Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Revisión Bibliográfica

Revisión Bibliográfica: Factores asociados al posterior desenlace tras la neurolisis del plexo hipogástrico
superior en pacientes con cáncer

El cáncer pélvico involucra a tumores malignos de vejiga, próstata, cuello uterino, endometrio, ovarios y útero, entre otros. El dolor asociado con cáncer pélvico es uno de los síntomas más debilitantes que experimentan los pacientes afectados, con una prevalencia aproximada del 50% en pacientes con cáncer pélvico, que puede incrementarse a un 60-70% en pacientes con enfermedad avanzada.

La utilización de opioides fuertes es la base para el manejo de dolor, sin embargo, se asocia a diversos efectos adversos como somnolencia, estreñimiento, prurito y náuseas, lo que ha llevado a desarrollar tratamientos alternativos para el manejo de dolor, como la neurolisis del plexo hipogástrico superior (NPHS) en el caso de dolor oncológico pélvico.

El plexo hipogástrico superior (PHS) se encuentra en localizado anterior a las vértebras L5 y S1, y en plano transverso del disco que se encuentra entre estos dos niveles. Es una extensión del plexo aórtico por debajo de la bifurcación aórtica, y contiene casi exclusivamente fibras simpáticas aferentes y viscerales que conducen el dolor por fibras aferentes desde los órganos pélvicos que inervan, y por lo tanto, el bloqueo de esta conducción nerviosa puede utilizarse para el alivio del dolor.

Según diversos estudios la reducción del dolor posterior a la NPHS va de un 50-70% en aproximadamente el 70% de los pacientes intervenidos, sin embargo, no se describe el periodo de seguimiento o la proporción de pacientes en las que se consideró un éxito la NPHS (alivio del dolor >50% por lo menos durante 1 mes).

Las complicaciones asociada a NPHS son sangrado, neuroinfección, complicaciones asociada a neurotoxicidad de anestésicos locales, discitis, lesión a vejiga y/o uréteres, así como diseminación a nervios espinales lumbosacros o espacio epidural. El abordaje del PHS puede dificultarse por la anatomía deformada a consecuencia de la enfermedad oncológica, incrementando el riesgo de complicaciones, lo que debe ser considerado solo si el beneficio del procedimiento será por tiempo prolongado.

Aunque la NPHS puede proporcionar un beneficio significativo en algunos pacientes, no está claro por qué el procedimiento no proporciona alivio en todos los casos de dolor oncológico pélvico. Se ha sugerido que puede ser consecuencia del tipo de dolor experimentado (somático, visceral, neuropático), la magnitud de la enfermedad o la inexactitud del bloqueo diagnóstico, por lo que la selección de paciente que han de ser intervenidos debe ser más refinada, para aumentar la tasa de éxito y minimizar el riesgo de exposición a complicaciones.

Según algunos estudios, se ha encontrado que los factores asociados al alivio del dolor tras la NPHS estadísticamente significantes son: la edad (pacientes mayores son más propensos a experimentar mayor alivio del dolor que los jóvenes), el tipo de cáncer (cáncer vesical mayor alivio del dolor que los ginecológicos o cáncer colorrectal) y la intensidad del dolor (a menor dolor mayor respuesta a la NPHS).

Los factores asociados con una tendencia hacia un efecto positivo en cuanto el alivio del dolor , pero sin encontrar resultados estadísticamente significativos son: las condiciones de comorbilidad asociadas al dolor, dosis media diaria de morfina mayor a 180 mg, la presencia comorbilidad psiquiátrica, dolor nociceptivo, mayor puntuación basal de dolor y volúmenes grandes de alcohol utilizados para la neurolisis.

Lo anterior expuesto refleja los factores que podrían asociarse al éxito de la NPHS, con un porcentaje mayor del 50% en los pacientes sometidos al procedimiento hasta por un periodo mayor a 6 meses en el 80% de algunas series; sin embargo, no existe una tendencia uniforme sobre el tiempo que proporciona reducción del dolor, por lo que la sobrevida de los pacientes con manejo intervencionista del dolor juega un papel importante en la selección de los pacientes, pues no se considera una estrategia permanente en la reducción y alivio del dolor oncológico pélvico.

Bibliografía

  • Kroll CE, Schartz B, Gonzalez-Fernandez M, Gordon AH, Babade M, Erdek MA, Mekhail N, Cohen SP. Factors associated with outcome after superior hypogastric plexus neurolysis in cancer patients. Clin J Pain. 2014 Jan;30(1):55-62.
  • Mohamed SA, Ahmed DG, Mohamad MF. Chemical neurolysis of the inferior hypogastric plexus for the treatment of cancer-related pelvic and perineal pain. Pain Res Manag. 2013 Sep-Oct;18(5):249-52. Epub 2013 May 28.
  • Mishra S, Bhatnagar S, Rana SP, Khurana D, Thulkar S. Efficacy of the anterior ultrasound-guided superior hypogastric plexus neurolysis in pelvic cancer pain in advanced gynecological cancer patients.Pain Med. 2013 Jun;14(6):837-42.
  • Bhatnagar S, Khanna S, Roshni S, Goyal GN, Mishra S, Rana SP, Thulkar S. Early ultrasound-guided neurolysis for pain management in gastrointestinal and pelvic malignancies: an observational study in a tertiary care center of urban India. Pain Pract. 2012 Jan;12(1):23-32.
  • Mishra S, Bhatnagar S, Gupta D, Thulkar S. Anterior ultrasound-guided superior hypogastric plexus neurolysis in pelvic cancer pain. Anaesth Intensive Care. 2008 Sep;36(5):732-5.

Resumen a cargo de Sandra De Lara (Algología, INCMNSZ).

Regresar a la lista de artículos de interés


2014 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?