Seguir a @DolorINNSZ
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán"
Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa
Inicio Directorio de algólogos Artículos de interés Especialidad en Dolor y CP Cursos Enlaces Contacto

Inicio / Artículos de interés / Artículo

Is there a role for hydration at the end of life?
Shalini Dalal, Egidio Del Fabbro and Eduardo Bruera. Curr Opin Support Palliat Care. 2009; 3(1):72-8

El tratamiento del déficit de fluidos en pacientes terminales es un rubro controversial que ha generado un apasionado debate entre los que están a favor y los detractores de la hidratación artificial. La literatura académica, es sorprendentemente escasa en términos de evidencia científica para concluir acerca del uso de la hidratación al final de la vida.

Dentro de los argumentos a favor encontramos: Proveer una necesidad humana básica, proveer confort y prevenir síntomas incómodos (confusión, agitación e irritabilidad neuromuscular), prevenir complicaciones: neurotoxicidad por altas dosis de narcóticos, alivio de la sed, permitir continuar con los esfuerzos de hallar un camino para mejorar del confort y la calidad de vida, proveer estándares mínimos de cuidado. Por el contrario los argumentos mayormente aceptados han sido: Se interfiere con la aceptación de la condición de terminalidad, la terapia endovenosa es dolorosa e invasiva, se prolonga el sufrimiento y el proceso de muerte, se considera innecesaria en pacientes inconscientes ya que estos podrían no experimentar síntomas como dolor o sed; Menor fluido en el tracto gastrointestinal y menor vómito, menores secreciones pulmonares lo que resulta en menos tos y congestión, se minimizan edema y ascitis, las cetonas y otros productos del metabolismo de la deshidratación actúan como anestésicos naturales en el sistema nervioso central, causando disminución en el nivel de conciencia y disminución del sufrimiento

Existen reportes contradictorios respecto a la asociación entre síntomas y el déficit de fluidos en los pacientes terminales; a continuación se describen los resultados encontrados por el presente autor acerca de los principales síntomas:

-SED: asociada a deshidratación, pobre condición general, opioides, anticolinérgicos, boca seca, estomatitis; su alivio se logra con cuidados orales, sorbos de agua y lubricación.
-FATIGA: asociada a anemia, desorden hidroelectrolítico, hipogonadismo, medicación, caquexia, depresión la hidratación se considera parte de manejo multimodal para su tratamiento.
-DELIRIUM: asociado con hipoxia, falla orgánica, desequilibrio electrolítico, medicación. En Canadá se reporta que la hidratación da alivio al 30-70% de sus pacientes en este estado. En los últimos días de vida (4) no representa beneficio.
-MIOCLONUS: asociado a deshidratación y opioides. Bruera, reporta que está presente en 71% de pacientes con cáncer avanzado: la hidratación si representa mejoría.
-SEDACIÓN: asociada opioides, delirium hipoactivo y deshidratación: Bruera, reporta que la hidratación si representa beneficio.
-SÍNTOMAS ASOCIADOS A SOBRECARGA HÍDRICA (ascitis, edema, secreciones bronquiales): se reportan casos anecdóticos secundarios a grandes volúmenes. Se dice que un volumen < 1000 ml/día es bien tolerado.

En conclusión uno de los retos médicos será distinguir entre los síntomas comunes por deshidratación y aquellos causados por progreso de enfermedad o su tratamiento. Aunque muchos de los síntomas como la sed y la fatiga no son específicos del estado de hidratación, la evidencia preliminar de que otros como el delirio, la sedación, y las mioclonías son ayudados por la hidratación.

Resumen a cargo de Jonathan Mendoza (Algología, INCMNSZ).


Mas información del artículo

Regresar a la lista de artículos de interés

2018 - Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa ¿Preguntas o comentarios?