Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Función inmune y endócrina en pacientes con glosodinia.

La glosodinia (también conocida como síndrome de boca ardiente, glosopirosis, disistesia oral, estomatodinia y estomatopirosis) es una de las afecciones orales más comunes. Su prevalencia se ha reportado desde el 0.7% hasta el 13% dependiendo del criterio diagnóstico utilizado. Está caracterizado por ardor, escozor y/o hormigueo de la cavidad oral además de alteraciones en el gusto, en ausencia de una enfermedad orgánica. Dura por lo menos de 4 a 6 meses y generalmente incluye la lengua con o sin extensión de los labios y de la mucosa oral. Su aparición es espontánea y tiene una clara predisposición en mujeres peri y postmenopáusicas. Fue categorizada por primera vez como una enfermedad específica, por la Sociedad Internacional de Cefalea que la definió como “una sensación de ardor intraoral para la cual no se encuentra causa médica u oral”. Los criterios diagnósticos actuales consisten en dolor diario persistente en la boca con mucosa oral normal, después de la exclusión de enfermedades locales o sistémicas. Su etiología se ha considerado multifactorial incluyendo varios causas sistémicas y sicógenas (causas endócrinas, inmunológicas, nutricionales, infecciosas, iatrogénicas y neurosiquiátricas). Tiene una clara predisposición por género y edad. Las mujeres son de 2.5 a 7 veces más afectadas que los hombres. Además más del 90% de mujeres afectadas se encuentran en el período de menopausia. En estudios realizados sobre la calidad de vida de los pacientes con esta patología, utilizando los cuestionarios SF-36 y OHIP-49, los pacientes con esta patología obtuvieron calificaciones más bajas en todas las áreas, comparados con el grupo control.

Woda et al han sugerido que la disminución del factor nueroprotector de esteroides gonadales y adrenales durante la menopausia lleva a la disminución de esteroides neuroactivos lo que tiene como consecuencia la degeneración de pequeñas fibras nerviosas de la mucosa oral y aéreas del cerebro encargadas de las sensación somáticas orales. Otras condiciones endócrinas implicadas en la glosodinia incluyen diabetes mellitus e hipotiroidismo. También hay evidencia para factores inmunológicos. Se han demostrado reacciones alérgicas a elementos normales de la dieta, en pacientes con glosodinia. Estos incluyen, ácido ascórbico, canela, ácido nicotínico, propilenglicol, ácido benzóico. También se han identificado otros alérgenos como el zinc, cobalto, mercurio, oro y paladium. En la etiología endócrina se han realizado algunos estudios, como la medición de citoquinas y células T, algunos concluyen que hay un cambio en las citoquinas proinflamatorias en los pacientes con depresión que tiene una aparente correlación con la severidad de la enfermedad.

Kazuyoshi et al. realizaron un estudio para evaluar la función inmune y endócrina de 47 pacientes femeninas con diagnóstico de glosodinia de más de 3 meses. Se tomaron otras 47 mujeres de similares edades y características como grupo control. A todas se les realizaron pruebas sicológicas. Se midió la relación CD4/CD8, la actividad de las células Natural Killer, los niveles de ACTH y cortisol, así como de adrenalina y noradrenalina. Se evaluó también la correlación entre las variables y los niveles de depresión y ansiedad. En este encontraron que en los pacientes con glosodinia, los niveles de adrenalina estaban disminuidos, así como también el recuento total de CD8 y por lo tanto la relación CD4/CD8 estaba más alta que en el grupo control.

Cuando los pacientes fueron analizados juntos, el análisis de regresión linear demostró que el nivel de depresión estaba significativamente asociado con los niveles plasmáticos de noradrenalina, ACTH y cortisol. Y el análisis de correlación de Pearson evidenció una fuerte correlación entre los niveles de depresión y nivel plasmáticos de noradrenalina y cortisol. No hubo relación entre depresión, ansiedad y sistema inmune.

Los hallazgos más importantes fueron que en los pacientes con glosodinia hay un nivel más alto de ansiedad que se correlaciona con bajos niveles de adrenalina plasmáticos. Esto se debe probablemente a una mala regulación del eje hipofisiario-pituitario-adrenal y la subsecuente reducción de la respuesta adrenal al estrés. El patrón de conducta inmune es similar al reportado por los pacientes con dolor neuropático.

Se han realizado pocos estudios todavía sobre la etiología tan diversa de esta enfermedad, y algunos de los que existen presentan resultados contradictorios, por lo que se hace necesario continuar investigando.

Bibliografía

  • F.N. Pekiner, et al. Burning mouth syndrome and saliva: detection of salivary trace elements and cytokines. J Oral Pathol Med (2009) 38: 269-275
  • Filiz Namdar Pekiner, et al. Serum Cytokine and T regulatory cells levels in patients with burning mouth syndrome. J Oral Pathol Med (2008) 37: 528-534
  • Gurvits GE, Tan A. Burning mouth síndrome. World J Gastroenterol 2013; 19 (5): 665-672.
  • Kazuyoshi Koike, Takahiro Shizozaki, Kazuhiko Hara et al. Immune and Endocrine Function in Patients with Burning Mouth Syndrome. Clin J Pain. 2014; 30: 168-173
  • Lynde CB, Grushka M. Walsh SR. Burning mouth syndrome: patch test results from a large case series. J Cutan Med Surg. 2014 May-Jun; 18 (3): 174-9
  • Souza Fabricio, et al. The impact of burning mouth syndrome on health-related quality of life. Health and Quality of life outcomes. 2011, 9:57
  • Woda A. Dao. T, Gremeau – Richard C. Steroid dysregulacion and stomatodynia (burning mouth syndrome) J Orofac Pain 2009; 23: 202-210.

Resumen a cargo de Maribel Mendoza (Algología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?