Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Dolor crónico y trastornos de la personalidad

Un trastorno de la personalidad se define como los rasgos acentuados en la personalidad que causa un fuerte distress y disrupción en las áreas cognitivas, conductuales y emocionales de una persona, es rígido y difícil de modificar, por lo general se desarrolla y consolida durante la adolescencia.

Según el manual diagnóstico de enfermedades mentales DSM-IV-TR. Los trastornos de la personalidad los podemos englobar en el eje 2 del diagnóstico multiaxial. Teniendo 3 clusters o categorías principales

Cluster A: Extraños o inadecuados:

1. Esquizoide: Caracterizado por la dificultad de mantener empatia y formar vínculos sociales, suelen ser sujetos aislados y solitarios, incapaces de experimentar gusto o emociones positivas por otros.
2. Equizotípico: Se refiere sujetos esotéricos y con ideas de referencia predominantes. Con delirios mágicos o místicos los cuales no son compartidos socialmente.
3. Paranoide: Predomínatemente suspicaces y desconfiados, logran formar relaciones sociales, pero desconfían de otros.

Cluster B: Emocionales y Explosivos

1. Narcisista: Predomino de delirios de grandeza, sensación de no ser apreciado adecuadamente y valer más de lo que los demás perciben.
2. Histriónico: Más prevalente en mujeres, intentos excesivos por llamar la atención y sobresalir en un aspectos físico.
3. Antisocial: Se caracteriza por la falta de culpa ante actos vandálicos y que transgreden la ley o los derechos de otros.
4. Borderline: Inestables emocionalmente, polisintomáticos, maniqueístas e irascibles.

Cluster C: Ansiosos y Preocupados:

1. Dependientes: Intentos desesperados por evitar el abandono e incapacidad notoria para tomar decisiones.
2. Obsesivo compulsivo: Predominantemente ordenado y preocupado por aspectos como la limpieza.
3. Evitativo: Hipersensibilidad a la critica, dificultades para relacionarse con otros, aprecia las relaciones sociales pero no sabe como tenerlas.

Se considera que todos tenemos rasgos de personalidad relacionados a los distintos tipos de personalidad, sin embargo, es solo cuando estos rasgos se vuelven rígidos y disfuncionales cuando podríamos considerarlos patológicos.

Por ejemplo, todos tenemos algunos rasgos obsesivos de personalidad, eso nos permite tener orden, ser cumplidos y pulcros, sin embargo, si esta necesidad de orden y limpieza llegara a tal extremo de interferir con la vida, como aquella persona que requiere lavar sus manos cada 20 minutos, podríamos pensar en un trastorno de la personalidad.

En distintos estudios se busco la relación entre trastornos de personalidad y su prelavencia con el dolor crónico. En la mayoría de los estudios se encuentra una invidencia variable, siendo mas prevalente el dolor cónico en trastorno límite, sin embargo, los resultados no son concluyentes.

Una de las hipótesis es que realmente no existe una relación directa entre el padecer un trastorno de la personalidad y dolor crónico, pero si una relación indirecta. Diversos estudios han encontrado relación entre los trastornos del Eje 1 y el dolor crónico, sobretodo los trastornos de ansiedad y depresión, por otro lado, también se ha encontrado una fuerte relación entre los trastornos del Eje 1 y 2. Es decir, aquel que padece un trastorno de la personalidad tiene mayor probabilidad de padecer algún trastorno depresivo o de ansiedad, por lo tanto tener mayor dolor y mayor probabilidad de presentar dolor crónico.

Una de las teorías que sostienen la anterior hipótesis la de la alostasis, cuando el cuerpo entra en estrés crónico su bioquímica cambia, lo cual incrementa la intensidad del dolor. Es de suponer, que en casi todos los trastornos de la personalidad, los sujetos sufran de estrés crónico o constante, ya que sus rasgos de personalidad rígidos probablemente los segreguen de el medio social y cultual, perdiendo apoyo social e incluso siendo marginados, esto incrementa la probabilidad de padecer estrés de forma crónica y dolor físico.

Otra de las teorías relacionadas seria la de afrontamiento de Lasarus y Folkman, una pilar del afrontamiento al estrés es la flexibilidad cognitiva y la capacidad de reinterpretar los sucesos, cuando una persona padece un trastorno de la personalidad, esta capacidad de flexibilidad y afrontamiento se ve limitada por la rigidez del carácter, dejado descubierto ante el estrés al sujeto que padece el trastorno.

Por último, es importante que los profesionales de la salud contemplen que los trastornos de la personalidad no son excluyentes en ninguna patología, se puede ser dependiente y tener diabetes o hirpetenso y ser obsesivo. De tal forma, el profesional de la salud debe estar preparado para desarrollar sus propias estrategias de comunicación y afrontamiento con este tipo de pacientes. Algunas sugerencias son respirar profundo, mantenerse objetivo, identificar las emociones propias y no actuarlas, no discutir y procurar ser empático.

El padecer dolor crónico es un evento personal, social y biológico capaz de modificar el temperamento y la personalidad, debemos diferenciar cuando la personalidad del paciente se encuentra altera debido al padecimiento o a los rasgos premorbidos que se vieron acentuados por el dolor. De cualquier forma la interacción entre estos factores es compleja, el profesional de la salud debe procurar ser cuidadoso y paciente para poder discernir el orden de los factores y decidir lo mejor posible el tratamiento indicado y las interconsultas necesarias a psicología o psiquiatría.

Bibliografía

  • Conrad R., Wegener., Giser F. & Kleiman A. (2013). Temperament, Character, and Personality Disorders in Chronic Pain. Psychiatric Management of pain. 12; 318.
  • Elman I., Zubieta J. & Borsook D. (2011). The Messing P in Psychiatric Training: Why is it Importanto to teach Pain to Psychiatrist?. Arch Gen Psychiatry. 68; 12-20.
  • Gerhad & Cols. (2011). The prevalence and type of axis-I and axis II mental disordes in subjects with non-specific cronic back pain: results from a population-bsade study. Pain Medicine. 12; 1231-1240.
  • Links P. & Eynan R. (2013). The relation ship between porsonality disorders and axis I psychopathology: Deconstructin Comordibidyty. Annu Rev. Clin. Psychol. 9; 529-554.
  • Sansone R., & Sansone L. (2012). Chronic Pain Syndromes and Borderline Personality. Innov Clin Neurosci. 9 ; 10-14.

Resumen a cargo de Alexis Solís (Psicología, INCMNSZ).

Regresar a la lista de artículos de interés


2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?