Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Temperamento, carácter y trastornos de personalidad en el paciente con dolor crónico

La relación entre la personalidad y el carácter de los pacientes con respecto a sus padecimientos médicos ha sido un tema de interés desde hace más de medio siglo. Desde los estudios de la psicosomática hasta las teorías neurobiológicas. Habría quien podría pensar que esto se ha dado como un proceso dialéctico del estudio del cuerpo y la mente, comenzando con la tesis de las teorías de los humores y la idea de que los males físicos se deben a influencia del espíritu. En un segundo momento tenemos la antitesis de la separación cartesiana al respecto de la mente o espíritu y el cuerpo, lo cual permitió un gran avance científico en los últimos siglos. Por último, podríamos asumir que a partir de el siglo XX, se ha gestado la síntesis, o tercer momento de este proceso dialéctico, en dicha síntesis se ha buscado la unión del cuerpo y mente.

No es la excepción la búsqueda de dicha relación psicobiologica en el área del dolor crónico. Es bien sabido que aquellos pacientes con trastornos de ansiedad o del estado de animo (Eje I multiaxial- DSMIV-TR) son propensos a desarrollar con mayor frecuencia e intensidad dolor crónico. Existe una fuerte correlación positiva y bidireccional entre la ansiedad y depresión con dichos trastornos. Distintos teóricos han buscado e intentado explicar esta relación, desde los constructos psicodinamicos hasta las pruebas biológicas. Sin embargo, hablando de la personalidad y el temperamento, su relación con el padecer dolor crónico pareciera mas nebulosa.

La teoría psicodinamica, es decir, proveniente del psicoanálisis, nos habla al respecto de reacciones inconcientes y reprimidas las cuales causan el malestar psíquico y físico. La conclusión de dichos teóricos nos dice que los sentimientos de tristeza no expresados verbalmente o manifiestos inconscientemente se representan en el cuerpo, es decir, “ el cuerpo habla lo que la mente no puede”. Esta idea ha trascendido como parte de la cultura popular con frases como, “no te guardes las cosas o te hará daño” o “estas enfermo por los enojos”. Sin embargo, dichas hipótesis carecían de un carácter científico robusto, y dada su naturaleza fueron casi imposibles de medir y evaluar, por lo tanto la comunidad científica decidió abandonar y replantear conceptos relacionados a esta perspectiva.

Por otro lado, se ha buscado correlacionar entre las pruebas de personalidad y el dolor crónico. Una de las herramientas principalmente utilizadas es el MMPI o Inventario Multifacético de la Personalidad Minnesota. En la mayoriíta de los casos se encontró una fuerte prevalencia de los rasgos de hipocondriasis, histeria y depresión en los pacientes con dolor crónico, esto nos da la idea de una probable personalidad del paciente con dolor crónico, sin embargo, estudios posteriores descartaron la prevalencia de la subescala de depresión y solo corroboraron la correlación entre las dos restantes. Además, se ha visto en algunas pruebas la falta de estabilidad temporal del inventario cuando el paciente con dolor crónico es sometido a tratamiento. Es decir, pareciera que el tratamiento de dolor crónico modificara la personalidad de dichos pacientes, o por lo menos el inventario no es confiable en estos casos.

En la ultimas 3 décadas, las teorías biopsicologicas han tomado cada vez mas lugar en esta área, dando una estructura coherente y científica a la relación entre el dolor crónico, la ansiedad, la depresión y la personalidad. La teoría de la activación simpática o la diátesis, nos explica como la activación de los sistemas simpáticos relacionados al estrés produce cambios neuroquímicos y hormonales, los cuales predisponen al sistema nervioso central y periférico a la sensación e interpretación exacerbada del dolor. Sin embargo, aunque consistentemente, estas teorías aun se encuentran en fases descriptivas y correlaciónales, no se han logrado aun la producción de modelos explicativos consistentes y prevalentes.

Por ultimo, y siguiendo la anterior línea, Cloninger nos propone distintos rasgos de temperamento los cuales se han estudiado en relación a la herencia genética y su correlación con los trastornos de la personalidad y psiquiátricos. Los estudios han relacionado áreas neuroanatómicas y neurotransmisores específicos con principal activación o acción en cada uno de los distintos tipos de temperamento.

Los temperamentos descritos son:

1. Búsqueda de novedad
2. Evitación de daño
3. Dependencia a Reforzador
4. Persistencia
5. Auto dirección
6. Cooperatividad
7. Trascendencia personal

El la mayoría de los estudios revisados se encuentra una fuerte relación entre la Evitación al Daño y el padecer distintos tipos de dolor crónico, como fibromialgia y migraña. Por otro lado, se ha encontrado una correlación negativa entre la Auto dirección (locus de control interno) y el padecer dolor crónico. La Evitación a Daño ha correlacionado con otros constructos como la catastrofizacion y efecto nocebo. Es decir, el temperamento de Evitación al Daño se encuentra relacionado a pobres estrategias de afrontamiento, a mantener expectativas negativas y a un pobre porvenir del futuro. Todos conceptos relacionados de forma cognitiva a depresión, ansiedad y dolor crónico.

Dicho lo anterior, podemos pensar que los pacientes con dolor crónico tienen un predisponente genético, el cual se encuentra relacionado también a características de la personalidad y temperamento, el cual no es solo genético si no biopsicosocial, sabemos por los fundamentos de la epigenética, que dichos genes puedes expresarse o no dependiendo el ambiente y conducta, es decir, si son estimulados o no. En reportes con gemelos monocigóticos se ha evidenciado como algunas conductas o trastornos psiquiátricos pueden manifestarse o no en dichos sujetos, dependiendo de las experiencias de vida y las decisiones tomadas al respecto.

Es importante el estudio de estos factores, lo cual nos permitirá un abordaje integral, es decir psicológico y fisiológico de nuestros pacientes con dolor crónico.

Bibliografía

  • Conrad R., Wegener., Giser F. & Kleiman A. (2013). Temperament, Character, and Personality Disorders in Chronic Pain. Psychiatric Management of pain. 12; 318.
  • Elman I., Zubieta J. & Borsook D. (2011). The Missing ¨P¨ in Psychiatric Training: Why is it Importanto to teach Pain to Psychiatrist?. Arch Gen Psychiatry. 68; 12-20.
  • Gerhad & Cols. (2011). The prevalence and type of axis-I and axis –II mentaldisordes in subjects with non-specific cronic back pain: results from a population-bsade study. Pain Medicine. 12; 1231-1240.
  • Links P. & Eynan R. (2013). The relation ship between porsonality disorders and axis I psychopathology: Deconstructin Comordibidyty. Annu Rev. Clin. Psychol. 9; 529-554.
  • Sansone R., & Sansone L. (2012). Chronic Pain Syndromes and BorderlinePersonality. Innov Clin Neurosci. 9 ; 10-14.

Resumen a cargo del Alexis Solís (Psicología, INCMNSZ).


Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?