Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Alimentación artificial en demencia avanzada

Los problemas de alimentación son una característica distintiva de la demencia avanzada y el apoyo nutricional es la decisión más común de manejo que enfrentan los cuidadores.

Entre las principales causas de estos trastornos, se encuentran: la disfagia oral, faríngea y la incapacidad para deglutir. Además la depresión puede manifestarse como desinterés en los alimentos o la resistencia para comer.

Al momento en que se presentan los problemas de deglución se deben de considerar y descartar otros problemas médicos como pueden ser: infección, EVC, efectos adversos de medicamentos.

Existen varias medidas conservadoras para trataran de mejorar la ingesta como: alternar la textura de comida, ofrecer bocadillos, porciones pequeñas o comidas favoritas y suplementos nutricionales, se pueden intentar.

En una revisión sistemática de opciones de alimentación para personas en varios estadios de demencia y trastornos de la alimentación, concluyó, que existe evidencia de moderada calidad que los suplementos altos en calorías promueven la ganancia de peso, pero evidencia de baja calidad en que los estimulantes de apetito, la alimentación asistida y los alimentos modificados resultan en incremento de peso. Evidencia escasa pero consistente mostró que las opciones de alimentación oral no mejoran, la función, cognición o mortalidad de personas con demencia moderada a severa.

Vía oral vs sonda de alimentación a pesar de los esfuerzos conservadores para mejorar la alimentación oral, la gran mayoría de los pacientes continúan teniendo problemas de deglución en los estadios finales de la enfermedad. Existen dos opciones en esta situación: continuar la alimentación oral o colocar una sonda de alimentación (gastrostomía).

En conjunto, la mejor evidencia falla en demostrar cualquier beneficio en salud de la sonda de alimentación en demencia avanzada y hay riesgos asociados a esta intervención.

El principal objetivo de continuar la alimentación oral es proveer alimento y bebida en la medida que es agradable para el paciente. Esta opción se enfoca en el confort. El objetivo de prescribir una ingesta calórica diaria se ha abandonado favoreciendo la paliación. La alimentación oral permite percibir los sabores y la interacción con los miembros de la familia y cuidadores. Requiere aproximadamente 45 a 90 minutos al día. Esta forma de alimentación no impide recibir otros tratamientos.

La alimentación por sonda comúnmente se realiza con gastrostomía. Los beneficios supuestos son prolongación de la vida, prevención de aspiración, mejora de la nutrición y ulceras por presión, además de aliviar el hambre y la sed. Sin embargo una revisión sistemática que incluyo 7 estudios observacionales encontró que la evidencia disponible fallo en demostrar cualquiera de estos beneficios. Aunque no ha existido algún estudio aleatorizado. Los estudios de cohortes han reportado que no se prolonga la sobrevida (HR 1.03; 95% IC 0.94 1.13), sin importar el momento en que se coloca la sonda. Tampoco han mejorado el estado nutricional o la presencia de ulceras por presión. No previenen aspiración porque los pacientes aspiran secreciones orales o contenido gástrico. No es posible conocer la presencia de hambre o sed, aunque no se ha identificado molestia en pacientes que suspendieron apoyo.

Existen complicaciones asociadas a la colocación de sondas como son: desprendimiento, obstrucción o fuga. En otros casos la agitación puede requerir sujeción del paciente física o química. Incluso aquellos pacientes con sonda desarrollan 2.3 veces más ulceras por presión en el año posterior y era menos probable lograr la curación de los que ya tenían alguna.

Los familiares deben de conocer que en estadios avanzados de demencia pueden presentarse problemas en la alimentación. Con ese conocimiento ellos definirán los objetivos del cuidado y la mejor opción que se adapte a sus necesidades.

Bibliografía

  • Hanson LC, et al. Oral feeding options for people with dementia: A systematic review. J Am Geriatr Soc 2011; 59: 463 472.
  • Gillick MR. Rethinking the role of tube feeding in patients with advanced dementia. NEJM 2000; 342 (3): 206 210.
  • Finucane TE, et al. Tube feeding in patients with advanced dementia. JAMA 1999; 282 (14): 1365 1370.
  • Teno JM, et al. Feeding tubes and the prevention or healing of pressure ulcers. Arch Intern Med 2012; 172 (9): 697 701.
  • Sampson EL, et al. Enteral tube feeding for older people with advanced dementia. Cochrane Database of Systematic Reviews 2009; 2: 1 25.
  • Mitchell SL, et al. The risk factors and impact on survival of feeding tuve placement in nursing home residents with severe cognitive impairment.
  • Teno JM, et al. Does feeding tuve insertion and its timing improve survival?. J Am Geriatr Soc 2012; 60: 1918 1921.
  • Meier DE, et al. High short-term mortality in hospitalized patients with advanced dementia. Arch Intern Med 2001; 161: 594 599.

Resumen a cargo de Atlaí (Geriatría, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?