Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Diferencias entre Sarcopenia, Caquexia y otras miopatías

A menudo se utilizan los términos de sarcopenia, caquexia y miopatía por desgaste como si fueran intercambiables o equivalentes, incluso como sinónimos, y sucede en el contexto clínico de un paciente con disminución importante generalizada del volumen de masa muscular, algunas veces con una causa evidente y en otras sin una explicación definida. La condición en cuestión es fácilmente identificable, incluso a simple vista y sin necesidad de entrenamiento profesional especializado, además de ser tan antiguo como la humanidad misma, pues hasta en los escritos más antiguos se hace alusión al estado de debilidad y pérdida de la masa muscular que sufre el cuerpo humano en etapas críticas, ya sea ante la enfermedad o ante la edad avanzada, sin embargo, la investigación y los avances en medicina han permitido encontrar algunas diferencias entre estos conceptos que tratan sobre el daño muscular, constituyendo así los primeros pasos para ampliar el conocimiento en esta condición patológica con gran impacto en la salud.

La pérdida de masa muscular puede ser una consecuencia grave de las enfermedades crónicas y del proceso mismo del envejecimiento, pues conduce a estados de debilidad, pérdida de la independencia y un aumento en el riesgo de morir. Desafortunadamente en este campo de estudio abundan los conceptos y definiciones sobre la enfermedad muscular. Comúnmente se utilizan términos como el de síndrome de desgaste para referirse al asociado al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida; atrofia muscular en el daño consecuente a inmovilización ortopédica prolongada de un miembro o a daño neuronal crónico. Todas estas circunstancias tienen como característica común que el músculo es genotípicamente normal y que por fenómenos epigenéticos ocurren los cambios patológicos, a diferencia de las distrofias musculares en que una mutación es responsable de la degeneración de las miofibras. De este modo se hace evidente la necesidad de demarcar los límites entre estos procesos, a fin de conocerlos mejor, comprender el fenómeno observado y así establecer las bases en el conocimiento para entender las propuestas terapéuticas que se irán planteando en el futuro.

Sarcopenia

A pesar de tener raíces etimológicas del griego (sarkos = carne, penia = disminución), y de dar la impresión de ser un término acuñado hace más de 2 mil años, no es así, de hecho el término de sarcopenia se dió a conocer por primera vez en 1989 en Albuquerque, Nuevo México, durante la reunión anual sobre temas de Nutrición y Envejecimiento, cuando el profesor Irwin H. Rosenberg hizo notar que en el congreso se había hablado bastante sobre nutrición, proteínas y salud ósea, pero que se había dejado de lado el tópico del desgaste muscular, y en ese momento propuso el término de “sarcopenia”, con la esperanza de que un nombre con raíces griegas imprimía mayor seriedad, aumentando el interés de los investigadores y de la industria para ahondar en este campo. Y así ocurrió, en los últimos 20 años el presupuesto designado a la investigación y los trabajos sobre este tema aumentó considerablemente.

En la actualidad se define a la sarcopenia como los cambios que ocurren en el músculo asociados a la edad, basándose en estudios de ciencias básicas que han demostrado los efectos que tienen en el músculo las vías asociadas al envejecimiento. Uno de los cambios más representativos que ocurre en el músculo con la edad, es la disminución en el tamaño de las fibras musculares tanto las tipo I como las tipo II, sin embargo hay una mayor reducción en el tamaño y en el porcentaje de fibras de tipo IIA, lo que ofrece una explicación parcial sobre una mejor adaptación de los ancianos a ejercicios de fondo físico y resistencia prolongada más que a los ejercicios de potencia y de reacción rápida. Por otro lado, las células satélite que son las células madre ubicadas en el intersticio entre las miofibras, encargadas de la reparación muscular a través de la diferenciación a mioblastos y después a miocitos, se encuentran disminuídas tanto en número como en proporción en los ancianos en comparación con los jóvenes, además de tener una diferenciación mayoritaria hacia fibroblastos, provocando la sustitución del tejido muscular por tejido fibroso debido a la influencia de la vía de citocinas WNT asociada al envejecimiento. Aunado a esto, también se han descrito cambios por envejecimiento en la unión neuromuscular, destacando una hendidura sináptica más ancha, aplanamiento de los pliegues neuronales y la agrupación de los sitios de sinapsis por brotes neuronales (sprouts), que son en ocasiones prematuros en su función, conformando la propia denervación que según las teorías podría ser tanto el origen de la sarcopenia, al disminuir el estímulo y el desarrollo muscular, como también podría ser la consecuencia de la atrofia de miofibras según la teoría de la apoptosis, que menciona que al atrofiarse el tejido a estimular (músculo), la fuente de innervación sufre degeneración y atrofia (denervación).

En resumen, los hallazgos comentados son los que ocurren a nivel celular y molecular en el músculo, tan solo por el proceso de envejecer (atrofia miofibras IIA, disminución de células satélite, diferenciación hacia fibrosis y denervación), en ausencia relativa de enfermedad o de alguna condición crítica de salud, teniendo un inicio alrededor de los 60 años, pudiendo variar y fluctuar dependiendo del grado de actividad y de comorbilidad de un individuo, así como factores genéticos y ambientales no expuestos en esta revisión. Se trata de una entidad única que en teoría afectaría a todos los seres humanos en diferente medida, en algún momento de su vida al envejecer.

Caquexia

Los estados caquécticos se han descrito desde hace muchos años, en aquellos individuos que sufren pérdida acelerada tanto de músculo como de tejido adiposo, con disminución del peso y apetito, y siempre asociados a una enfermedad crónica, como pueden ser infecciones crónicas, insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o como ha sido mejor caracterizada en el contexto de Cáncer. Este último punto es la clave para entender el concepto de caquexia, y su principal diferencia con otros trastornos musculares radica en que se trata de una degeneración muscular multifactorial, inducida principalmente por citocinas proinflamatorias que son el resultado de un proceso patológico crónico y progresivo, que al favorecer la producción de mediadores como el factor de necrosis tumoral (también referido como caquectina), tienen efectos a varios niveles, provocando el cuadro clínico antes mencionado a través de su efecto catabólico por la vía del sistema ubiquitin-proteasoma; otros factores implicados en la patogénesis es la disminución en actividad física, anorexia, disminución en ingesta calórico-proteica y alteraciones hormonales (deficiencia de insulina, aumento en producción de glucocorticoides y FNT alfa). Cabe señalar que esta afección puede ocurrir a cualquier edad, siendo así independiente de los mecanismos asociados al envejecimiento explicados en el apartado de sarcopenia, como parte del espectro clínico resultante en las etapas avanzadas de una enfermedad crónica.

De este modo, y de forma breve, se establecen las principales diferencias entre sarcopenia y caquexia, desde el punto de vista celular y molecular, que sostienen las bases para comprender estos dos fenómenos frecuentemente observados en los pacientes con enfermedades crónicas avanzadas o simplemente en adultos mayores, reconociendo la necesidad de ampliar el conocimiento en esta área como parte fundamental en la formulación de estrategias terapéuticas futuras.

Bibliografía

  • Sakuma K, et al. Sarcopenia and cachexia: the adaptations of negative regulators of skeletal muscle mass. J Cachexia Sarcopenia Muscle 2012;3:77-94
  • Matteo C, et al. Biomarkers of sarcopenia in clinical trials – recommendations from the International Working Group on Sarcopenia. J Cachexia Sarcopenia Muscle 2012;3:181-190
  • Deschenes MR, et al. Remodeling of the neuromuscular junction precedes sarcopenia related alterations in myofibers. Experimental Gerontology 2010;45:389-393
  • Jang Y, et al. Age-associated alterations of the neuromuscular junction. Experimental Gerontology 2011;46:193-198
  • Morley JE. Sarcopenia in the Elderly. Family Practice 2012;29:i44-i48
  • Sakuma K, et al. Sarcopenia and AgeRelated Endocrine Function. International Journal of Endocrinology 2012:1-10
  • Cederholm TE, et al. Toward a definition of Sarcopenia. Clin Geriatr Med 2011;27:341-353

Resumen a cargo del Dr. Roberto Hernández Zermeño (Clínica de Geriatría, INCMNSZ).

Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?