Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica:Intervención cognitivo-existencial: una nueva propuesta para mejorar calidad de vida
y su dimensión existencial en personas con cáncer.

La calidad de vida puede ser evaluada a partir de una combinación elaborada de bienestar físico, psicológico, social y existencial. En personas con cáncer terminal estas dimensiones pueden afectar de manera considerable el dolor, el malestar psicológico, la situación económica del paciente, las relaciones con los seres queridos y la funcionalidad en general (Jones, McPherson, Zimmermann, Rodin, Le, & Cohen, 2011; Zimmermann et al., 2011)La dimensión existencial es una parte integral de la experiencia humana, incluyendo, entre otros factores, aspectos espirituales y religiosos, que trata de responder a preguntas sobre la existencia humana y todo lo que está conectado a uno de razón de ser (Bai, Lazenby, Jeon, Dixon, & McCorkle, 2014). La religiosidad puede ser definida como un conjunto de creencias que representan la búsqueda individual de trascender generalmente a través de una deidad; mientras que la espiritualidad es una forma de buscar y expresar el significado y propósito en la vida y la conexión con el momento, consigo mismo, con los demás y con lo sagrado (Delgado-Guay et al, 2011). Ambos conceptos son muy parecidos pero se diferencian en que la espiritualidad es una dimensión de la personalidad mientras que la religiosidad es un constructo que involucra a la decisión humana que permite la conceptualización y expresión de la espiritualidad (Delgado-Guay et al, 2011).

Otro concepto importante en la dimensión existencial de calidad de vida es el concepto de la angustia existencial. La angustia existencial se desarrolla al no tener recursos espirituales o religiosos para afrontar eventos adversos haciendo que las personas diagnosticadas con una enfermedad potencialmente mortal como el cáncer, pueden tener que aprender a lidiar con la pérdida de sentido y de empoderamiento, lo que puede comprometer la calidad de vida (Vallurupalli et al., 2012).

Preguntas tales como "¿Por qué yo?", "¡Siempre me cuidé y me pasa esto!", junto con las preocupaciones relacionadas con la búsqueda de sentido, la muerte, la autonomía, la soledad, la libertad, la finitud, la dignidad, las pérdidas, los cambios, el misterio, la necesidad de trascendencia, la calidad de las relaciones, y un sentido de control sobre la propia vida, a menudo constituyen la principal fuente de sufrimiento existencial. Dado que no existe una causa única e identificable del cáncer, esas preguntas existenciales son comúnmente observadas en los pacientes que demandan intervenciones específicas para abordar adecuadamente esta cuestión central. Desde hace 20 años se han reportado datos que muestran que los pacientes con cáncer avanzado demandan trabajar la búsqueda de sentido de vida alterada por la enfermedad terminal. Esta necesidad alcanza prevalencias no menores al 40 % en diversos estudios (Gagnon et al, 2014)

El enfoque cognitivo conductual es una manera de intervenir sobre la calidad de vida emocional, ya que permite desarrollar estrategias de afrontamiento activas. Estas intervenciones han demostrado su eficacia para tratar la angustia emocional, pero por lo general no abordan la dimensión existencial (Lindemalm et al, 2012). Varios estudios han puesto de relieve que la dimensión existencial debería abordarse en la psicoterapia dentro del alcance de una enfermedad potencialmente mortal (Gagnon et al, 2014). El enfoque existencial aborda un tema central de la supervivencia en el cáncer y se puede emplear para ayudar a los pacientes a encontrar significado y calidad de vida aun estando inmersos en eventos adversos.

La literatura apunta a la creación de intervenciones basadas en la evidencia para trabajar la dimensión existencial de calidad de vida en pacientes con cáncer avanzado. Con el objetivo de mejorar la calidad de vida a través de su componente existencial, Cagnon et al (2014) desarrollaron una intervención cognitivo-existencial.

La intervención de Cagnon se conformó de 12 sesiones semanales en formato individual y grupal. Se exploró la eficacia de la intervención en la calidad de vida existencial analizando la subescala de bienestar existencial de la escala McGill de Calidad de Vida (DQUOL). Al azar, se les asignó a 33 participantes al grupo de intervención, intervención individual, o la condición habitual de atención. El primer módulo fue una introducción de la intervención de 12 semanas que presenta los 12 módulos y explica el funcionamiento del grupo de acuerdo con la aleatorización. Los tres primeros módulos implicaron técnicas cognitivo-conductuales que promueven el uso de estrategias de afrontamiento conductual (e.g., la relajación, la activación conductual) y emocional (e.g., reestructuración cognitiva). Los siguientes tres módulos estuvieron basados en las intervenciones empíricamente validadas para explorar más a fondo las estrategias emocionales. Los últimos seis módulos se refirieron específicamente a la dimensión existencial. Los 12 módulos se estandarizaron en dos manuales. El manual del participante incluyó material didáctico, ejercicios y las tareas en casa, mientras que el manual para terapeutas incluyó instrucciones para facilitar las sesiones y una sección dedicada a la formación. Los entrenamientos fueron dirigidos por dos profesionales de la salud (psiquiatra y psicólogo).

Cagnon et al. (2014) encontraron que todos los participantes estuvieron de acuerdo en que su participación en el programa ayudó a afrontar mejor su enfermedad y su vida personal. Algunos de los participantes (88.9 %) estuvo de acuerdo en que este programa debe ser propuesto para todos los pacientes con cáncer, y el 94.5% estuvo de acuerdo en que esta intervención les ayudó a reflexionar sobre el sentido de su vida. Después de la intervención, tanto la calidad de vida existencial y psicológica mejoró en el grupo de intervención en comparación con la atención habitual (p = 0.086 y 0.077, respectivamente). A los tres meses de seguimiento, la calidad de vida global y psicológica mejoró en la intervención individual en comparación con la atención habitual (p = 0.056 y 0.047, respectivamente).

El estudio piloto de Cagnon y colaboradores, confirma la pertinencia de la intervención. Los datos sugieren una alta eficacia de la intervención sobre la calidad de vida global y su dimensión existencial. Estos datos tendrán que ser confirmados en futuras investigaciones, pero por el momento la angustia existencial se redujo en los participantes que tomaron la intervención cognitivo-existencial. El estudio ofrece una nueva perspectiva para las personas enfermas y sus familias para hacer frente a las dificultades que enfrentan en el curso de la enfermedad y en sus secuelas. Proporciona herramientas para los profesionales de salud mental para intervenir en una dimensión que por lo general no está prevista confrontar en las psicoterapias estándar. La investigación construye vínculos y diálogo entre las disciplinas médicas, psicosociales y espirituales.

Esta intervención está en concordancia con los valores de la oncología moderna: el empoderamiento de las personas a través del desarrollo de habilidades y estrategias de afrontamiento activo; tratamiento integral de los pacientes con cáncer en todas sus dimensiones; e intervenciones flexibles trasladables con un impacto en todos los puntos a lo largo del continuo de la atención (Andreevich & Maratovich, 2014). La intervención brindó la oportunidad al paciente oncológico de reexaminar y revisar sus valores; a ser conscientes de su propia finitud y "desintoxicar" la muerte; explorar la trascendencia y la espiritualidad; e incluso, para algunos pacientes, "desarrollar una guía de usuario para vivir mejor". La intervención trabaja espiritualidad pero no trabaja religiosidad que es un concepto importante, aun así la relevancia de este estudio y del constructo existencial en calidad de vida toma particular importancia incluso en personas sin creencias religiosas, por lo que su intervención en pacientes con cáncer avanzado resulta fundamental.

Bibliografía

  • Andreevich, K. A., & Maratovich, K. T. (2014). Psychological follow-up of the incurable patients in a hospice as a social and humanitarian practice of modernity.Humanities scientific researches, 4.).
  • Bai, M., Lazenby, M., Jeon, S., Dixon, J., & McCorkle, R. (2014). Exploring the relationship between spiritual well-being and quality of life among patients newly diagnosed with advanced cancer. Palliative & supportive care, 1-9.
  • Delgado-Guay, M., Hui, D., Parsons, E. Govan, K., De la Cruz, M., Thorney, S. & Bruera, E. (2011). Spirituality, Religiosity, and Spiritual Pain in Advanced Cancer Patients Journal of Pain and Symptom Management, 41(6).
  • Gagnon, P., Fillion, L., Robitaille, M. A., Girard, M., Tardif, F., Cochrane, J. P., ... & Breitbart, W. (2014). A cognitive-existential intervention to improve existential and global quality of life in cancer patients: A pilot study. Palliative & supportive care, 1-10.
  • Jones, J. M., McPherson, C. J., Zimmermann, C., Rodin, G., Le, L. W., & Cohen, S. R. (2011). Assessing agreement between terminally ill cancer patients’ reports of their quality of life and family caregiver and palliative care physician proxy ratings.Journal of pain and symptom management, 42(3), 354-365.
  • Lindemalm, C., Granstam-Björneklett, H., Bergkvist, L., Ojutkangas, M. L., & Strang, P. (2012). Existential aspects are neglected in the evaluation of support-intervention in breast cancer patients. Acta Oncologica, 51(6), 807-809.
  • Vallurupalli, M. M., Lauderdale, M. K., Balboni, M. J., Phelps, A. C., Block, S. D., Ng, A. K., ... & Balboni, T. A. (2012). The role of spirituality and religious coping in the quality of life of patients with advanced cancer receiving palliative radiation therapy.The journal of supportive oncology, 10(2), 81
  • Zimmermann, C., Burman, D., Swami, N., Krzyzanowska, M. K., Leighl, N., Moore, M., ... & Tannock, I. (2011). Determinants of quality of life in patients with advanced cancer. Supportive Care in Cancer, 19(5), 621-629.

Resumen a cargo de Luis A. Cruz (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?