Guevara-Lo´pez,** Dr. Armando Flores-Rebollar*** Dra. Aurora Loaeza-Del Castillo*** Vol. 31. No. 1 Enero-Marzo 2008 pp 9-14
  • Comunicar malas noticias: Una tarea difícil pero necesaria. Catalina Paya´n G. CIRUPED, Vol 2, No 1, Marzo de 2012

Resumen a cargo de Verónica Pinilla Villegas (Anestesiología, Colombia).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?